Anuncios

Las despedidas…


Pensando en que muchos mayores de hoy continuamente se enfrentan a despedirse de algo o de alguien, queremos compartirles unos simples pensamientos, esperando que sean de apoyo y utilidad.

Si bien despedirse de un ser querido, sea por que ha muerto o por que se ha ido lejos, muy lejos de nosotros, no es nada agradable, nos muestra el ciclo de la vida, y quizá sea una señal, una de tantas que el Universo o alguien muy grande como Dios, nos ha enviado. Nada ocurre por el hecho de ocurrir, por que si esto fuera así, nuestra vida sería una mera casualidad, y sería muy triste pensar que solo somos un accidente del destino, así que todo ocurre por algo, por una razón, las cosas buenas y las no tan buenas.

La gente que nos deja, se va, pero está en nosotros aceptar su partida de una forma sana y entera, de una forma que no nos duela más de lo que pudiera ser “lo normal”, si han pasado meses u años y no podemos soltar a la persona que se fue, quizá tengamos un problema, todos los seres humanos que pasan en nuestra vida tienen un fin, hasta la persona que nos encontramos en un autobús y nunca volvemos a ver, debemos de pensar que cosas nos dejó la persona que se fue, que aprendimos, y ahora, el como seguir viviendo gracias a sus enseñanzas, a las experiencias de vida que pudimos compartir. No se trata de olvidar, sino de soltar, dejar libre la esencia de quien se fue, dejar que como se dice “descanse en paz” o en otro caso que viva su vida, así como nosotros vivimos la nuestra.

No es nada fácil hablar de las despedidas, dejar de hacer una actividad, dejar que un hijo se vaya de la casa a vivir a quien sabe que lugar, ver como todo cambia, quizá somos mucho más conscientes con el paso de los años, pues esto siempre ha pasado en la vida, solo que ahora es más seguido o estamos más atentos a los cambios. Al ser “jóvenes” las personas son las que suelen moverse, irse, cambiar, como cuando se casan, y aunque se le extraña a los papás y todo eso, sabemos que es para seguir nuestro camino. Quizá estar del otro lado es muy complicado, pero de hecho también tiene el mismo fin, seguir nuestro camino.

Alzar la mirada y agradecer por haber conocido, por haber experimentado y vivido, eso es lo que cada día debemos de hacer, dejar de lamentarnos una ausencia que no podemos controlar, vivir la vida que tenemos, siempre con amor a los demás, recordando y rezando con cariño a quien se fue, pero no parar la vida y seguir, por que por alguna razón seguimos en ella, aprendiendo, viviendo y conociendo nuevas personas y viviendo nuevas experiencias.

Vamos a tomar a las despedidas como un aprendizaje, tenga la seguridad de que quien se fue, aprendió de usted lo que debía… y que sobre todo el amor va mucho más lejos… siempre esta presente.

Imagen

Anuncios

Etiquetas:

About Annika

Soy fundadora del blog para personas mayores: Mayores de Hoy Escribo sobre envejecimiento, diseño ambiental para la salud, gerontodiseño, diseño y demencia y vejez. Además soy instructora de karate do, las artes marciales y el deporte general me apasionan.

Por favor deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: