¿Cómo promover la autonomía de una persona dependiente?


Tener a un familiar dependiente siempre es difícil para todas las partes. En ocasiones, podemos permitirnos dejarlos al cuidado de una residencia o de empresas de cuidado de mayores a domicilio para facilitarnos la tarea, pero cuando podemos permitirnos ser nosotros mismos quien cuide del paciente, no dudamos en hacerlo.

Sin embargo, muchas veces tendemos a excedernos en el cuidado y a pensar que somos la vista, oídos y manos de la persona a nuestro cuidado. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Es importante que aprendamos a fortalecer la autonomía de nuestros mayores para que sigan sintiéndose útiles.

Pautas para promover la autonomía de las personas mayores dependientes

Aunque en ocasiones es difícil establecer un límite, es necesario aprender a ayudar al paciente sólo cuando sea estrictamente necesario. Es importante que la persona dependiente actúe partiendo de las capacidades que aún conserva para no perderlas. Esto ayuda a mejorar el concepto que tiene de sí mismo y a autoconvencerse de que aún es útil para realizar por sí mismo distintas tareas.

Ten en cuenta que una de las razones que más irritabilidad causa es la sensación de no ser capaz de realizar actividades que antes se hacían por sí mismo, por lo que conservar la  confianza de ser capaz de realizarse por sí solo debe ser siempre, en la medida de lo posible, uno de nuestros objetivos a la hora de cuidar del paciente.

De esta forma, debes favorecer que realice tareas sencillas. Eso sí, siempre respetando los tiempos y ritmos que necesite. Recuerda que estás ahí para ayudarle en las tareas que no puede realizar, pero no para anularle.

¿Cuál es la mejor forma de llevar esto a cabo?

Prepara la situación evitando riesgos innecesarios. Por ejemplo, si el paciente tiene que entrar en la cocina o el baño, deshazte de alfombras que puedas causar resbalones. Si puede comer por si solo pero no cocinar, intenta dejarle tuppers con la comida hecha. Son pequeños ejemplos de cómo preparar el camino hacia tareas que pueden realizar sin tu ayuda.

Puedes ayudarle también estableciendo rutinas que le ayuden a sentirse cómodo y seguro. Le dará la sensación de que controla la situación.

Es muy importante, además, que refuerces estas iniciativas con muestras de afecto y nunca castigando por los errores con enfados o frustración, ya que esto puede provocar que el paciente se sienta inseguro y no vuelva a intentar realizar la actividad por miedo a que se le echen en cara los errores. Reiteramos: nuca debemos anular la capacidad del paciente para hacer cosas.

Intenta, además, que se sienta necesario, escuchando siempre sus opiniones y respetando sus decisiones.

Hay vida ahí fuera

El ocio también es muy importante. Intenta, siempre en la medida de lo posible, que la persona a tu cuidado no pierda el contacto con el exterior y realice actividades de ocio y tiempo libre, así como tareas que resulten gratificantes para ambos. La mejor manera de establecer una buena comunicación es fortaleciendo el vínculo entre ambos.

Autor: mSoluciona Castellana

Web: http://www.msolucionacastellana.com

Fecha: 13/12/2016

Anuncios

Por favor deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s