¡Despierta cuidador!


Los que son o han sido cuidadores de una persona mayor con dependencia, sabrán el gran reto que esto representa. Sabrán que es algo muy difícil de sobre llevar y que emocionalmente (si es un familiar) es muy desgastante. Este breve artículo tiene la finalidad de motivarlos a seguir adelante y a ver cosas que quizá no habían contemplado en su papel como cuidador de una persona mayor con dependencia.

Es usted la ventana al mundo. Así de sencillo, es usted quien le abre el mundo a quien cuida, quien le cuenta las novedades, quien le deja ver o no ver lo que ocurre en el planeta, quien filtra la información, quien da las noticias. Sea entonces la ventana que usted quisiera tener enfrente.

Es usted una extensión del recuerdo. En la persona con demencia usted es quien puede colaborar más con la mejora del estado de ánimo de quien cuida. Y esto va mucho más allá de la plática. La cosa es ser creativo y tener un plan. Sencillamente le propongo repasar la historia de vida de su familiar, conocerlo un poco y saber que ocurrió cuando la persona a la que cuida rondaba entre sus 20 y 30 años. Cuando sepa esa información úsela a su favor. Comida, bebida, música, notas de periódico, revistas, canciones, oraciones religiosas, la moda, los accesorios, todo esto puede usarlo diariamente para pasar un rato ameno recordando los años del llamado “golpe de reminiscencia”.

Más allá de lo biológico. Los cuidadores a veces vemos a la gente que cuidamos como humanos extremadamente biologizados, les tomamos la presión, “el azúcar “, los bañamos, los peinamos, corte de uñas, medicamentos! masajes! Pero esto suele “robotizarnos” y en algún momento olvidar a la persona dentro. Aunque a quien cuidamos tenga un estado muy delicado. Ahí hay alguien, alguien como usted, sólo que en otras condiciones. Eso cambia todo.

Respire. Y vuelva a respirar. Haga algunas cosas diferentes y dese un tiempo extra para no experimentar el burn out del cuidador. Ese tiempo pueden ser 5 minutos más en la ducha. Puede ser un café o salir a caminar.

No es un bebé. Y punto. Es una persona con dependencia, sí, a veces necia (o),  y puede que use pañal. Pero para nada es un bebé. Infantilizar no ayuda mucho a quien cuida y al que es cuidado.

Nadie es perfecto y va a cometer muchos errores, pero créame que ser cuidador de alguien es una enseñanza de vida que a mi juicio durará la eternidad. ÁNIMO!

 

 

Anuncios

2 comments

  1. Buena noche, desde Colombia, estoy de acuerdo con el hecho de que no debemos tratar a un adulto mayor como un infante, él o ella se ha ganado ser tratado con mucho respeto, han vivido, tienen la sabiduría de los años, necesitan nuestro apoyo es verdad pero no necesitan nuestro pesar o cosas similares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.