6 consejos para hablar con tus padres mayores sobre el dinero


1456177307952.jpg

El 54% de los adultos admite que prefiere hablar con sus hijos sobre sexo, que con sus padres sobre el envejecimiento y el dinero. Las razones para evitar esta conversación sobre el dinero varían, pero en general, nadie quiere parecer codicioso o autoritario al preguntarle a mamá y papá sobre sus finanzas.

Por el contrario, los padres mayores no quieren admitir que pueden necesitar ayuda porque su salud física y emocional, inevitablemente, disminuyen.

Parece que nadie quiere hablar sobre la muerte, o las realidades financieras que vienen con el envejecimiento.

Además de la carga financiera, también se debe incurrir en un costo emocional para esconder estas conversaciones importantes debajo de la alfombra.

Pero repentinamente, tú y tus padres ancianos se ven obligados a tener este diálogo cuando los niveles de estrés y las emociones se están agotando.

La falta de tiempo, el alto estrés y los sentimientos fuertes no son los mejores ingredientes para una conversación exitosa sobre el dinero. Pero puede ser tu única opción si pospones esta conversación financiera por mucho tiempo.

Puedes evitar este destino y comenzar a hablar con tus padres sobre las finanzas de hoy. Aquí te van algunos consejos para ayudarlo a comenzar el diálogo.

  1. Identifica y procesa tus sentimientos antes de invitar a tus padres a hablar

Hablar con los padres sobre sus planes de herencia, situación financiera y deseos de atención médica, es un asunto emocional.

Así que antes de invitarlos a discutir estos asuntos, tómate el tiempo para gestionar tus propios sentimientos. Puedes sentirte enojado, frustrado, triste o asustado por tu situación.

Cualquiera sea tu estado emocional, debes saber que es normal y saludable tener una reacción al envejecimiento de tus padres. Al procesar estos sentimientos con anticipación, es más probable que estés calmado durante el diálogo real.

  1. Extienda una invitación amorosa

Lidera con intenciones amorosas y deja que tus padres sepan que deseas hablar sobre su vida financiera porque te importan.

Comienza diciendo algo como esto: “sé que puede ser difícil para ti hablar de esto, pero me preocupo lo suficiente por ti como para querer asegurarme de estés bien a medida que envejeces”.

¿Podemos encontrar un momento para analizar qué planes ha realizado y cómo podría ayudarlo a garantizar que todo esté bien?

Recuerda que has estado pensando en esta conversación por un tiempo, pero esta puede ser la primera vez que tu padre haya considerado esta discusión, por lo que es posible que necesiten un poco de tiempo para procesar tu solicitud.

  1. Habla cuando todo esté tranquilo

Es esencial encontrar un momento tranquilo para pedirles a tus padres que participen en un diálogo financiero contigo, así que asegúrate de evitar los días festivos o los eventos en los que es probable que se distraigan.

Si bien es posible que desees hablar hoy sobre el dinero, recuerda que tu padre puede necesitar algún tiempo para adaptarse a la idea de romper su silencio sobre el este tema contigo.

Dependiendo de tu personalidad, esperar un momento tranquilo para invitarlos a participar en una charla sobre dinero, puede ser un desafío. En esta situación, la paciencia da sus frutos.

  1. Sé específico acerca de tus preocupaciones

Cuando compartes tus preocupaciones con tus padres, es importante que seas específico. Si te preocupa que tu madre haya sido víctima de una estafa telefónica, hazle saber eso. ¡Expresa tu preocupación y solicita permiso para ayudar!

Por ejemplo, puedes decir algo así: “me preocupa que se hayan aprovechado de ti financieramente. Me gustaría ayudarte para que no te vuelva a pasar. ¿Qué piensas?”

Si expresas una preocupación de forma amorosa y eres específico sobre la causa de tu preocupación, es más probable que tus padres entiendan tus acciones y cumplan con tu pedido.

  1. Mantén breves las conversaciones

Una vez que tu padre haya aceptado conversar sobre dinero, mantén breve la breve. Puedes tener un millón de preguntas para mamá o papá, pero hacer una o dos a la vez es mejor que bombardear a tus padres con preguntas.

Dale tiempo para digerir lo que estás diciendo y responder, pues es mejor tener tres charlas de 30 minutos que una conversación de 90 minutos.

Esto no solo ayuda a mantener el foco, sino que ayuda a que todos se mantengan tranquilos y racionales.

  1. Dale el control a tu padre siempre que sea posible

Una gran parte del envejecimiento se trata de una pérdida de control sobre su salud física y mental. Los padres ancianos saben que con el tiempo necesitarán más apoyo, pero a menudo, no quieren enfrentar esta realidad.

Cuando analices cómo puedes ayudarlos con sus asuntos financieros, tranquilízalos al decirles que no se trata de un intento de hacerse cargo de sus vidas, sino de una simple oferta para ayudarlos a medida que envejecen.

Siempre que sea posible, permíteles a tus padres decidir qué abordar y cuándo hacerlo. Al hacer esto, estás demostrando que estás allí para apoyarlos, y no para asumir el control.

Sé que hablar con nuestros padres una vez que llegan a cierta edad, puede ser complicado. Pero poniendo el amor y la paciencia por delante, ¡no habrá tema que no puedas discutir!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.