Cuidado Fragmentado


eight person huddling
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

El cuidado como cura es de gran interés para el adulto, requiere una gran reflexión y sobre todo responsabilidad para el que lo otorga. Es una parte primordial para la responsabilidad de la atención integral del adulto.

Hay que reformular la atención centrada en la persona, donde interviene la familia y la sociedad. Todos forman un frente común en donde interviene la ética.

La sociedad es corresponsable del adulto mayor, y cada vez más nos deslindamos de esa responsabilidad, les dejamos a otros el trabajo de cuidar, y ponemos ojos, oídos en todo lo que rodea, pero no en la atención que debe tener el adulto.

El cuidado fragmentado es donde intervienen todo lo relacionado en atención, no solo el área médica, sino trabajadoras sociales, enfermeras, rehabilitadores, nutriólogos, licenciados en derecho, ingenieros etc. etc.

Cuando en una institución se pide el apoyo para un adulto hay que verificar, la necesidad que requiere ser atendida, darle seguimiento y sobre todo, calidad a ese seguimiento, con atención y con prontitud.

No nos están pidiendo que regalemos un servicio, ese servicio es por justicia al adulto y debe ser ofrecido con realidad y enfocado a las necesidades del adulto en cuestión personalizado y sobre todo, que el adulto mismo quede satisfecho.

Debemos crear una ciudadanía crítica, constructiva, propositiva y proactiva, capaz de participar activa y decididamente en la transformación de las realidades trágicas y dramáticas en otras en las cuales las personas puedan enriquecer, con sus debates, la toma de decisiones en políticas públicas que, a futuro, afectarán sus condiciones y calidad de vida para lograr un desarrollo humano acorde con la dignidad humana y los derechos fundamentales como mínimos éticos.

La ética de cuidado es una responsabilidad que incluye los sentimientos del profesional, en donde la principal función es cumplir con el deber, no solo la obtención de ingresos para el cuidado del mismo. El uso de conocimientos adquiridos para atender a un adulto deben ser dados en un margen de calidad, responsabilidad, y compasivos, en donde la integridad de la persona frente a su naturaleza vulnerable sufre, ante acontecimientos adversos que producen debilidad e indefensión manifiesta

La solidaridad y comunidad de intereses concebida como valor moral, ético, político, despierta la necesidad de ayudar para sustentar al que sufre y sacarlo de su dificultad, además, para fortalecerlo y rehabilitarlo con el fin de que retome su proyecto vital, frente a su desarrollo humano digno en lo individual y colectivo

Esto sale a colación porque son pocas profesionales en donde se conjuntan en el trabajo de equipo, donde compartimos la responsabilidad de trabajar con el adulto. Es importante darnos cuenta de tomar al adulto como un todo, el médico, tiene que tomar en cuenta al familiar, y su entorno, al cuidador y su entorno, a los enfermeros y su entorno. Si hay un grupo de enfermeros responsables del cuidado todos tienen que saber cómo está su enfermo, por lo cual hay que llevar un expediente médico. Y en caso del hogar una bitácora donde cada uno de los encargados escriba su labor por día, para que todos estén enterados de lo que ha sido su evolución, y en caso de urgencia, saber cuándo cambio su estado.

El adulto requiere con urgencia un trabajo en equipo.

 

DRA. MARIA BERTHA COVARRUBIAS MANRIQUE

ANTONIANOS 1

COL CAMPANARIO

6622 56 57 22

.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.