El dolor físico y su relación con la soledad


grayscale photo of smoking man while sitting on bench
Photo by sergio omassi on Pexels.com

En un estudio realizado a poco más de 1,500 personas mayores se encontró que existe una relación entre el dolor crónico y la soledad en la gente mayor.  Los investigadores estadounidenses afirman que  el dolor es un problema importante para muchos adultos mayores, pero las consecuencias sociales del dolor siguen siendo exploradas inadecuadamente, así que realizaron este estudio, el cual  muestra que el dolor constante se asocia significativamente con el inicio de la soledad en una muestra de adultos mayores que viven en la comunidad, independientemente de las variables potencialmente confusas.

Si bien las investigaciones anteriores han establecido la soledad como un factor de riesgo para el dolor, este estudio sugiere que el vínculo entre los dos también puede ser en la otra dirección: el dolor puede aumentar el riesgo de soledad. El dolor en solo un año no se asoció significativamente con la soledad en el seguimiento, lo que sugiere que la asociación puede no ser significativa para el dolor a corto plazo o temporal. Más bien, el dolor que es constante durante largos períodos de tiempo parece ser un factor de riesgo para la soledad.

De acuerdo con los investigadores de las Universidades de Georgia y Kentuky, hay una serie de explicaciones potenciales para asociar al dolor con la soledad. Puede ser que los adultos mayores con dolor limiten su compromiso social fuera del hogar debido al dolor físico, prefiriendo permanecer menos activos en su hogar. También puede ser que la medicación para el dolor produzca efectos secundarios que podrían inhibir el compromiso social, como letargo o náuseas.

¿Qué hacer ante esto?

 

Los investigadores recomiendan que los miembros del equipo de atención a personas mayores con dolor (incluidos trabajadores sociales, médicos, psicólogos y enfermeras) deben considerar sus resultados de salud psicosocial, no solo sus resultados físicos. Si el dolor de un paciente o la medicación para el dolor parece restringir su compromiso social, puede ser importante remitirlo al compromiso social de otras fuentes, incluidas llamadas telefónicas o programas de visitas amigables en el hogar. Debido a que el enlace es consistente incluso para aquellos que no pueden ser considerados vulnerables a la soledad (por ejemplo, personas casadas), es importante que los proveedores de atención médica aborden la soledad incluso para los adultos mayores que parecen tener redes sociales implementadas.

Además de aliviar una fuente potencial de sufrimiento, la identificación y la orientación de las intervenciones para el dolor pueden prevenir la soledad futura, lo que a su vez podría prevenir el deterioro funcional, la discapacidad y la mortalidad prematura. Por lo tanto, identificar e intervenir tanto en el dolor como en la soledad es importante para la calidad de vida individual y para la salud pública en general.

Fuente:

Emerson, K., Boggero, I., Ostir, G., & Jayawardhana, J. (2018). Pain as a Risk Factor for Loneliness Among Older Adults. Journal of Aging and Health, 30(9), 1450–1461. https://doi.org/10.1177/0898264317721348

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.