Decido quitarme la vida para no ser una carga


Un artículo de la Dra. Bertha Covarrubias Manrique

grayscale photography of person using phone

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Que dolor encontrarnos con estos razonamientos, cada día son más los adultos que deciden dejar de vivir, por no encontrar un sentido a la vida, por sentirse un estorbo y no encontrar lugar en su propia casa, en su propio entorno.
Cada día son más los reclamos de los hijos, que no saben cómo tratar a sus padres, y no les interesa invertir nada de tiempo en leer los cambios biológicos, psicológicos y espirituales de sus padres, es un tiempo tirado a la basura. Lo más triste es que creen que una consulta les dará la receta mágica para ello. O si tienen que buscar una opción que requiera economía no la buscan, por no tener dinero, o si requiere tiempo, todos están tan ocupados.
Que el adulto se quede donde esta maltratado, mal atendido y con un margen de violencia extremo. No me agrada hablar solo lo negativo, hay que dar opciones a ambos sectores de la población al que cuida y al adulto.
AL QUE CUIDA.
Lo que es necesario es capacitarse para conocer los cambios normales del adulto mayor, su biología, su historia de salud, su estado emocional, su contexto ambiental.
Requiere personal que los instruya, que les puedan enseñar que es lo normal y que es lo
patológico, en donde inicia el cambio, en el estudio del mismo. No dar por sentado que lo sabemos todo, las palabras de “todo está bien” “no se queja” no quiere decir que no pase nada. Hay que identificar los cambios e ir acondicionando el ambiente para ellos.
Si el que cuida sabe cómo es la evolución natural, no tiene por qué angustiarse o cuando se presentan los problemas verlos como una carga sin opción de cuidado.
El tener padres o adultos mayores en la familia, nos identifica como futuros cuidadores, no hay opciones de evasión, porque si no lo hacen ustedes ¿quién?, y al hacerlo tarde, hay grandes opciones de deterioro. Y sentir que no los ven no es una alternativa.

Si el que cuida se prepara, estará en capacidad de marcar la pauta para un cuidado de calidad y de gran fortaleza, porque ello le dará las herramientas, para reconocer que es lo que si puede hacerlo y como.
Preparémonos y busquemos las opciones para conocer más y mejor al adulto, y dejemos de quejarnos porque tarde o temprano.

NOSOTROS SEREMOS EL PROBLEMA. SER VIEJOS.
EL ADULTO.
No hay que esperar llegar a ser adulto para buscar acciones que me lleven a ser un adulto responsable. Dejemos lo cómodo y lo que no nos mortifica, para iniciar la búsqueda al cambio, a la productividad, tal vez ya no económica, pero si emocional.

Cuando es el mejor momento YA. Como lo puedo hacer, es buscar que si es lo que me agrada, como si puedo pasar mis tiempos con nuevos amigos, con nuevas opciones con actividades diferentes, cada ciudad tiene opciones que se han ido implementando de acorde a los adultos, pero siempre les encontramos un pero….no mejor en mi casa.
Démonos cuenta que ahí no está la solución, y ahí es donde causamos problemas, por nuestra pereza al cambio, a nadie le interesa un adulto sin iniciativa, sin ilusiones, sin objetivo.
Busquemos algo que ha estado en mí, despertando ilusiones nuevas, actividades no importa que no me generen economía pero si ilusión.
Activación física a mi ritmo, salidas a juegos didácticos con sentido, no encierro en lugares donde mermo mi economía como los casinos (aun cuando digan que se divierten, no es de beneficio, más que o. para el que los abrió) pueden jugar pero en grupos donde haya convivencia , platicas, risas y deseos de estar acompañados..
Formemos grupos con un sentido, si yo tengo una actividad, saber cocinar, dar clases a las recién casadas, saber construir clases de reparaciones que nos pueden servir a todos. Hay que formar esos grupos.
Busquemos activamente lugares donde generar los cambios, y el cambio se dará cuando se tenga intención real de una atención adecuada. No dejemos que nuestros adultos fenezcan en la indolencia y en la soledad.

 

DRA. MARÍA BERTHA COVARRUBIAS MANRIQUE
ANTONIANOS 1
COLONIA CAMPANARIO
TEL 6622 56 57 22

Anuncios

Un pensamiento en “Decido quitarme la vida para no ser una carga

  1. Hola Annika, supongo que usted se referirá a mayores enfermos. Mi padre tiene 85 años, no quiere ni loco que alguno viva con él y eso que tiene una buena casa. No quiere ayuda, es un adulto así que tenemos que respetarle. Él limpia, cocina, hace la compra que ve conveniente y en fin lleva toda su casa incluidos los papeleos, anda cada día unos 15 kilómetros y cada día sin faltar va al cementerio a ver a mi hermana y mi madre. Vamos a verle y él hace de comer o se enfada diciendo que no es ningún inútil. Así que hemos optado por salir a comer por ahí y así le evitamos que haga el la comida, merendamos fuera o vamos al cine. Es un hombre muy activo y tiene grandes amigos. No todos son violentados ni por supuesto están a lo que se les quiera hacer. Sus amigo están igual que él.
    Mi padre siempre ha sido así y mi madre le enseñó a cocinar y entre los dos hasta que ella murió hacían la casa y todo juntos. A pesar de haber pasado por un cáncer de colón y llevar una colostomía.

    Un saludo.

Por favor deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.