¡Hey! ¡Esa persona de al lado es un mayor de hoy!


Los mayores de hoy están todas partes. Pero algunas veces los buscamos en todos lados, que están lejos de nosotros. Es algo contradictorio. Es como si supiéramos que existen, pero no tenemos la capacidad de verlos junto a nosotros, aún incluso si somos nosotros mismos los mayores de hoy. Esto quizá tenga que ver con una cuestión de idiosincrasia, de mitos, de costumbres, de  formas aprendidas de vida, es una cuestión compleja que requieren reflexionar, lo que generaciones pasadas nos inculcaron.

 

Compartimos videos virales en redes sociales, compartimos imágenes y mensajes que hablan de la vejez. Pero nos cuesta trabajo ver, que en nuestra comunidad existen, existen los mayores de hoy. Los maravillados viendo personas que hacen ejercicio teniendo 80 años, pero al momento de convivir con personas activas de nuestras redes sociales personales no nos asombramos de la misma manera. Todo cambia si la persona es famosa o  graciosa,  a sí la personas nuestro vecino.

AB0.jpg

Melquiades, 92 años. Un mayor de hoy viral.

Y es que tenemos un problema como sociedad, pues aplaudimos los videos virales de gente mayor, pero al hablar de nosotros mismos o de los mayores que nos rodean parecemos otros. No nos expresamos igual, y esto lo digo con base en experiencias que he observado a lo largo de estos años, en los que me he internado en el mundo de la vejez y el envejecimiento.

El Edaísmo o edadismo o viejismo (como quieran nombrarle) es un ejemplo claro, en ocasiones son los propios mayores de hoy quienes se expresan de sí mismos y de sus contemporáneos con expresiones edaístas, es algo muy arraigado. ¡

Luzco genial para mi edad ¿cierto?! 

A mi edad y haciendo estas cosas…

Mi compañera de generación se ve amolada, ya son los años

En fin, expresiones sobran. Pero habrá que reflexionar sobre como estamos construyendo esta nueva forma de envejecer, quizá aceptando que nuestros vecinos, que quizá nosotros mismos, nuestros padres y amigos son mayores de hoy es el paso inicial. Darnos cuenta que en lo cotidiano estamos rodeados de gente mayor, no solo darnos cuenta cuando “nos conviene” el taxista, el empacador del super mercado, el cliente de nuestro negocio, el tendero de la tiendita, la señora de las tortillas… ¡Cuantos mayores de hoy! Siendo conscientes de eso podemos iniciar una reflexión que nos lleve a como estamos diseñando el mundo de hoy y del futuro…

 

 

 

Anuncios

Por favor deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.