Bailar para vivir: la feminización del envejecimiento


Como baile, en el danzón el cuerpo es el recurso principal para la convivencia y el disfrute. Un cuerpo envejecido que merece cuidados y es motivo de orgullo al mostrar las canas y las arrugas en el marco de una sonrisa. Un rasgo común entre danzoneras es la lectura crítica de su pasado sin nostalgia ni arrepentimiento. Muchas niegan que tiempos pasados hayan sido mejores, matrimonios fallidos, proyectos personales postergados y el peso de lo familiar desdibujaron su potencial individual. Por eso, nadie como ellas para contar historias a través de su cuerpo mientras se escuchan los compases de “Mi vida por un danzón”. Más allá de los discursos, es desde las prácticas cotidianas como se reconfiguran los límites de las edades sociales. En ese sentido, las danzoneras logran con sus movimientos transmitir nuevas posibilidades y formas de vivir las vejez desde el disfrute del cuerpo.

CRISTINA TAMARIZ

Twitter: @Xtinatamariz

Doctora en Ciencias Sociales por el Colegio de México, maestra en Sociología política por el Instituto Mora y licenciada en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la UNAM. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Conacyt. Forma parte del cuerpo docente de la maestría en Periodismo Político de la Escuela Carlos Septién García.

Origen: Bailar para vivir: la feminización del envejecimiento

Anuncios

Por favor deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.