Por Diego Sánchez González

Photo by Ricardo Esquivel on Pexels.com

En la actualidad existen diferentes propuestas en materia de planeación gerontológica de los espacios urbanos que pasamos a describir (Sánchez, 2005a):

  •  Promover la participación social de las personas adultas mayores a través de las asociaciones de mayores y aprovechar su experiencia en los procesos de planeación urbana con objeto de proponer alternativas para mejorar la habitabilidad de las ciudades.
  • Impulsar una planeación estratégica del bienestar de las personas mayores mediante el conocimiento global de la realidad vivencial y heterogénea de los adultos mayores a distintas escalas regional, municipal y metropolitana (colonia, manzana), adecuando las acciones a la realidad de cada espacio.
  • Elaborar un sistema integral de información a partir de diagnósticos de la realidad territorial intraurbana, metropolitana y regional de los adultos mayores y el empleo de Sistemas de Información Geográficas.
  • Establecer propuestas de planeación urbana y territorial (medio ambiente, estructura urbana y vivienda, infraestructura primaria, vialidad y transporte público, servicios sociales y sanitarios) para el desarrollo y mejora de la habitabilidad urbana de este sector de población heterogéneo.
  • Favorecer la mayor participación y coordinación de los distintos agentes sociales implicados en el mundo del adulto mayor urbano, tanto las distintas instituciones gubernamentales (municipio, estado) como las no gubernamentales (Caritas Diocesana, Cruz Roja, asociaciones vecinales, etc.).
  • Proponer alternativas integrales frente a las necesidades de las personas mayores, para favorecer el uso correcto y eficaz de los recursos materiales y humanos disponibles.
  • Ayudar al desarrollo de una conciencia crítica de las personas mayores que permita transformar constructivamente la sociedad y posibilite una mayor integración social.

Es necesario que la planeación gerontológica urbana se realice potenciando el uso de metodologías cuantitativas y cualitativas de evaluación y participación social, como las encuestas, entrevistas personales y los talleres comunitarios, así como el empleo de la estadística multifactorial y los Sistemas de Información Geográficos. Las autoridades municipales y metropolitanas serán las encargadas de atender las necesidades de la creciente población heterogénea de 60 y más años en el marco de las grandes ciudades. En este sentido el sector público y los investigadores deben promover líneas de investigación que fomenten el desarrollo social y asistencial de la población adulta mayor, fortaleciendo la formación de recursos humanos capaces de atender las necesidades de este sector de población heterogéneo.

Fuente:

Sánchez, D. (2007). Envejecimiento demográfico urbano y sus repercusiones socioespaciales en México: Retos de la Planeación Gerontológica. Revista de Geografía Norte Grande, (38), 45-61.

Photo by Ricardo Esquivel on Pexels.com
  • Según información de la Encuesta Intercensal 2015, en México hay 12.4 millones de personas de 60 y más años, lo que representa 10.4% de la población total.
  •  La mayor parte de la población de 60 y más años (88.1%) forma parte de un hogar familiar, mientras que 11.1% forman hogares unipersonales.
  • En 2014, del total de egresos hospitalarios en el país por hipertensión arterial, 56.2% ocurrieron en personas de edad.
  • Tres de cada cuatro mujeres de 60 y más años con hipertensión padecen la de tipo esencial o primaria en 2014.
  • La tasa más alta de letalidad por hipertensión arterial se ubica en mujeres de 85 años y más (32.27 por cada 100 egresos hospitalarios) durante 2014.
  • Durante el segundo trimestre de 2016, la población ocupada de 60 y más años representa 33.6 por ciento.
  • La mayor parte de los adultos mayores (88.1%) forma parte de un hogar familiar, es decir, viven en hogares nucleares, ampliados o compuestos.
  • Uno de cada dos adultos mayores (52.3%) que vive en un hogar ampliado o compuesto es considerado como jefe (a) del hogar.
  • De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo (ENUT) 2014, las actividades a las que más tiempo le dedican los adultos mayores son las relacionadas a su cuidado personal (dormir, comer, asearse, entre otras): las mujeres le dedican a la semana 73.5 horas en promedio, mientras que en los hombres dicho promedio es de 70.4 horas. Le siguen las actividades destinadas al mercado de trabajo en las cuales los hombres le dedican 41.8 horas y las mujeres 32.7 horas.

Fuentes de información:

Consejo Nacional de Población. Proyecciones de la Población de México 2010-2050. México, CONAPO, 2013.

Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Censo de Población y Vivienda 2010. Cuestionario ampliado. Base de datos. México, INEGI, 2011.

—— Estadísticas de mortalidad 2014. Consulta interactiva de datos. México, INEGI, 2016.

Estadísticas a propósito del Día Internacional de las Personas de Edad

—— Encuesta Intercensal 2015. Base de datos. México, 2016.

—— Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014. México, 2015.

—— Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2014. Base de datos. México, INEGI, 2015.

—— Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2014. Módulo de Condiciones Socioeconómicas. Tabulados básicos. México, INEGI, 2015.

—— Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo 2014. Tabulados básicos. México, INEGI, 2015.

Instituto Nacional de Estadística y Geografía y Secretaría del Trabajo y Previsión Social (INEGI- STPS). Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2016. Segundo trimestre, Consulta interactiva de datos. México, INEGI, 2016.

Secretaría de Salud (SSA). Base de Egresos Hospitalarios 2014. México, SSA, 2016.

Por María Cristina VADJI
Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo UBA

Grupo Argentino del Color

E-mail: mcvadji@hotmail.com

El empleo del color como elemento curativo o equilibrador no es un descubrimiento reciente. Las técnicas que acompañaban el uso del color, eran empleadas en la Era de Oro de Grecia, en el antiguo Egipto y por las antiguas civilizaciones de la India y de China. Estas civilizaciones sostuvieron la convicción de que todo lo que ocurre en el cosmos influye en el individuo, de la misma manera todo lo producido por y en el hombre, afecta al universo. Partimos de la base que el hombre no es solo su cuerpo físico, sino que mente, emoción, alma, entre otros, componen su ser. Nuestra vida transcurre en una constante interacción de nuestro cuerpo con las energías que creamos y con las que nos atraviesan. También establecemos que esos cuerpos tienen distintas frecuencias vibratorias, que corresponden a distintos colores. Si esta interacción es un proceso dinámico y equilibrado, nos produce bienestar y la llamamos salud, si hay resistencia, la interacción cesa, hay bloqueo de energía y se produce lo que llamamos enfermedad. No es difícil imaginar que desde hace mucho tiempo las civilizaciones conocedoras de estos procesos, decidieran tomar atajos en las formas de curación.

Sabiendo que podemos traducir nuestro estado físico como una confluencia y una resultante de fuerzas, también podemos modificar ese estado con la intervención de otras fuerzas de la misma índole pero de distinta frecuencia vibracional. El uso adecuado del color (es decir su radiación) interviene en los distintos procesos equilibrándolos, aliviando enfermedades, no como sustituto de los medicamentos, sino con el poder original de la luz que trabaja en todos los niveles del ser como la fuerza cósmica más potente.

1. ALIMENTACIÓN SEGÚN LAS PROPIEDADES VIBRACIONALES DE LOS COLORES

Una de las maneras más eficientes de restaurar el equilibrio del color en un organismo es a través de la alimentación. La cromoterapia es un método sencillo para curar las enfermedades y los desórdenes de los cuerpos mental, emocional y físico, basada en el principio de energía. En ella cada alimento tiene un valor o grado según su color proporcionando a cada uno de nuestros cuerpos la vibración que le falta a través de la energía de la luz manifestada por los colores.

Podemos ver que para la medicina energética según los chakras, existe relación entre los sentimientos, sus irradiaciones en colores, y las enfermedades, por lo que podemos agruparlas según el color del aura que las refleja:

1) la ira y la cólera, indicadas en el aura por el color rojo oscuro, causan apoplejía (afección cerebral con privación de los sentidos y del movimiento);

2) la ambición desenfrenada da al aura un color anaranjado opaco, provoca reumatismo;

3) el orgullo, que tiñe el aura de anaranjado pardo, origina la artritis;

4) la codicia y la envidia confieren al aura una tonalidad verde oscura con puntos negros y ocasionan el exceso de ácido úrico;

5) la falta de entusiasmo y de interés se manifiesta en el aura por un color gris oscuro y engendra depresiones y enfermedades de la piel

6) la falta de ideales se hace representar por un tono rojo violeta, sin brillo que se manifiesta en forma de melancolía y tristeza, causando problemas respiratorios.

La cromoterapia es la ciencia que se ocupa de la curación por medio de la imposición de un color, y también la ingesta de alimentos según el color.

Amarillo: el color del sol, brindan seguridad y estimulan la creatividad.

Rojo: el color de la fuerza, las frutas rojas se recomiendan contra la apatía, la depresión, la falta de deseo sexual y el cansancio.

Naranja: ayuda a levantar el ánimo y también van bien en los estados depresivos.

Azul-violeta: inducen a la relajación, las verduras y frutas de ese color ayudan a reequilibrar el sistema nervioso, están indicadas para las personas muy nerviosas y que se cansan enseguida.

Alimentos verdes calman estados de mucha agitación y son útiles en la depresión.

Blanco: el blanco es la suma de todos los colores, las verduras de este color (ajos, cebollas) son la medicina de todos los males.

2. ALIMENTOS SEGÚN LAS PROPIEDADES ENERGÉTICAS DE SUS COLORES SEGÚN EL TAO

Dentro del Tao existen tres factores bases de la creación: ETER T, COLOR A y SONIDO O. El color es el fundamento distintivo de la luz Los colores bases son 999 pero el ojo humano solo alcanza a ver 6 con sus sub-colores.

Los taoístas consideran al universo como un vasto océano de energía interactuando, impulsada por la interacción del yin-yang , los seres humanos somos una de las manifestaciones mas complejas de tal interacción.

El movimiento del yin-yang se expresa a través de cinco fases o movimientos de energía conocidas como cinco elementos y sus correspondientes colores: agua ( negro) –madera ( verde) –fuego ( rojo) –tierra ( amarillo) –metal ( blanco).


Alimentos rojos: Tienen afinidad con el Corazón. Revitalizan, tonifican, calientan. Promueven la circulación de la sangre. Estimulan la sexualidad.

Alimentos amarillos: naranjas, marrones: Tienen afinidad con el Bazo y el Estómago. Estabilizan, equilibran, armonizan, templan.


Alimentos verdes: Tienen afinidad con el Hígado. Tonifican la sangre del hígado, desintoxican, depuran.

Alimentos negros: Tienen afinidad con el Riñón y la Vejiga. Nutren la energía mas profunda del organismo y la sangre, tonifican la esencia . Astringen y refrescan

Alimentos blancos: Tienen afinidad con el Pulmón e intestino grueso Purifican.

3. LA DIETA DE LOS COLORES BASADA EN QUE LA PIGMENTACIÓN O COLORIMETRÍA

La dieta de los colores es una curiosa dieta que ha tenido mucho éxito especialmente en Estados Unidos, donde en lugares como el Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades, se elaboran los menús en función de los colores.

Según la dieta de los colores, éstos no sólo hacen ver la comida más bonita, divertida y apetitosa en el plato, sino que son la clave para una dieta sana, pues al consumir diariamente frutas, hortalizas y verduras frescas de diversos colores, se garantiza la ingesta de alimentos de bajo aporte calórico y alta cantidad de micronutrientes (vitaminas, minerales, fibras y fitoquímicos), y se reduce considerablemente el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes, entre otras. Por esta razón, cada vez más nutricionistas alrededor del mundo están recomendando incorporar alimentos de diferentes colores en la dieta diaria.

La dieta de los colores se basa en que los pigmentos encargados de dar color a cada alimento, tienen un efecto benéfico y específico para la salud, por lo que al comer alimentos de cinco colores al día, garantizamos bienestar y protección a nuestro organismo.

Por ejemplo, los alimentos de color rosáceo y morado contienen antocianos y potentes antioxidantes como el resveratrol, que ayuda a retrasar el envejecimiento y neutralizan los procesos oxidativos originados por lo radicales libres.

Los alimentos de color rojo y naranja son ricos en betacarotenos, pigmentos vegetales que ayudan a la salud de la piel, protegen de los radicales libres producidos por el sol y ayudan a eliminar toxinas.

Los alimentos rojos son ricos en licopeno y reducen el riego de cáncer, así como problemas de tipo circulatorio.

Los alimentos de color verde ayudan a prevenir el colesterol, reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y evitan el estreñimiento. contienen glucosinolatos y por su alto contenido en luteína, son beneficiosos para nuestros ojos.

Los alimentos de color blanco, entre los que figuran la col, cebolla, ajo, puerros, peras, etc., contienen sulfuro de dialilo (enemigo de los carcinógenos). estos alimentos ayudan a reducir el colesterol malo, reducen la presión arterial y fortalecen el sistema inmunitario.

Grupo rojo: poseen licopeno (antioxidante) y otros anticancerígenos que ayudan a prevenir la formación de nitrosaminas. Tienen un alto contenido de vitamina C y carotenos. Se encuentran en tomates, frutillas, remolacha , sandía, etc.

Photo by Adonyi Gábor on Pexels.com


Grupo naranja: contienen betacaroteno, vitamina C y varios antioxidantes. Por ej. las zanahorias, pimientos, zapallos, papaya, naranja, etc.

Photo by mali maeder on Pexels.com

Grupo amarillo: contiene curcumina una sustancia anticancerígena, además de betacarotenos. Por ej. el maíz, los pimientos, la yema de huevo.

Photo by mali maeder on Pexels.com


Grupo verde: son fuente de vitamina C, K, hierro, calcio, clorofila , anticancerígenos Todas las hojas verdes y frutos color verde

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

Grupo blanco: contienen ácido fólico, vitamina K, vitaminas liposolubles, proteínas de buena calidad, hidratos de carbono, ácidos grasos insaturados, compuestos fenólicos, sulfidas alílicas (inhiben enzimas que forman sustancias nocivas). Por ej. cebolla, papas, hongos, lácteos, ajo, bananas, carnes blancas, clara de huevo.

Photo by Mona Sabha Cabrera on Pexels.com

Grupo marrón: contienen mayor cantidad de proteínas, vitaminas del complejo B, hierro, fibras, grasas monoinsaturadas e hidratos de carbono. Por ej. frutas secas, germen de trigo, arroz integral, legumbres, avena, carne vacuna.

Photo by Foodie Factor on Pexels.com


Grupo azul: contiene antocianina que favorece la circulación y agentes anticarcinógenos. Son abundantes en hierro y vitaminas del grupo B. Por ej. uvas, zarzamoras, cerezas, ciruelas.

Photo by veeterzy on Pexels.com

Fuente:

Vadji, María Cristina (2011). Alimentos Color y Salud Enfoques terapéuticos y preventivos en Jornadas Nacionales del Color 2011 en Mar del Plata
Actas de ponencias replicadas en español, del Congreso de la A.I.C. 2010