10 señales de Alarma: Alzheimer

 

 

1. Pérdida de la Memoria: Es normal olvidar ciertas cosas como las llaves, un nombre o un número telefónico. La diferencia con la persona que tiene signos de alarma de presencia del Alzheimer es que olvida las cosas muy a menudo.

2.Dificultad para realizar tareas familiares: Una persona con Alzheimer puede olvidar como preparar una receta de cocina o como participar en un hobbie o actividad.

3.Desorientación en el tiempo y en el espacio: Es normal olvidar ciertas cosas, pero olvidar la calle en dónde se vive o en dónde están parados o en que año se encuentran es un signo de Alzheimer.

4.Juicio pobre: No todos tenemos un buen juicio todos los días, pero las personas con Alzheimer suelen realizar cosas que están fuera de lo común como vestirse para ir a la playa si se encuentran en pleno invierno. Algunas personas con demencia pagan mucho dinero por cosas que no necesitan, pierden el sentido del valor del dinero.

5.Problemas con el lenguaje: Una persona con Alzheimer usualmente olvida que palabra es la adecuada y la sustituye por una palabra inusual.

6.Problemas con el pensamiento abstracto: el uso de símbolos y signos puede ser muy confuso.

7.Poner las cosas en otro lugar: Una persona con Alzheimer suele colocar las cosas en lugares inusuales como una plancha en el refrigerador.

8.Cambios en el comportamiento y en el estado de ánimo:Sin razón aparente una persona con Alzheimer puede cambiar de estar feliz a enojado.

9.Cambios en la personalidad: Una persona con Alzheimer puede cambiar su personalidad dramáticamente. Puede volverse muy dependiente de una persona o ser muy desconfiado.

10.Perdida de iniciativa:Una persona con Alzheimer se vuelve muy pasiva, puede dormir mucho más de lo inusual o sentarse enfrente de la televisión por muchas horas o simplemente no querer hacer algo que solía hacer.

 

Fuente:

Brawley Elizabeth C. (2006), Design Innovations for Aging and Alzheimer’s, Wiley, Nueva Jersey

Anuncios

Mi papá/mamá ha perdido movilidad ¿Como rehabilitarlo?

 

Ya sea después de una caída o después de una enfermedad algunos adultos mayores (sobre todo los pertenecientes a la cuarta edad) llegan a perder cierta movilidad, si usted es cuidadora o cuidador de un adulto mayor con pérdida de movilidad lea con atención.

 

 

REGLA NÚMERO UNO: No dejar inmóvil a la persona.

Seguramente el Médico ya le le dijo que debe de estar moviendo a su familiar cada determinado número de horas, esto no aplica solamente cuando la persona con falta de movilidad está totalmente en cama, sino que también aplica para personas que pueden moverse o están sentadas por mucho tiempo.

REGLA NÚMERO DOS: No lo haga todo usted.

¿Es difícil cierto? pero no tiene por que ser imposible, pídale a sus familiares y amigos el apoyo que requiere, y si ellos no se lo brindan busque ayuda de un profesional, busque gente que quiera ayudarle a movilizar a su familiar, por que después de unos meses el cansancio puede agotarle, ya que sabemos que no sólo se dedicará a moverlo, sino muchas otras veces a bañarlo, darle de come y cuidarlo.

REGLA NÚMERO TRES: Consulte a un especialista

Nosotros le brindamos una guía para que pueda empezar, pero siempre le recomendamos que el médico lo oriente, que los fisioterapeutas lo apoyen.

Existen ciertos principios de la fisioterapia geriátrica que usted debe de conocer. Es necesario que un médico o especialista realice una evaluación de la persona con pérdida de movilidad, para que pueda indicarle que ejercicios hacer.

Por ejemplo: Si su papá/mamá presenta rigidez debido a la artritis reumatoide, tiene problemas de várices, alguna hemi o paraplejia,parkinson , problemas respiratorios o fracturas en vías de consolidación, el objetivo principal es reactivar la movilidad articular y mejorar la circulación. En este tipo de problemas se plantea el uso de una fuerza externa (usted o un especialista) que promueva la movilización continua pasiva, también se recomienda que sea la propia persona (la que experimenta la inmovilidad) que se mueva poco a poco.

 

Cuándo la persona con pérdida de movilidad se encuentra en ese estado debido a problemas articulares degenerativos e inflamatorios, problemas ortopédicos y traumatológicos se recomienda el uso de otros aditamentos como resortes, pesos, muelles o poleas. También el uso de la bicicleta, eso con el fin de ganar tono y potencia muscular, mejorar la resistencia a la fatiga y la coordinación.

 

Existen muchos tipos de rehabilitación algunos de ellos son:

Hidroterapia: Se puede aplicar después de una cirugía ortopédica o para personas con artrosis, entre otras patologías.

Termoterapia: Los baños de parafina son eficaces ante la artritris reumatoide, dolor lumbar o cervical y capsulitis adhesiva de hombro.

Crioterapia: Recomendada para las personas con artrosis y lumbalgias postquirúrgicas.

Fototerapia: Ayuda a reducir la rigidez matutina en personas con artritis reumatoide.

Magnetoterapia: En la artrosis cervical y gonartrosis.

Ondas de choque: La recomiendan con la pseudoartrosis y cuándo hay un retardo en la consolidación de los huesos.

Estimulación eléctrica funcional: Recomendada para para tratar las hemiplejias y las paraplejias.

 

Fuente:

Álvarez Nebreda, Rada Martínez y Marañón Fernádez (s.a) Principios básicos para la rehabilitación geriátrica

La fisioterapia geriátrica y los adultos mayores

La llamada fisioterapia geriátrica es la aplicación de determinadas técnicas de fisioterapia sobre adultos mayores sanos, en los que el proceso involutivo de la edad puede desencadenar procesos patológicos que pueden llevar a la disminución de sus capacidades funcionales (http://geriatriatfusp.blogspot.mx)

 

Así es, la fisioterapia geriátrica es para los adultos mayores que están completamente sanos y para los que han experimentado una enfermedad que los ha dejado con poca movilidad en algunas partes del cuerpo o en su totalidad.

Los terapeutas especializados en la fisioterapia geriátrica le indicarán a usted que ejercicios deberá de hacer, no es lo mismo que inscribirse a una clase de gimnasia, es mucho más personalizado y seguro. Ya que nuestro cuerpo cambia, no es el mismo de hace 30 años. Y muchas veces los programas de ejercicios en los gimnasios no están enfocados en personas mayores de 60 años (algo lamentable, que estamos seguros que poco a poco irá cambiando).

Los fisioterapeutas buscarán que usted o su familiar con cierta dependencia física:

1. Mantengan la máxima movilidad articular
2. Mantengan o restauren la independencia en las actividades básicas de la vida diaria.
3. Mantengan o incrementen la fuerza muscular
4. Logren un buen patrón de marcha y equilibro.

Además un fisioterapeuta geriátrico valorará su postura, le preguntará sobre su historial de caídas y sobre todo ayudará a obtener la confianza que requiere para seguir en movimiento.

En Mayores de hoy le hemos recomendado el inscribirse a ciertos ejercicios como la natación, el pilates y las artes marciales. Pero creemos que es de gran importancia que busque a un fisioterapeuta especializado en adultos mayores para que este le realice una valoración integral de su estado funcional, esto podrá ayudarle a realizar sus ejercicios habituales de una mejor manera.

 

 

 

Fuentes:

http://geriatriatfusp.blogspot.mx