Los cítricos en el Invierno

Lo natural es comer las frutas, verduras y comida de temporada. Es sano, es sencillo y es mucho más económico.

Con estos fríos, siempre es bueno ingerir una buena cantidad de vitamina C, pues esta grandiosa vitamina nos ayuda a defender a nuestro cuerpo en contra del resfriado, también es excelente para que nuestro cuerpo asimile el hierro. Y bueno, algunos diabéticos no saben que es posible comer cítricos, son dulces, pues tienen fructuosa, pero si son comestibles por las personas con diabetes.

Le mandarina, por ejemplo, es una excelente fuente de hidratación. En el invierno también hay deshidratación, así que ¿por que no comer una deliciosa mandarina mientras ve la televisión? Tiene 84% de agua. Y contiene muchos azúcares, por lo que nos dará un impulso de energía. Además tiene Vitamina A, la cual es requerida por la piel para estar sana.

Anuncios

El adulto mayor en el Mundo Parte 2

De acuerdo con el reporte de las Naciones Unidas del año 2009, la población mundial mayor de 60 años era de 680 millones de personas, representando un 11% de la población del mundo. Es cierto que todo el mundo está envejeciendo, pero sabemos que cada país tiene su propio patrón de envejecimiento y este refleja la diversidad de las diferentes culturas.

Actualmente existen 112 337 millones de mexicanos de los cuales 6,939 millones son adultos mayores de 65 años (INEGI,2010). Las estimaciones de CONAPO prevén que para el año 2034 habrá la misma cantidad de niños y viejos, y para el 2050 México tendrá 166.5 adultos mayores por cada 100 niños.

Durante los últimos años el mundo entero ha iniciado un proceso de investigación profunda sobre como el mundo se dirige hacia un envejecimiento general y que implicaciones conlleva este suceso.

El grupo de mayores de 65 años se cuadruplicará en sólo 45 años, pasando de 5.8 millones que existen actualmente, a 25.9 millones que se estiman para el 2050. Está ocurriendo una transición demográfica, pues la tasa de natalidad esta decreciendo y la de mortalidad también (Cfr. LARNA, 2010).

Para comprender mejor la problemática demográfica podemos observar la siguiente gráfica dónde tenemos la cantidad de personas clasificadas en rangos de edad:

 

Actualmente los adultos mayores de 65 años son minoría, pero podemos pronosticar, sin llegar a ser estadistas, que en los próximos años se iniciará un proceso en el cual los mayores de 65 años sean mayoría.

El mayor reto en los próximos 50 años será el cambio demográfico en el mundo entero, será inevitable generar nuevos conceptos. Un tema importante en Europa es evaluar los aspectos que permiten que los ciudadanos mayores se queden en sus ciudades de origen, esto no sólo afecta a Europa, en los próximos 25 – 30 años las consecuencias serán globales (Günther – Luckow, 2011).

De acuerdo a las conclusiones de la segunda reunión de la Red Latinoamericana de investigación sobre el envejecimiento (LARNA, por sus siglas en inglés), los adultos mayores con pérdida de movilidad suelen tener problemas en su estado de ánimo, tendencia a la depresión y a la ansiedad, entre otros. Con estas aseveraciones podemos llegar a pensar que si no hacemos algo para mejorar la calidad de vida los adultos mayores en su vida cotidiana, la sociedad del futuro no tendrá futuro alguno, pues emocionalmente pudiera ser autodestructiva.

Debemos de recalcar que uno de los factores que genera una perdida de funcionalidad motriz es el entorno que rodea al individuo, y esto nos dice que la sociedad y el entorno son los responsables sociales de re-integrar al adulto mayor, el cual sufre de discapacidad por el medio en el que vive (Norman,2006; Hierrezuelo, 2011).

 

Porcentaje de población mayor de 60 años en el 2050.De la Segunda Reunión: LARNA realizada en el Instituto de Investigaciones Sociales, UNAM. Sarah Harper, Oxford Institute of Ageing

Se prevé que en el 2030 1 de 6.3 personas en Latinoamérica será mayor de 60 años y a parte de estas personas, existirá un gran número de gente con discapacidad y gente mayor de 80 años (Harper, 2010).

Actualmente según la Latin American Research Network (LARNA) la población a iniciado un envejecimiento global, y este envejecimiento se da por dos factores clave: Aumento en esperanza de vida y Caída de fertilidad (Cfr. LARNA,2010).

La esperanza de vida en México de acuerdo la ONU es de 73.8 años para los hombres y de 78.7 años para las mujeres, en lo que se refiere a otros países como los Estados Unidos de Norte América la esperanza de vida en hombres es de 76.9 años y en mujeres es de 81.4 años (Cfr. ONU, 2010).

Actualmente el país con mayor esperanza de vida es Japón con 79 años para los hombres y 86.2 años para las mujeres. El país con menor esperanza de vida actualmente es Zimbawe con 43.4 años para los hombres y 44.3 para las mujeres (Cfr. ONU,2010).

El envejecimiento de la población depende la fertilidad de la misma, si no contamos con la infraestructura necesaria, tendremos un gran problema (Cfr.Leeson,2010).

El adulto mayor en el Mundo Parte 1

Las Naciones Unidas considera anciano a toda persona mayor de 65 años (países desarrollados) y de 60 años (países en vías de desarrollo).Las personas de 60 a 74 años son de edad avanzada, de 75 a 90 años son ancianas y mayores de 90 años son grandes viejos (ONU, 2005).

Estas definiciones se contraponen con la de varios autores como David Cravit, quien en su libro “The New Old” (“Los nuevos viejos”) nos dice que no se puede dar una definición exacta de a que edad el ser humano llega a ser reconocido socialmente como adulto mayor (Cfr. Cravit,2008). El Dr. Ernesto Lammoglia nos deja claro, en su libro “Ancianidad, ¿camino sin retorno?”, que un adulto mayor no puede definirse simplemente por rebasar un límite de edad, pues de hecho los cambios fisiológicos, psicológicos y emocionales cambian de persona a persona (Cfr. Lammoglia, 2011).

La vejez trae transformaciones personales, de las condiciones físicas, de la independencia económica y funcional, la modificación de roles dentro de la familia, la participación en el mercado laboral, el uso del tiempo libre, la autopercepción, la percepción que los demás tienen de nosotros, etcétera (Cfr.Villa y Rivadeneira, 1999).

De acuerdo a Antonio Corral Iñígo en su libro llamado “De la lógica del adolescente a la lógica del adulto” se puede decir que el desarrollo cognitivo de cada adulto mayor es diferente, puesto que depende del contexto en el cual su vida se desarrolló (Cfr. Iñígo, 1998).

Así también es importante destacar que aunque se pierdan determinadas capacidades, otras, en cambio, mejoran, haciendo que adulto gane en competencia adaptativa. Es decir, se producen pérdidas en las medidas de las habilidades físicas y cognitivas, pero se producen mejoras en el conocimiento del propio trabajo y en la realización del mismo (Cfr. Iñígo,1998).

El término adulto mayor tiene una denotación brindada por la misma sociedad, es una definición social. Cabe mencionar que actualmente parte de la población mundial tiene un envejecimiento notorio a partir de los 80 años de edad, eso hace pensar que el término de adulto mayor podría incluso, en unos años, referirse a personas aún mayores de 70 o 75 años.

Retomando algunas ideologías de San Agustín, la vejez era un estado de retiro y senectud, en la modernidad es vista como una enfermedad. En la época del renacimiento, los ancianos eran rechazados, puesto que representaban todo aquello que quisieron suprimir (Maturana, 2010). En la Edad Media el anciano era segregado, existió la “Regla del Maestro”, que era un conjunto de reglas monásticas del siglo IX, dónde se desplaza a los ancianos a labores de portero o pequeños trabajos manuales.

Sabemos que para los griegos el anciano era visto como una autoridad, aunque también existió una dualidad en esta visión. Vitrubio hablaba de la casa de Creso, destinada por los sardianos para los habitantes de de la ciudad que tenían edad avanzada; en esta casa era un privilegio vivir, era una comunidad de ancianos a los que se les llamaba Gerusía.

Respecto a los hebreos, podemos analizar su visión si observamos el antiguo testamento, dónde encontraremos que para ellos los ancianos son el ejemplo de fortaleza y sabiduría, podemos observar el alto valor que se les daba en las lecturas dónde se habla de Abraham, Moises, Jacob, entre otros. De hecho para los hebreos Dios es representado por la figura de un hombre anciano. Además de esto el Sanedrín de Israel estaba integrado por 71 ancianos.

En la antigua cultura egipcia, la palabra anciano significaba sabiduría , el derecho romano le concedía gran autoridad al anciano en la figura de pater familia (Lammoglia, 2011).