abuelos

Photo by cottonbro on Pexels.com

Llegar a la vejez implica sobrellevar una serie de procesos vitales que muchas personas no pueden enfrentar. Además de eventos que requieren una reconfiguración de la vida, como por ejemplo: El síndrome de nido vacío (la partida de los hijos), la abuelidad en la que se recupera una posibilidad de vínculo afectivo intenso y se ve como un logro, la prolongación de la vida de los padres, la personalización de la muerte y la monitorización del cuerpo (Iacub, 2011:96-103) son estos eventos que exigen del ser humano un esfuerzo reflexivo y capacidad de adaptación.

El término abuelidad proviene de un neologismo creado en 1977 por la doctora argentina Paulina Redler para dar cuenta de la organización que incluyera, en la estructuración psíquica individual y familiar, la figura del abuelo […] El rol de la abuelidad se vincula con la transmisión del conocimiento generacional del pasado y de los orígenes, a la vez que, al mantener una relación con los nietos menos tensada por las relaciones de autoridad que éstos mantienen con sus padres, los abuelos se hallan en excelentes condiciones para atender a sus nietos ante la ausencia de los padres (Biagini, Hugo, 2017)

En la vejez surge el proceso de revisión de vida, que tiene como herramientas a la nostalgia y a la reminiscencia, entendiendo que la nostalgia tiene tintes de tristeza, mientras que la reminiscencia es más positiva (Salvarezza, 1998 citado en Iacub, 2011:174) en este proceso el individuo es capaz de definirse o redefinirse introspectivamente (Iacub, 2011:173).

Fuentes:

Biagini, Hugo E. 2017. Abuelidad [En línea]. Disponible: http:// http://www.cecies.org/articulo.asp?id=246.

Iacub, R. 2011. Identidad y envejecimiento, Buenos Aires, Paidós.

Anuncios
Photo by alexandre saraiva carniato on Pexels.com

Pudiera parecer que ya no nos dan nada, ahí sentados sin decir nada. Muchos mayores con dependencia parecieran (para algunos) no dar algo más que trabajos y cansancios. No lo veo así. Los mayores con dependencia nos dan retos y creo que nos tocan el alma en muchas formas. Nos ayudan a darnos cuenta de lo importante que tiene la vida, a valorar la salud que se tiene y en sí a valorar los días que tenemos por venir y los que pasaron ya. Los mayores de hoy que están en cama, que requieren ayuda nos dan oportunidades para ser mejores seres humanos, nos brindan reflexiones [fuertes] que, posiblemente, no desemboquen en un producto interno bruto alto o en muchos recursos económicos que el estado requiere para funcionar, nos dan reflexiones profundas que van más allá del sistema económico y político.

Mirando a mi abuelo, mientras cargaba a mi bebé, pensaba en la vida. Reafirmando pensamientos como: Es necesario que al inicio y al final de nuestra vida se nos de la misma importancia como seres humanos. Yo cambio el pañal de mi bebé cada que lo ensucia, por que la amo, por qué la quiero sana y feliz, la ejercito y estimulo cada que puedo durante todo el día y busco brindarle confort cada momento. Pienso mucho en su bienestar. Así debiera de ser el trato a los mayores con dependencia. Sé que no es lo mismo, mi madre suele decir “es una vela que se va apagando” (en referencia a la gente mayor que se encuentra ya en un estado de dependencia total), yo creo que las velas que se consumen tienen cierto romanticismo, ver como “titilan” hasta el final suele ser algo hipnótico. Mirar a la vejez de esta manera pudiera cambiar la forma en cómo se cuidan a las personas mayores con dependencia.

Por lo pronto agradezco a mis tías que cuidan diariamente a mi abuelo, miro como se cumplen las proyecciones de envejecimiento poblacional, teniendo tías mayores de 60 años cuidando a un casí centenario… miro y pienso que necesitamos cambiar muchas cosas en nuestra forma de vida, desde lo que consumimos, lo que construimos, como trabajamos… etcétera.Recién mi tía me contaba los problemas para realizar trámites legales con respecto a mi abuelo, tuvo que llevarlo a poner su huella dactilar en un documento. Mi abuelo pesa mucho (solía medir más de 1,85 cm) ahora usa silla de ruedas y grúa para trasladarse, solamente abre sus ojos, pero ya casí no habla…. ¡firmando un documento en una oficina del gobierno! Hay mucho que cambiar….mucho que de v e r d a d transformar.

Hablar de las residencias para personas mayores en España, es todo un gran tema, muy controversial y con realidades crueles que debieran de dar vergüenza a la humanidad. Son en extremo caras y muchas de ellas con acuse de negligencia, una realidad que tristemente no solo se ve en España, sino en otras latitudes.

Las historias de angustia económica son frecuentes en las residencias de ancianos de Madrid. Es un sentimiento que consume a muchos internos que se sienten una carga.

Pagar la residencia es un sacrificio económico que muchos familiares hacen con tal de que su ser querido tenga el mejor trato al final de sus días, a veces desembolsando cantidades por encima de sus posibilidades.

Carmen Ordóñez, una periodista de 63 años, cuenta que ella y sus hermanos buscaron una residencia excelente para su madre, Amparo, enferma de alzhéimer y párkinson. Pronto se dieron cuenta de que en un sector plagado de quejas por mala atención, solo tendrían lo que buscaban pagando un precio “cinco estrellas”.

Durante 12 años, Amparo vivió en la residencia Ballesol Príncipe de Vergara, que muestra cinco estrellas en su logotipo. Sus familiares pagaron los 4.000 euros de mensualidad por una habitación individual más el coste añadido de una cuidadora particular, unos 1.000 euros más. Ordóñez calcula que les costó medio millón de euros, que financiaron con la venta de la vivienda familiar en Madrid y otra en la sierra.

EL PAIS

 

Un estudio todavía por publicar del Sindicato de Enfermería (SATSE) concluye que en España hay 0,06 enfermeras por cada cama de residencia de mayores –privadas y públicas–, lo que se traduce en una media de 109 pacientes a cargo de cada profesional. En Madrid esa ratio trepa a 261; en Castilla y León a 225 y en Extremadura a 204.

EL DIARIO

En redes sociales han circulado una serie de denuncias en relación con malos tratos a los residentes. Ahora, hace unos días en el programa de televisión “España tiene talento” un mayor de hoy realizó un excelente performance sobre esta situación, trayendo esta problemática al mundo de la viralización en la web, algo de aplaudir.

 

Fuentes:

https://elpais.com/ccaa/2019/09/12/madrid/1568299644_606923.html

https://www.eldiario.es/sociedad/condiciones-laborales-residencias-ancianos-enfermeria_0_944206281.html