accesibilidad

En el Reino Unido, el gobierno acaba de anunciar la construcción de 10 nuevas ciudades diseñadas para abordar los problemas de envejecimiento y salud, como la obesidad. Además de fomentar estilos de vida más activos, los diseños podrían incluir pavimentos más anchos, pocos peligros de tropiezos y letreros LCD en movimiento, haciendo que las calles sean más fáciles de navegar para las personas con demencia y otras afecciones relacionadas con la edad. La organización benéfica Living Streets, con sede en Londres, también ha estado trabajando junto con las comunidades que realizan auditorías en las calles con residentes de mayor edad para ver qué mejoras se pueden realizar, así como para hacer campañas a nivel estratégico para influir en los cambios legislativos y de infraestructura positivos.

Es probable que las ciudades que han abordado la accesibilidad estén por delante en lo que respecta a la edad. En los últimos años se han realizado esfuerzos para hacer que las ciudades sean más accesibles para los residentes y visitantes discapacitados y adultos mayores.

Berlín apunta a una accesibilidad del 100% para 2020. Las autoridades de la ciudad están trabajando para ampliar los pavimentos, brindar orientación táctil en los cruces de carreteras y facilitar el acceso a los tranvías y autobuses. Este año, Milán ganó la Comisión Europea por su alto nivel de diseño de edificios y acceso al transporte.

 

[…]

Leé más en :

Origen: Cómo adaptar el diseño de la ciudad a las poblaciones mayores | CENIE

Anuncios

Observando a los alumnos, pienso en lo que ha hecho que sean “exitosos” en un proyecto de diseño sostenible enfocado en personas mayores. Los alumnos que tienen un mayor avance son quienes tienen mayor apertura al tema, quienes abrieron los oídos y la perspectiva, dejando de pensar en las soluciones ordinarias que se le otorgan a los “problemas” de las personas envejecidas.

business money innovation icon

Photo by Pixabay on Pexels.com

Quienes siguen “atorados” son los que no se acercaron a la vida cotidiana de las personas mayores, quienes no hicieron su tarea (de manera literal), tarea que involucraba interactuar con la persona mayor. Son los que siguen hablando de cuestiones de accesibilidad y se han quedado relegados en sus proyectos pensando que la gente mayor solo necesita accesibilidad. Ya hemos dicho aquí, que ¡por supuesto que las rampas y los barandales son importantes!, pero no lo son todo. Es como reducir al ser humano a solo un ser biológico y funcional.

La accesibilidad es parte fundamental del diseño universal, del diseño incluyente. Y sabemos que el diseño inclusivo es, en cierta forma, hijo del diseño sostenible, por que la sostenibilidad no puede alcanzarse aislado a la gente.  Así pues, el diseño sostenible tiene como pilar a la inclusión.  Pero esta inclusión se da de una manera más profunda (en relación con la que usualmente se piensa) con la ayuda del diseño optimo del ambiente y del producto. Esa manera “óptima” incluye aspecto psicológicos, sociales y emocionales de la gente mayor. Inicia con una rampa, pero la rampa conduce a un mundo incluyente ¿Para qué quiero una rampa que me lleve a un sitio en dónde no tendré un lugar?

adult beanie crisis despair

Photo by Pixabay on Pexels.com

El gerontodiseño está cercano al diseño inclusivo, no puede existir sin este. Pero toma como centro al ser humano mayor, a sus necesidades y su forma de vida, promoviendo un desarrollo humano a lo largo de su vejez. Promueve la reflexión personal, soporta los duelos y los cambios, da a la gente mayor libertad de elección, piensa en su sexualidad, en sus gustos personales, sus usos y costumbres. No es una invención salida de la nada. Sale de la investigación vivencial y documental enfocada en la persona.

Ha sido un obstáculo enorme la manera de pensar que muchos jóvenes tienen sobre la vejez. Para enseñar como diseñar para gente mayor es entonces necesario PRIMERO cambiar la perspectiva que la gente joven tiene sobre ser viejo o mayor. Eliminar la discriminación por edad (Ageism) y para eliminar este tipo de discriminación debe de iniciarse con reconocer su existencia, tanto en nuestro lenguaje cotidiano  y pensamientos relacionados con lo que es envejecer y ser una persona mayor. Hay mucho trabajo por hacer, por suerte organizaciones internacionales como HelpAge y campañas globales como #AgeingEqual están trabajando para hacer conciencia sobre el tema. Pero desde cada uno de nuestros sitios, desde cada núcleo familiar hay que trabajar con la misma determinación, para eliminar esta y otras barreras que nos impiden ver al proceso del envejecimiento humano y la vejez con otras miradas, muy lejanas a las actuales.