ACP

Margaret P. Calkins obtuvo su licenciatura en Kenyon College en psicología. En Kenyon, un curso de psicología de la estética despertó su interés por diseñar entornos. Tomó cursos en la Escuela de Graduados de Diseño de Harvard. 

La Dra. Margaret P.Calkins es presidente de IDEAS: Diseños innovadores en entornos para una sociedad que envejece, una firma de consultoría dedicada a explorar el potencial terapéutico del medio ambiente, social y organizacional, así como físico, particularmente en lo que se refiere a adultos mayores frágiles y discapacitados. También es Presidenta de la Junta del Instituto IDEAS, que se centra en la investigación y la educación en la misma área. Miembro de varias organizaciones y paneles nacionales que se enfocan en temas de atención para adultos mayores con deterioro cognitivo.

 

  1. Crear un sentido de comunidad dentro del entorno de atención.

    La comunidad de atención incluye a la persona que recibe la atención, su familia y otros socios de atención elegidos, y los proveedores de atención profesional. El entorno debe apoyar la construcción de relaciones con los demás como resultado de compartir actitudes, intereses y objetivos comunes de las personas que viven con demencia, sus cuidadores y otros proveedores de atención.

    pexels-photo-209728.jpeg

    Photo by Pixabay on Pexels.com

  2. Mejore la comodidad y la dignidad de todos en la comunidad de cuidados.

    Es importante que los miembros de la comunidad de atención puedan vivir y trabajar en un estado de comodidad física y mental sin dolor ni restricción. Los entornos están diseñados para mantener la continuidad de uno mismo y la identidad a través de espacios familiares que apoyan la orientación al lugar, el tiempo y la actividad.

    photo of an old woman

    Photo by Victor L. on Pexels.com

  3. Apoye la cortesía, la preocupación y la seguridad dentro de la comunidad de atención.

    Los miembros de la comunidad de atención deben mostrar cortesía y respeto en sus actitudes y comportamientos mutuos. Hacerlo incluye crear un entorno de apoyo que no imponga restricciones innecesarias a las personas y las ayude a sentirse cómodas y seguras, al tiempo que garantiza su seguridad. El entorno compensa los cambios físicos y cognitivos maximizando las habilidades restantes y apoyando las actividades de cuidado.

    white and gray floral chair

    Photo by Madison Inouye on Pexels.com

  4. Brindar oportunidades de elección para todas las personas en la comunidad de atención.

    La cultura de la comunidad asistencial respalda una variedad de oportunidades para que todas las personas tomen decisiones sobre su vida personal y profesional, así como sobre su salud y bienestar. El entorno puede proporcionar oportunidades para la autoexpresión y la autodeterminación, reforzando el derecho continuo del individuo a tomar decisiones por sí mismo.

    man wearing blue hurley shirt

    Photo by Thgusstavo Santana on Pexels.com

  5. Ofrecer oportunidades de compromiso significativo a los miembros de la comunidad de atención.

    Las relaciones se basan en conocer a la persona, que se basa en hacer cosas juntas. Un entorno que brinda oportunidades múltiples y de fácil acceso para participar en actividades con otros respalda un conocimiento más profundo y el desarrollo o mantenimiento de relaciones significativas.

    grayscale photography of two laughing women

    Photo by Willian Oliveira on Pexels.com

Fuentes:

Margaret P Calkins, De la investigación a la aplicación: entornos de apoyo y terapéuticos para personas que viven con demencia, The Gerontologist , Volume 58, Issue suppl_1, febrero de 2018, páginas S114 – S128, https://doi.org/10.1093/geront/gnx146

https://www.kent.edu/research/margaret-calkins

https://www.commonwealthfund.org/person/margaret-p-calkins

De acuerdo con una revisión de literatura científica enfocada en la atención centrada en la persona con demencia, realizada por  los investigadores: Sam Fazio, PhD, Douglas Pace, CNSJanice Flinner, MS y  Beth Kallmyer, MSW , publicada en el Journal “The Gerontologist” en 2018 se plantean las siguientes recomendaciones:

 

  1. Conozca a la persona que vive con demencia.

    El individuo que vive con demencia es más que un diagnóstico. Es importante conocer a la persona única y completa, incluidos sus valores, creencias, intereses, habilidades, gustos y disgustos, tanto pasados ​​como presentes. Esta información debe informar cada interacción y experiencia.

    portrait photo of elderly man leaning chin on his hand palm

    Photo by Andre Moura on Pexels.com

  2. Reconocer y aceptar la realidad de la persona.

    Es importante ver el mundo desde la perspectiva del individuo que vive con demencia. Al hacerlo, se reconoce el comportamiento como una forma de comunicación, promoviendo así una comunicación efectiva y empática que valida los sentimientos y se conecta con el individuo en su realidad.

    man and woman smiling

    Photo by rawpixel.com on Pexels.com

  3. Identifique y apoye las oportunidades continuas para un compromiso significativo.

    Cada experiencia e interacción puede verse como una oportunidad de compromiso. El compromiso debe ser significativo y útil para la persona que vive con demencia. Debe apoyar los intereses y preferencias, permitir la elección y el éxito, y reconocer que incluso cuando la demencia es más severa, la persona puede experimentar alegría, comodidad y significado en la vida.

    grayscale photo of laughing old man

    Photo by Flickr on Pexels.com

  4. Construir y cultivar relaciones auténticas y afectuosas.

    Las personas que viven con demencia deben formar parte de relaciones que los traten con dignidad y respeto, y donde su individualidad siempre esté respaldada. Este tipo de relación afectiva se trata de estar presente y concentrarse en la interacción, más que en la tarea. Se trata de “hacer con” en lugar de “hacer para”, como parte de una relación de apoyo y beneficio mutuo.

    aged black and white cane elderly

    Photo by Pixabay on Pexels.com

  5. Crear y mantener una comunidad de apoyo para individuos, familias y personal.

    Una comunidad de apoyo permite la comodidad y crea oportunidades para el éxito. Es una comunidad que valora a cada persona y respeta las diferencias individuales, celebra los logros y las ocasiones, y proporciona acceso y oportunidades para la autonomía, el compromiso y las experiencias compartidas.

    grayscale photo of people raising hands

    Photo by Luis Quintero on Pexels.com

  6. Evaluar las prácticas de cuidado regularmente y hacer los cambios apropiados.

    Hay varias herramientas disponibles para evaluar las prácticas de atención centradas en la persona para las personas que viven con demencia. Es importante evaluar regularmente las prácticas y modelos, compartir hallazgos y realizar cambios en las interacciones, programas y prácticas según sea necesario.

man person people old

Photo by Pixabay on Pexels.com

Fuente:

Sam Fazio, Douglas Pace, Janice Flinner, Beth Kallmyer, The Fundamentals of Person-Centered Care for Individuals With Dementia, The Gerontologist, Volume 58, Issue suppl_1, February 2018, Pages S10–S19, https://doi.org/10.1093/geront/gnx122

adulto mayor en México

The clothing regimes in nursing homes standardize modes of dress with polyester easycare fabrics that require no ironing, trousers that are permanently fastened to prevent exposure, and dresses or overalls that open at the back for ease of toileting (Kontos y Martin,293:2013)

Así es, como dijeron hace 5 años atrás las investigadoras Pia Kontos y Wendy Martin, la ropa que se utiliza en las residencias geriátricas, estandariza la manera de vestir de las personas mayores con dependencia, pues es usualmente ropa que no requiere plancharse y que se puede quitar rápido para ir al WC. Y entonces nos ponemos a pensar…por un lado está el cuidador, quien necesita que las personas a quien cuida le “ayuden” con el uso de vestimenta fácil de quitar y de poner, por que cuidar a una persona mayor con dependencia, no es nada sencillo.

Recuerdo a mi madre, poniéndole la ropa a mi abuela, tardaba mucho tiempo, más de 30 minutos…más. Y bueno, claro que es importante la facilidad. Pero ¿que pasa con la identidad? ¿Qué pasa con lo que la persona mayor con dependencia siente?…

Es un tema que ha sido abordado desde la investigación académica, por ejemplo Julia Twigg, quien con Christina Buse han escrito mucho al respecto:

[…]Clothing can similarly be used to maintain
a material and visual record of the person, and inform care practice […] (Buse y Twigg, 2015)
 Así que la ropa, esa que muchas veces estorba y nos da dolores de cabeza, es más importante de lo que se suele creer. La ropa, dicho por las investigadores del Reino Unido, puede usarse para mantener el record visual de la persona e informar al cuidador.
El diseño de ropa para personas mayores con dependencia, inicia con la funcionalidad, pero no termina ahí… es necesario un diseño centrado en la persona. Aquí un ejemplo de estudiantes de la Universidad de Kent:
Volviendo a la imagen del principio del escrito… ¿Qué pasa con las personas mayores en Latinoamérica? ¿¿¿¿¿Decirle a una mujer mayor mexicana, que siempre ha usado un rebozo, que se lo quite ?????? Hay mucho que meditar y comprender, mediar y solucionar. Ver a estos objetos como herramientas de trabajo, como apoyos, verlos como parte de la identidad de la persona y no como algo que debemos de eliminar, creo que por ahí debemos de empezar y pueden crearse algunas soluciones como la del ejemplo de la Universidad de Kent.

Fuentes citadas:

Buse, C. y Twigg, J. 2015. Materialising memories: exploring the stories of people with dementia through dress.En: Ageing and Society . DOI: 10.1017/S0144686X15000185

Kontos, Pia y Martin, Wendy. 2013. Embodiment and dementia: Exploring critical narratives of selfhood, surveillance, and dementia care. En: Dementia 12(3). DOI: 10.1177/1471301213479787