Anuncios
Tag Archive | adultos mayores

4 Beneficios de las nueces para los adultos 

Pine Nuts Nut Protein

Si existe una píldora anti-envejecimiento milagrosa, lo más probable es que esté dentro de una cáscara.

Las nueces, bien sean almendras, nueces de Brasil, pistachos o cacahuates , han demostrado una y otra vez que son claves para prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas, promover la longevidad y, según un nuevo estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, tienen un efecto en la inflamación, uno de los factores más relevantes del envejecimiento.

“Las nueces son ricas en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, fibra, vitaminas y minerales que tienen un efecto sinérgico para reducir la inflamación y sus efectos en el cuerpo”, dice la co-autora del estudio, Ying Bao, profesora asistente de medicina de la Harvard Medical School.

Su investigación publicada en The New England Journal of Medicine, encontró que las personas que comían frutos secos siete o más veces por semana, tenían 20 por ciento menos riesgo de morir.

Por lo tanto, acá se presentan varias formas en que las nueces pueden ayudarte a envejecer con gracia y a tener una vida lo más larga y saludable posible:

1. Ideales para tener un corazón más sano

“Basado en nuestra investigación, el mayor beneficio del consumo de frutos secos es en la reducción de las enfermedades del corazón”, dice Bao.

De hecho, cuando ella y sus colegas rastrearon datos de 119.000 hombres y mujeres, aquellos que comían una porción de nueces cada día tenían 29 por ciento menos probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca.

“Esto es particularmente importante para los adultos mayores, ya que las enfermedades del corazón matan a más personas que cualquier otra enfermedad, y el envejecimiento es un importante factor de riesgo para las enfermedades cardiacas”, dice Bao.

Aparte de sus ácidos grasos saludables, los frutos secos son ricos en esteroles vegetales, fibra y cobre, todos los cuales se han relacionado con niveles reducidos de colesterol y presión arterial. La American Heart Association recomienda comer cuatro porciones de nueces sin sal por semana para la salud cardiovascular.

2.  Mantienen la mente afilada

La inflamación contra la cual luchan las nueces es una de las propiedades claves para prevenir el deterioro cognitivo y la demencia en la vejez. Por ejemplo, el estudio del Instituto de Investigación Médica de Huntington demuestra que en los pacientes con enfermedad de Alzheimer, los niveles de inflamación son más altos, en parte debido a niveles más bajos de ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

Las nueces, sin embargo, son ricas en omega-3 y ácido docosahexaenoico, o DHA, un tipo de omega-3 que es un compuesto estructural primario en el cerebro humano.

DHA es la fuente de moléculas que disminuyen la inflamación y ayudan a reparar el daño de los radicales libres de los tejidos. Además, los ácidos grasos monoinsaturados de los frutos secos también controlan la forma en que las proteínas tóxicas se eliminan del cerebro.

Una fuente dietética de ácidos grasos omega-3 y ácidos grasos monoinsaturados, puede reponer lo que se pierde en el cerebro y mejorar la capacidad del mismo para eliminar péptidos tóxicos.

En un estudio de 2015 de Medicina Interna de adultos mayores, aquellos que siguieron una dieta mediterránea complementada con nueces a lo largo de seis años, disfrutaron de una mejor función cognitiva que aquellos que comieron una dieta sin nueces.

3. Previene el aumento de peso relacionado con la edad

Las nueces son ricas en grasas y calorías. Pero los estudios muestran que aun así ayudan a las personas a perder, no a ganar, el peso a través de los años.

En un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard, las mujeres de mediana edad que comían frutos secos al menos dos veces por semana, tenían un 27 por ciento menos de probabilidades de ser obesas durante el período de estudio de ocho años.

Una vez más, la capacidad de las nueces para combatir la inflamación desempeña un papel en la prevención del aumento de peso relacionado con la edad. Y mientras que son ricas en calorías, la fibra y proteína ayudan en la saciedad para hacer del control del peso algo más fácil.

4. Prevenir y controlar la diabetes tipo 2

Los frutos secos disminuyen los niveles de glucosa en la sangre e insulina, lo que ayuda a prevenir y controlar la diabetes tipo 2.

La investigación publicada en Diabetes Care demuestra que comer regularmente pistachos mejora la salud metabólica en personas con prediabetes. La investigación de Bao refleja que las personas que constantemente comen cualquier tipo de nuez de árbol, pueden tener hasta un 20 por ciento menos probabilidades de morir de diabetes.

Para prevenir los picos de azúcar en la sangre y la insulina que se asocian con el desarrollo de la diabetes tipo 2, es útil integrar los frutos secos en las comidas altas en carbohidratos.

(Fuente: https://nutricionsinmas.com/los-9-frutos-secos-mas-saludables/comment-page-1/)

Anuncios

Conviene repensar como vivir mejor la vejez – Ricardo Iacub

Les compartimos parte del escrito del Dr. Ricardo Iacub, que nos ha llegado en la Newsletter número 7 de LARNA (LATIN AMERICAN RESEARCH NETWORK ON AGEING)

No cabe duda de que el envejecimiento poblacional actual plantea tensiones sociales novedosas […] Pero hablar de la edad de las jubilaciones nos remite a otras dificultades que deberíamos tener en cuenta, como la empleabilidad. Si estamos en sociedades donde no abunda el trabajo y a la gente mayor de 50 le cuesta hallarlo, deberíamos ser juiciosos a la hora de pensar la edad jubilatoria, ya que extenderla podría complejizar más la búsqueda. Pero más aún, venimos padeciendo políticas en las que cuando no hay trabajo es preferible jubilar, pero luego cuando los costos de los haberes son altos se habla de elevar la edad.

[…] Deberíamos poder imaginar qué queremos del envejecimiento y planificar esta etapa teniendo en cuenta sus particularidades, así como los cálculos económicos que ello genera. Pero resulta necesario valorizar las posibilidades de una etapa donde lo productivo o lo valioso no necesariamente pasen por su rendimiento económico sino por su rendimiento humano.

jubilacion

… mucho que repensar, replantear y sobre todo exigir.

 

¿Cuales son los factores de riesgo para padecer demencia?

Es necesario hacer hincapié en que la demencia no puede prevenirse como tal, pero si se puede disminuir la probabilidad de padecerla. Lo primero es informarse y con esta finalidad es que les coloco este breve artículo bien fundamentado.

Existen más de 70 causas que ocasionan la presencia de un síndrome demencia (Villalpando, 2006). La prevención en demencias, debe estar dirigida a disminuir factores ambientales y con ello demorar la aparición de los síntomas (Llibre–Rodríguez y Gutiérrez, 2014)

Evidencias epidemiológicas, biológicas y sociales apoyan la hipótesis de que los factores de riesgo operan durante toda la vida (gestación, infancia, adolescencia, la vida adulta temprana y tardía) y actúan de forma independiente, acumulativa e interactiva para causar la enfermedad (Kuh, 2003).

Algunos factores de riesgo son:

  • Malnutrición fetal, bajo peso al nacer, no lactancia materna (Llibre–Rodríguez y Gutiérrez, 2014).
  • Enfermedades cardiovasculares (León et al., 2013, Llibre–Rodríguez y Gutiérrez, 2014)
  • Bajo nivel educacional, puesto que la educación incrementa la reserva cognitiva y ofrece una potenciación a largo plazo e induce neuroprotección (Villalpando, 2006, Hughes y Ganguli, 2009, León et al., 2013, Han y Han, 2014). Se ha encontrado que a mayor nivel educativo más resistente es el cerebro ante la demencia, esto significa que la demencia puede presentarse en una persona con un nivel educativo mayor pero los síntomas serán diferentes y la enfermedad más lenta, pudiendo ser por los caminos que se han trazado entre las conexiones neuronales, pero este nivel educativo se refiere al haber recibido bastante educación hasta los 12 años de edad, pero es de ayuda estudiar incluso en la vejez (Vickers, 2015).
  • Menor participación en actividades cognitivas (León et al., 2013).
  • Poca actividad física, sedentarismo (León et al., 2013, Han y Han, 2014)
  • Diabetes Mellitus (Lee et al., 2010, Reitz  et al., 2011, Aguilar-Salinas, 2013, León et al., 2013, Salinas et al., 2013, Arjona et al., 2014) .
  • Hipertensión (Lee et al., 2010, Reitz  et al., 2011, Aguilar-Salinas, 2013).
  • Hipercolesterolemia, enfermedad cardiaca isquémica, síndrome metabólico (Villalpando, 2006, Lee et al., 2010, Reitz  et al., 2011).
  • La obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes y el síndrome metabólico en la edad media de la vida, contribuyen a una proporción significativa de los casos de demencia y EA (Enfermedad de Alzheimer) por diversos mecanismos, que incluyen: el daño vascular, producción por el tejido adiposo de sustancias que son importantes en el metabolismo (adipocinas), la inflamación (citocinas), la resistencia periférica a la insulina y la hiperinsulinemia (Llibre–Rodríguez y Gutiérrez, 2014).
  • Ictus, ya que lesiona directamente las regiones cerebrales relacionadas con la función cognitiva, el tálamo y las proyecciones tálamo-corticales. Por otra parte, incrementa el depósito de la proteína beta amiloide (􏰏 A), que conduce al deterioro cognitivo. El ictus en su fase aguda, induce una respuesta inflamatoria (Llibre–Rodríguez y Gutiérrez, 2014).
  • Depresión (Ownby et al., 2011), pues existe prevalencia global de trastornos depresivos de 27,41%, de los cuales 44,41% corresponden a sujetos con demencia de tipo vascular, 32,48% a otros tipos de demencia no especificada y 18,53% a Enfermedad de Alzheimer (Pineda et al., 2014) .
  • Factores genéticos: En demencia tipo Alzheimer temprana se presentan mutaciones puntuales en la proteína precursora del amiloide (APP, cromosoma 21), en la presenilina 1 (PS1, cromosoma 14) y en la presenilina 2 (PS2, cromosoma 1)  y en el Alzheimer, no familiar o esporádico, que constituye el 95 % de los casos, el gen de la apolipoproteina E􏰐4 (Apo E, es una proteína que interviene en el transporte de lípidos y desempeña un papel importante en el cerebro) localizado en el cromosoma19, es el factor genético de riesgo más replicado desde 1993 en los diversos estudios (Villalpando, 2006, Llibre–Rodríguez y Gutiérrez, 2014, Parra et al., 2014).
  • Historia de traumatismo craneoencefálico (Villalpando, 2006). De acuerdo con el Prof. James Vickers del centro de investigación y educación sobre la demencia (Vickers, 2015) los golpes en la cabeza que se dan en deportes de contacto son un factor de riesgo.
  • Genero femenino (Villalpando, 2006).
  • Bajo IQ (Villalpando, 2006).
  • Escasos lazos sociales (Villalpando, 2006).
  • Deterioro cognitivo leve y sus sub tipos pues de acuerdo a Serrano (2013) el 27,1% de los pacientes con deterioro cognitivo leve desarrolló demencia tipo Alzheimer . El 35% de las personas con deterioro cognitivo amnésico convirtió a demencia (20% en 6 meses, 15% en 12 meses). La edad y la Jubilación son variables importantes para la conversión del deterioro cognitivo leve a demencia.
  • Exposición ocupacional al Aluminio (Exley C, 2014).
  • Mayor edad (León et al., 2013, Parra et al., 2014).
  • Tabaquismo (Parra et al., 2014).
  • Recientemente se ha hablado de 4 factores clave que podrán reducir el riesgo de padecer demencia si se atienden como tener mejor nivel educativo a edades tempranas, evitar la hipertensión, la diabetes y el hábito de fumar. Se habla de una reducción del 8.3% de la prevalencia de la demencia para el año 2050 si estos factores son tomados en cuenta a tiempo , esto si estos factores se reducen en un 10% (Norton S, 2014).

De acuerdo con el “GBD” (Global Burden of Disease o Carga global por enfermedad) realizado por el IHME (Institute of Health Metrics and Evaluation o Instituto de la Salud, métricas y evaluación) la demencia tiene un peso de carga mucho mayor que la pérdida auditiva o la fallas de visión y las fallas cardiacas (Prince et al., 2015a).

 

 

Fuentes de información:

Aguilar-Salinas, C. A. (2013). Comentarios a la ensanut 2012. Salud Pública de México, 55(2), 347-350.

Arjona, R. D., Esperón, R. I., Herrera, G. M., & Albertos, N. E. (2014). Asociación de diabetes mellitus con deterioro cognitivo en adultos mayores. Estudio basado en población. Revista Med. Instituto Seguro Social, 52(4), 416-421.

Exley C, V. T. (2014). Elevated brain aluminium and early onset alzheimer’s disease in an individual occupationally exposed to aluminium: A case report. J Med Case Rep, 8(41). doi:10.1186/1752-1947-8-41.

Han, J. Y., & Han, S. H. (2014). Primary prevention of alzheimer’s disease: Is it an attainable goal? Rev Neuroscience 29(1), 886-892.

Hughes, T., & Ganguli, M. (2009). Modificable midlife risk factors for late-life cognitive impairment and dementia. Curr Pyschiatry Rev, 5(2), 7392.

Kuh, D., Ben-Sholomo, Y.,Lynch,J., Hallqvist, J. y Power, C. (2003). Life course epidemiology. J. Epidemiol Comm Health PubMed, 57(14573579), 778-783.

Lee, Y., Back, J. H., & Kim, J. (2010). Systematic review of health behavioural risks and cognitive health in older adults. Int Psychogeriatry, 22(17487).

León, P., Ruiz, M. L., Ramírez, J., & Sosa, A. L. (2013). Estilo de vida en los adultos mayores y su asociación con demencia. Gaceta Médica de México, 149(1), 36-45.

Llibre–Rodríguez, J. J., & Gutiérrez, R. l. F. (2014). Demencias y enfermedad de alzheimer en américa latina y el caribe. Revista Cubana de salud Pública, 40(3), 378-387.

Norton S, M. F., Barnes DE, Yaffe K, Brayne C. (2014). Potential for primary prevention of alzheimer’s disease: An analysis for porpulation-based data. Lancet Neurol, 13(8), 788-794.

Ownby, R., Crocco, E., Acevedo, A., John, V., & D., L. (2011). Depression and risk for alzheimer disease: Systematic review, meta-analysis, and metaregression analysis. Arch Gen Psychiatry (63), 530-538.

Parra-Bolaños, N., Fernádez-Medina, J. M., & Martínez-Restrepo, O. A. (2014). Funciones neurobiológicas y neuropsicológicas afectadas en pacientes con enfermedad de alzheimer: Implicaciones y consecuencias en la calidad de vida. Cuadernos de Neuropsicología Panamerican Journl of Neuropshychology, 8(242-265).

Pineda, A., Rendón, J. C., Toro, E., & Gómez, J. F. (2014). Depresión de aparición tardía y su relación con la demencia vascular en el anciano. Médicas UIS Revista de los estudiantes de medicina de la Universidad Industrial de Santander 27(2), 51-58.

Prince, M., Wimo, A., Guerchet, M. A., Gemma-Claire., Wu., Y.-T., & Prina, M. (2015). The global impact of dementia. Retrieved from http://www.alz.co.uk/research/WorldAlzheimerReport2015.pdf

Reitz , C., Brayne, C., & Mayeux, R. (2011). Epidemiology of alzheimer disease. Nat. Rev. Neurol, 7(Feb 8), 137-152.

Salinas, R. M., Hiriart, M., Acosta, I., & Sosa, A. L. (2013). Diabetes mellitus y su asociación con demencia y deterioro cognitivo leve en adultos mayores mexicanos de población urbana y rural. Archivos de Neurociencias, 18(1), 1-7.

Vickers. (2015). Risk factors of dementia. Understanding Dementia (Massive Open Online Course, MOOC). Australia: University of Tasmania.

Villalpando, J. M. (2006). Demencias. Geriatría México, 371-390.

neuronas en crecimiento

la neuropediatría por una neuropediatra: problemas neurológicos de la infancia

Mercado Orgánico

La primera feria orgánica de Chile

Cine y memoria

la imagen que habla por los que hoy callan

Design Disruption Group

Just another WordPress.com site

mactikas

la tercera edad, una nueva forma de vivir.

Hablando de Nutrición

Dieta, control de peso, menús y alimentación saludable

coachingforlifemx.wordpress.com/

Aquí encontrarás información y consejos de nutrición y estilo de vida saludables

LABMEMO

Laboratório Design Memória e Emoção

Habitantes Experiencia Diseño Innovación

Diseñando el futuro de los habitantes

Drumming Out Dementia

Enhancing Life Through Music

Adriana Machado - Diseño Sensorial para Personas con Alzhéimer

Productos de estimulación sensorial para personas con Alzhéimer o demencia

FISIOTERAPIA DE LA MUJER

Un blog para reflexionar, aprender y compartir conocimientos.

KARATE y algo más ...

Un lugar para el karate deportivo, karate de dojo, arbitraje, entrenadores, atletas, historia, filosofía, técnicas , tradiciones y educación física .

Mi Estilo de Vida

Un poquito de lo que más me gusta hacer......

The Daily Think

Laura Quick's book The Quick Guide To Parenting is available to order on Amazon. A perfect gift for parents.

Mayores de Hoy

…cambiando el paradigma del envejecimiento

neurociencia neurocultura

Una fusión de saberes, la piedra rosetta entre la ciencia y las humanidades.

Diseño para la tercera edad

Proyecto del Curso ESTUDIO 4 del programa de Diseño de la Universidad de Los Andes