atención centrada en la persona

Por la Dra. María Bertha Covarrubias Manrique

El principio de autonomía es básico para la libertad, para el respeto a la persona, una persona autónoma es la que tiene la capacidad de definir sus fines, proyectos personales, y respetarlos es dar valor a las consideraciones y opciones de las personas.

Porque es importante definir y proteger el principio de autonomía, porque en aras de la protección transgredimos este derecho.

En el caso del adulto mayor mostramos una total falta de respeto a sus deseos, a la libertad de obrar de acuerdo a sus criterios, los privamos de información, así que el consentimiento informado al cual tiene derecho y no se le brinda.

El derecho a la información es la necesidad de todo ser humano de tener acceso a lo referente a su salud, al cuidado de la misma, y como adminístralo, y guardar el secreto ante terceros.

Hace años el “ beneficencia.. Paternalismo” es cuando el médico tenía el privilegio de conceder o no la información a sus pacientes, cosa que actualmente todo ser humano tiene que tener ese derecho, y en muchas ocasiones los familiares determinan cuando su familiar es competente o no para recibir esa información, violando los derechos de la persona.

Photo by Snapwire on Pexels.com

Se ha comprobado que cuando el paciente es informado adecuadamente sobre su padecimiento, manejo de dolor y complicaciones, la evolución es más satisfactoria, porque tiene un sentido y encuentra una razón a sus molestias.

Hay ocasiones 

  1. Que el paciente expresa de manera enfática que no desea ser informado del padecimiento, lo cual en dicha eventualidad, debe también respetarse, tomando en cuenta sus deseos. 
  2. Cuando hay una urgencia sanitaria, en donde no existe la posibilidad, pero pasando ese tiempo tiene derecho a ser informado.
  3. Cuando la persona no se encuentra capacitado para tomar decisiones, o no es capaz de captar la información, lo cual debe de darse al representante legal o tutor.
  4. Cuando la información afecta a terceras personas, en su derecho a la intimidad, esto debe respetarse. Este tiene una primordial problemática en herencia y genética. 

El derecho al consentimiento tiene que ser informado, cualquier manejo de la salud del adulto tiene que ser expuesto al mismo adulto para que se valore todas las opciones probables, es un derecho humano primario y fundamentado. Y al mismo tiempo puede retirar su consentimiento cuando él lo considere oportuno.

Esto tiene muchas connotaciones, sobre todo en el plano de la salud, donde hay muchas variantes y cambios de acuerdo a la persona.

Son cosas que pocas veces se informa al adulto de sus derechos y de la posibilidad de protección aun de sus familiares.

Otra modalidad que tenemos que tomar en cuenta para el cuidado del adulto es la investigación de substancias o de medicamentos no fundamentados para la supuesta cura de las enfermedades que lo aquejan. Aquí hay que tomar en cuenta la ideología de las personas y no prestarse a los supuestos fraudes de curas milagrosas.

Mucho hay que estudiar y leer para la protección de la integridad del adulto mayor, lo más importante es tomar en cuenta que es una persona y merece respeto.

DRA. MARÍA BERTHA COVARRUBIAS MANRIQUE

ANTONIANOS 1 

COL CAMPANARIO 

HERMOSILLO, SONORA, MÉXICO

CEL 6622565722

La tecnología puede ser una oportunidad para el despliegue del modelo Atención Centrada en la Persona (ACP) por su capacidades para la personalización de las intervenciones. Y a su vez la ACP se convierte en el marco de implementación de una innovación tecnológica responsable, para la conceptualización de nuevos modelos de negocio del cuidado y la atención a personas mayores.

La ACP como marco de implementación para la innovación tecnológica — eH4ALL
Photo by Pixabay on Pexels.com

Puede decirse que el juego es una actividad obligada en los centros de día y residencias geriátricas, pues si se toma en consideración lo que Mihály Csikszentmihalyi dice sobre el fluir (1990), pues vale la pena incluir las actividades que han fomentado el fluir en la vida como lo es el juego, las artes plásticas, la música, el baile y las representaciones teatrales. Uno de los juegos de mesa más populares en México es la lotería, el cual se originó en Europa y fue traído por los españoles a México en la época colonial (Holguín, 2017). Como es sabido, la generación de personas mayores que hoy se encuentran en los centros de día, asilos y residencias geriátricas, en México y Latinoamérica, jugaron en su niñez y juventud a la lotería. La lotería mexicana puede catalogarse dentro del guión cultural mexicano como parte de los pasatiempos que los adultos mayores solían tener en su juventud; se sabe que los pasatiempos son evocados como elementos de la memoria autobiográfica y para los mexicanos son recordados como recuerdos gratos (Zaragoza-Scherman et al., 2017).

Es importante hacer uso de estas herramientas terapéuticas de una manera que rebase el simple hecho de solo colocar las cartas sobre la mesa.

Jugar a la lotería, para una persona adulta mayor mexicana va mucho más allá de colocar cartas y fichas. De acuerdo con Caterina Camastra la lotería contribuía a la diversión de los participantes y al lucimiento de quien conducía el juego […] el juego de la lotería ilustra la apropiación y la subversión ideológica que la cultura popular constantemente realiza con respecto a la ideología oficial hegemónica (2006:131,132). Así que jugar a la lotería a inicios del siglo XIX fue visto como un acto subversivo que inyectaba picardía a lo que se intentaba moralizar.

Gritar o cantar la lotería dependía del contexto y de la picardía de la gente. Las coplas con las que se acompaña cada carta son parte de un significado, de un indicador social, lo que se dice cuando se juega es una tradición que obedece a un ritual, puesto que los rituales […] contribuyen a “desordenar” y “ordenar” a esa singularidad que es el hombre, inevitablemente tradicional (Díaz-Cruz, 2000:69); jugar a la lotería ordenaba y desordenaba a la sociedad y es entonces donde se ingresa a la anti estructura o communitas, esos lazos no formales que unen a la gente (Znaniecki, citado en Turner, 1974:57).

No cantar la lotería o emitir coplas descontextualizadas es equivalente a eliminar la anti estructura propuesta por el juego. Posiblemente para un niño que hoy juega lotería el significado de las palabras sea totalmente distinto a quien hoy ronda los noventa años de edad, ya que el niño no comprende que al hablar de una sirena se habla de una anti estructura del siglo XIX, pero la gente que aprendió a jugar con sus abuelos y padres este juego a inicios del siglo XX posee información que ha quedado almacenada en sus memorias más profundas, dato que se ha observado al convivir con personas mayores, quienes al escuchar una copla pícara se sonríen.

Se ha observado que el juego de la lotería se ha resumido a la colocación de elementos visuales y a un uso enfocado en la estimulación de la coordinación motriz, atención, percepción y memoria de corto plazo. Y aunque pareciera ser un juego reminiscente, no se ejecuta de esta maneraEl juego se ha ceñido a unas hojas de cartón, el rito se ha eliminado, posiblemente sin saber que existía.

Comprender la importancia que tiene el juego para la cultura del adulto mayor mexicano puede darnos las pautas para no simplemente colocar las cartas sobre la mesa, sino para orientar a los jugadores, quienes ahora con problemas de memoria requieren de ayuda constante para encontrarle el sentido al juego, a jugar de acuerdo al contexto en el que se desarrolló su vida.

La capacitación del personal que labora en los centros de día para personas mayores con y sin demencia debe de enfocarse no solamente en aspectos médicos, sino socioculturales. Por otra parte es importante entender la existencia de otros juegos locales y regionales para no aplicar siempre la misma herramienta, pensando que todos los mexicanos son iguales. Las diferencias culturales entre la lotería en México y el bingo en los Estados Unidos de Norteamérica no han sido notadas por quienes aún hoy en día venden juegos de bingo y poker en tiendas especializadas en adultos mayores mexicanos, o sugieren juegos de cartas sin hablar de la lotería

Es necesario que para brindar una terapia a las personas mayores con o sin demencia se tomen en cuenta aspectos culturales que involucren a las tradiciones y rituales de la gente a la que se atiende, esto con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas mayores motivando ese estado positivo llamado fluir.

Este texto fue extraído de la tesis doctoral: Diseño de un modelo para la reflexión identitaria de la persona mayor con demencia a través de la cultura material, presentada por Annika Maya Rivero, para obtener el grado de Doctora en Diseño. Puede consultarse completo AQUI.