Artículo escrito en colaboración con Coserencasa .
Afortunadamente, cada año que pasa, la edad media de la población mundial aumenta gracias a la mejora en la sanidad y a que los medicamentos cada vez son más accesibles para la población mundial.
Que la salud y el bienestar físico cada vez llegue a más es un motivo de orgullo de todos y para todos pero sin embargo, no es hasta hace pocos años que se está poniendo el foco en otro tipo de bienestar, más importante si cabe que el simple físico: la salud mental.

Según vamos haciéndonos mayores, al igual que hacemos ejercicio físico para mantener nuestro cuerpo sano, tenemos que hacer al menos el mismo esfuerzo por tener un cerebro despierto y activo. Ya se sabe, tal y como reza la famosa cita latina: “Mens sana in corpore sano”.

person sewing

Photo by Leticia Ribeiro on Pexels.com

Una forma muy recomendada, además de divertida de ejercicios para cumplir este propósito es cosiendo, tanto a mano como con una máquina de coser. Como bien es sabido, coser necesita de gran precisión y habilidad. Físicamente, requiere de la
habilidad y fuerza suficiente para manejar tejidos, dar puntadas y no cansarse realizando movimientos muy preciosos como enhebrar un hilo en la aguja o coser los botones de una camisa.

adult colors craft craftsman

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

Mentalmente, es muy  importante planificar bien el trabajo, elegir las telas y ser capaz de aumentar la concentración.
Nuestro cerebro, como cualquier otro músculo del cuerpo humano, necesita ser ejercitado cada día para no perder vigor. Por eso, os recomendamos estos ejercicios mentales (totalmente complementarios con vuestro quehacer diario) que podéis realizar a la vez que coséis. Os ayudarán en varios aspectos de vuestra vida ya que además de hacer ejercicio, la sensación de realización y sentirse bien con uno mismo que se consigue cuando ves que la pieza que has planeado en tu mente se ha convertido en realidad, es maravillosa.

Coser ejercitando la mente.

assorted color threads in box

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

 Planifica qué prenda quieres coser y qué vas a necesitar. ¿cómo voy a hacerlo? No es lo mismo coser a máquina que con dedal e hilo. Las telas serán diferentes y el tiempo que llevará probablemente también sea mucho mayor.
 Intenta dibujar e imaginar en tu mente la pieza en su totalidad. Esto ayuda a nuestro cerebro a activar las áreas de planificación y lenguaje, la denominada Área de Broca, aunque dibujar pueda parecerte complicado, incluso si nunca lo has hecho, es un buen ejercicio que te ayudará mucho más de lo que crees. Aunque sea para el trabajo más sencillo, como cortar unas cortinas, lo agradecerás.
 Haz ejercicios diarios con tus brazos y manos para que se mantengan útiles y no se te cansen. Para no perder fuerza: recomiendo coger una pelota pequeña y lanzarla de una mano a otra recogiéndola en el aire. Si lo que quieres es no perder habilidad a la hora de manipular objetos pequeños como agujas, dedales, hilos… puedes coger dos vasos: un vaso estará relleno de arroz o garbanzos y el otro vacío. Ahora, pásalos uno a uno de un vaso a otro haciendo pinza con cada una de tus manos.
Como se puede comprobar, mantener la mente despejada, despierta y en forma cosiendo es sencillo y a la vez divertido.

Anuncios