Manualidades – No infantilizantes – para hacer con grupos de personas mayores

En esta ocasión en mayores de hoy les compartimos algunas ideas para ejecutar en centros de día o residencias con personas mayores. Debemos de salir de las actividades de preescolar que infantilizan a los mayores, aunque muchos de ellos puedan tener algún problema neurocognitivo como el Alzheimer, es importante mantener su status de persona adulta, pero no por ello realizar actividades aburridas o abrumadoras.

Aquí las ideas:

Trabajar la motricidad fina y coordinación mano-ojo con materiales reciclados o económicos como las tapas de botellas y botones:

 

b2c8a19fe5f5c32ae24d82e12f6f325c.jpg

77148be5cbad9065adbd73b154b4b8ed--bottle-caps-cap-dagde.jpg

el-bot-n-del-resorte-de-los-ni-os-bot-n-hecho.jpg

Los resultados pueden ser regalos para los familiares, elementos decorativos de uso personal o incluso para vender.

Tejer con las manos

Es una buena actividad para quienes acostumbraban tejer con gancho o aguja y ahora por cuestiones de motricidad fina o vista lo han tenido que abandonar.

 

52.jpg

Anuncios

UN DJ SIN MEMORIA Redactado por Siddhartha Cristo Fonz Ocaña

photography of vinyl records on wooden surace

Photo by Dominika Roseclay on Pexels.com

Al pensar en los sitios dónde podría descubrir nuevas canciones, es posible sentir las vibraciones que llegarán a mis oídos, adelantar algunas reacciones propias de mi persona; amigos, familiares y conocidos lo definen cómo -ser muy Yo-

Tomé la decisión de crear un proyecto de entretenimiento para personas mayores de 60 años, cuando consideré que ya había asistido a todo tipo de fiestas, definiendo mi conocimiento en organizar reuniones para los que conformamos la generación (1980-2000) respetando en todo momento qué se necesita mucha buena vibra para reunir a los necesarios en el desarrollo de tan importantes eventos, convocar con peculiaridad y simpatía al momento de ser opción en materia de esparcimiento. Con estas y otras cuantas experiencias inicié sesiones el año 2013, animándome a ser D.J. en adelante “Bastón: Sesiones Integrales de Música para Adultos Mayores”; muestro mi mejor sonrisa así como una variedad de datos y canciones correspondientes a décadas anteriores (1920,1930,1940,1950,1960,1970,1980,1990), es como me presento ante personas que merecen todo mi esfuerzo; Ya que no provengo de esa época dónde ellos vivieron su juventud debo ser muy atento en mi expresión corporal, saber articular mis frases para darme a entender con pocas muletillas, en su entorno es importante la educación y saludar con respeto es obligatorio.

vinyl disc on top of shelf

Photo by Alina Vilchenko on Pexels.com

 Una sesión, de 11 actividades, regularmente dura dos horas, alivia el día cuándo se realiza con excelente actitud, recomiendo hacer comentarios con poca exactitud para evitar el nervio por acertar a la primera, siento que hablar sobre canciones debe ser divertido, sin ofender a otros pero defendiendo los gustos personales, ser fiel a un género con el cual se pudo llegar a más, darse la oportunidad de escuchar mucho de todo, desde un ‘Cover’ hasta un gran ‘En Vivo’, música ‘Grupera’, fragmentos de ‘Jazz’; Al mezclar-reproducir canciones siendo Disc Jockey -D.J.- durante un evento social,  personas se conectan, perciben variedad de ritmos, pasan de una época a otra en tan sólo tres minutos y medio -aproximadamente- pueden estar seguros al saber que se mantiene especial atención al reproducir canción tras canción con el gran compromiso por entretener, dejar algo en cada asistente, saber ser durante cada Set o Play List       -Lista inteligente de canciones-.

vintage music antique radio

Photo by Skitterphoto on Pexels.com

No pretendo una biografía con datos alusivos a fechas exactas en mi vida, puedo asentar con agradable gusto qué desarrollar ‘Bastón…’ se convirtió en armónicos pasados, presentes y futuros actos, sí era de día o noche la bocina vibró con gran acústica, sucedió y mantiene un dinamismo especial; Con gran respeto a cada profesionista en geriatría, tanatología, psicología, nutrición, etc. mantengo un enfoque objetivo frente a expertos, decir -soy D.J. mi nombre, Siddhartha- es comenzar la exposición sobre el programa de entretenimiento, detallar escenarios adecuados para alcanzar objetivos, conocer su especialidad y no volverme un colega, estar involucrado creyendo en mis virtudes obteniendo confianza durante los eventos. Esto no se logra, lo busco, provoco la situación adecuada de mi persona al evitar incurrir en la investidura del “terapeuta” ¿por qué?, por qué ser D.J. no es saber dar terapias, respeto a los terapeutas en materia musical, sin embargo mi trato con especialistas es único al no pertenecer a sus filas con una bata blanca, utilizo discos, observo, me baso en la inspiración para reproducir la siguiente pieza y cuando noto en los asistentes una leve energía corporal extra durante el baile, puedo sentir el reconocimiento de aquellos estudiosos que laboran codo a codo dentro de un asilo/hospital/centro de día/casa de descanso, es único, cuando charlamos sobre el cierre de sesión, preguntas curiosas o enserio -¿cómo sabes qué esa canción los haría bailar?, ¿por qué ser D.J. frente a una generación que no necesitó esa denominación durante su juventud?, ¿de verdad te gusta hacer esto?-. A veces creo con pasión en esta profesión, otras, no recuerdo lo que significa Ser D.J. y me refiero a que incluso mi generación en ocasiones evita valorar un acto en vivo de un Pincha Discos, mientras exista una bebida fresca o el lugar sea exclusivo, es cuando cada persona “joven” comienza a entender la reproducción inteligente de piezas musicales, otros con apoyo de la tecnología móvil pueden obtener un “En Vivo” del mejor artista electrónico a cualquier hora y en cualquier lugar… eso no es justo pero es lo que tenemos en el 2019 al alcance de la mano.

adult age elderly enjoyment

Photo by Pixabay on Pexels.com

Elevando estos últimos párrafos, declaro abiertamente mi gusto por las personas mayores, mis abuelos, tíos, la vecina, la señora de las flores y aquel bolero con cepillo grueso listo para sacarle brillo a cada zapato después de años, ellos valoran mucho lo novedoso, abren grande los ojos al escuchar sobre una persona que utilizando canciones puede crear una fiesta en tan sólo minutos, resaltando que aquel personaje debe ser agradable y entusiasta, no permitirán burlas cuando de bailar se trata, obligando al joven versátil a dar su máximo sin olvidar el famoso “Danzón” género musical mexicano obligado en cada reunión. No es difícil reproducirlo, es necesario saber sobre las mejores orquestas, “…no cualquiera…”-decía mi abue Virginia- y es en este punto que durante las sesiones integrales en instituciones formales, se da algo duro de comprender “Ser Voluntario”, este concepto no es sencillo, presumo conocerlo, algunas veces al mezclar música durante ciertos eventos la paga con dinero no existe, los honorarios se dan en especie, comida y bebida durante más de cinco horas es lo mejor mientras se trabaja como Disc Jockey, es lo único para sacar el día o conseguir el nombre de alguien para asegurar un segundo evento, nada es fácil, todo trabajo requiere un esfuerzo, así como puede ser un “Cuidador” con conocimientos en Geriatría, labores muy importantes, largas jornadas al estar de pie sin descanso, ser paciente junto con otro paciente adulto, mantener lo mejor de sí mismo, ser un profesional, aunque algunas veces tampoco existe una verdadera paga con dinero, ¿un cuidador y un D.J. serán iguales? Me atrevo a responder que sí, tenemos mucho en común, mujeres y hombres capaces de unir esa lista de habilidades para mejorar el tema de envejecer con salud y amor, refrescar los métodos de cuidado, estar más alegres durante un largo día y sobre esto obtener una paga digna por tan grandes sonrisas obtenidas con la existencia de cada persona, llámese consultor@s, doctor@s, enfermer@s, evitando denominar “voluntari@s” ya que esto para muchos significa “gratis” o “sin derecho a paga”. No es una queja y mucho menos un manifiesto, para su servidor esto quiere decir que cada minuto transcurrido es posible sumar para ser mejores en este gran tema “Nuestra vejez”, nos importa a tod@s pero pocos se dan el tiempo para entender tan maravilloso esquema de vida, no lo entiendo totalmente todavía, aunque durante estos seis años de actividades puedo asegurar que va bien, declarando a modo de recomendación a cada experto en materias sobre ser mayor de hoy, que busquen a un buen D.J. amplíen sus conocimientos en canciones de antaño-contemporáneo-actual y notarán que su día a día con cada paciente será distinta, podrán comprender con ayuda de canciones lo que una persona de 78 años siente o quiere sentir hoy 2019. Leer sobre Agustín Lara (quién vivió pobreza, riqueza), Dámaso Pérez Prado (ser extranjero durante gran parte de su vida fuera de casa para ser en México-Cuba un gran icono del mambo), Libertad Lamarque Bouza ( saber de política, ser mujer y actriz, hablar una lengua romántica para interpretar piezas tristes y nostálgicas en toda América); Ejemplos populares son necesarios para encausar mi propuesta, nutrir las Fundaciones y Asociaciones Civiles con una mayor cultura musical, apoyando con gusto lo que sus residentes y/o pacientes necesitan, crear un canal exclusivo de reminiscencia para llegar más allá de lo conocido, anécdotas con la capacidad de crear gestos alegres, provocar lágrimas, enojos, sentimientos dignos de cada persona, saber expresarlos con un aliciente llamado “canciones”. Durante una fiesta un buen D.J. provoca todo esto de las 8 pm a las 3:30 am, no es un hospital, es un Viernes o cualquier día de la semana en un local comercial con licencia para venta de alimentos y bebidas, sentados o parados pero la música no puede parar, el D.J. no puede olvidar. ¡Hagamos Ruido! impulsemos a más con mejores actos, valoremos más allá de la voluntad ya que desde niños nuestras familias nos aconsejan ser acomedidos pero también nos muestran lo bueno de educarnos para trabajar, y con estas líneas pido dejar de confundir lo voluntario con lo gratis, cada persona merece una vida digna, seamos DJ’s o Cuidadores, somos más, creyendo en nosotros mismos dentro de una maravillosa sociedad.

 https://www.gob.mx/inapam/articulos/es-urgente-formar-mas-cuidadores-y-cuidarlos-senala-el-inapam?idiom=es

 

 

 

Los mayores son P E R S O N A S

woman cleaning the floor near man sitting on sofa reading a book

Photo by Murilo Folgosi on Pexels.com

Puede ser difícil de comprender en un principio. Quizá por que lo ves ahí casí sin moverse, perdido en sí mismo. Una realidad dura que afrontan muchos guerreros y guerreras, muchos mayores que tienen dependencia funcional. La edad que tengan estos mayores de hoy no es la culpable de su dependencia. Si bien es mucho más probable que rebasando cierto límite se tengan más problemas de salud, estos mayores con dependencia pueden tener 65 años o 98.

¿Y se es menos persona a los 65 que a los 98? ¿Será que después de los 60 o después de una embolia ya no se es persona? ¿Tener demencia te deja sin ser humano? ¡NO!

Obviamente no.

Se sigue siendo.

Y comprender esto a muchos nos cuesta trabajo, por que en lo cotidiano, al cambiar la ropa de cama de la persona mayor con dependencia se nos olvida que ese ser humano que poco se mueve y poco habla es un individuo lleno de historias de vida, lleno de deseos, sueños, anhelos. Tratarlo como uno más, como “algo”. No le quita humanidad a la persona, nos la quita a nosotros mismos. Y es que pensamos que todos los mayores son iguales, exactamente iguales, tenemos ideas preconcebidas desde hace años que nos dicen que la gente mayor es “viejita” y que ya no escucha, ya no ve… ya no siente.

Por ello yo aclamo a la razón y al raciocinio, al detener la práctica inconsciente y repetitiva que nos coloca una barrera para poder trabajar sin sentir. Dicen, algunos, que es mejor no sentir o pensar al cuidar a una persona en estado de dependencia, es algo difícil. Me atrevo a decir que es de las cosas más duras que tiene la vida. Por que si esa persona es tu familiar te enfrentas al duelo constante de su partida lenta y dolorosa. Pero, creo que el poner ese escudo protector de “mejor solo lo muevo rápido y ya” nos dejará con un vacío anímico de por vida.

Una caricia, una palabra, decimos en México : un apapacho. Eso no quita. Eso da. Para ambos lados da. Creo que centrarse en la persona nace con ese sentir y de ahí en adelante estamos dispuestos a las características propias de cada quien, estamos dispuestos a comprender, sí es que trabajamos en una residencia o asilo, que cada persona, por muy gruñona, seria, callada, dependiente, agresiva, etcétera… es una P E R S O N A es el hijo o la hija de alguien, que hace años fue esperado con ansías, es un ser humano que tuvo una infancia y jugó, río y soñó. Eso está ahí dentro. Es un individuo con una carga histórica enorme, heredero de tradiciones y costumbres, es parte de nuestra humanidad y las acciones que esta persona realizó en su vida tuvieron un impacto en las vidas de todos los demás, no sabemos, si indirectamente esa persona, de quien no se casí nada, tuvo que ver con que vida fuera lo que es hoy.

Los mayores de hoy, con dependencia o sin ella, guardan en sí mismos historias de vida que para muchos son solo cuentos o relatos de hace décadas, pero si reflexionamos, esas historias, por muy lejanas que parezcan son parte de nuestra humanidad. Cada granito de arena cuenta en la playa.

Así que en terrenos del diseño de centros de día, de asilos, diseño de productos, diseño de empaques, diseño de juegos de realidad virtual, diseño de indumentaria… diseño. A muchos de los hoy estudiantes y diseñadores que ejercen su profesión les queremos recordar que los llamados adultos mayores son personas, muy diversas, que solucionar una necesidad no debe de comprometer la dignidad ni la humanidad del usuario. Mucho que reflexionar, no solo en el diseño de productos y servicios, sino en muchas profesiones que interactúan con los mayores de hoy.