cuidadores de personas con alzheimer

Photo by Kristin De Soto on Pexels.com

Inició la mañana, me dirigí a ella como de costumbre – ¡Hola, buenos días! es hora de despertar – le di un beso y con cuidado la tomé entre mis brazos, es frágil y hay que sentarla poco a poco. Me di cuenta que estaba mojada así que fui por un pañal nuevo y toallitas para limpiarla. Nuevamente le hablé y le dije – Voy a cambiarte, estás mojada, vas a quedar bien limpia – le di un beso y continuamos. Con mucho cuidado le quité su ropa y su pañal, con cariño la cambié.

Era hora de desayunar, así que la tomé suavemente para llevarla a comer, le dije – Es hora de desayunar– Le di un beso y poco a poco le di de comer. Terminó el desayuno, le limpie su boca y la coloqué en su silla, la acomodé muy bien para que no estuviera chueca, le cubrí sus piernas y la llevé a la parte de la casa en dónde hace más calor por las mañanas, pues estos días fríos hacen que sus pies se enfríen muy rápido.

–Vamos al solecito, por qué hace frío– Le di un beso y fuimos.

Ví que estaba incómoda y quería cambiar de posición así que la lleve a otra habitación a colocarla sobre el colchón, con suavidad le indiqué que la levantaría y que iríamos al colchón, la acosté y se quedó dormida. Le di un beso.


Así son mis días, cuidándola. No son sencillos, pero al verla sonreír me motivo. Pues no solo la cuido a ella, sino a otras personas también. Cada día que pasa pienso en como pueden confundir a una persona mayor con un bebé, encuentro similitudes en los cuidados, más no en el lenguaje, ni en muchas otras cosas. Que quede claro que el amor que se le tiene a una persona mayor (sea tu padre, tu madre o abuelo o abuela… etcétera) no se elimina por hablarle como siempre los haz hecho. Por que si hay una similitud entre cuidar a un bebé y a una persona mayor esa es el amor, eso es lo que se parece. Debiéramos de tratar con el mismo cariño y afecto a un bebé y a un anciano. Eso es lo que es igual.

No, las personas mayores no son como niños. Pero debemos de tener ese amor que les damos a los pequeños, presente en nuestro trato con los mayores, más no minimizarlos, no infantilizarlos.

Así son mis días cuidando a mi hija pequeña. Ella me ayuda a pensar, en cómo quiero que me cuiden, si es que me veo en esa necesidad. Una niña de meses de nacida me ha puesto a pensar en eso. Pienso en que es un ser humano indefenso, que requiere que yo esté para que pueda vivir y que eso es lo que una persona mayor con dependencia también necesita, que mi lenguaje con ella debe de ser respetuoso y amoroso, aunque no me entienda, y eso es lo que una persona con demencia también necesita. Ella me hace ver que debo de avisarle lo que haré con su pequeño cuerpo, si es que la levantaré, la cambiaré o la acostaré…eso es lo que una persona mayor con dependencia necesita…. Esas son las similitudes entre un bebé y alguien mayor que requiere ayuda, esas y quizá algunas otras, pero nunca lo será su nivel cognitivo, su lenguaje, su experiencia de vida, su historia… por ello debemos de fijarnos como cuidamos…¿como quieres que te cuiden?

Barcelona, 6 de noviembre 2019. El envejecimiento de la población mundial constituye un reto para la sociedad al que se puede hacer frente con nuevas medidas para proteger y permitir a las personas mayores vivir dignamente. Con las pensiones más bajas, el coste de las residencias y las pocas plazas disponibles, la situación es poco favorable a las familias que encuentran dificultades para cuidar de sus mayores. 

Con las personas mayores cada vez más conectadas, la aplicación de teleasistencia gratuita Safe365se ha convertido en la herramienta más utilizada en España para responder a las necesidades relacionadas con una población envejecida.  

La aplicación Safe365 es un medio más para alargar su autonomía durante la vejez y ofrece una alternativa a las otras soluciones caras que son las residencias y el cuidado a domicilio, y sin ningún coste. 

Safe365 es una aplicación móvil gratuita especializada en el bienestar y la seguridad de las personas mayores. A través de la aplicación, los miembros de la familia pueden saber dónde se encuentran sus seres queridos (con su consentimiento) en todo momento gracias a la tecnología GPS, así como acompañarles en su rutina diaria. 

A los usuarios se les puede notificar cuando su abuelo entra o sale de lugares predefinidos, así como el estado de batería de su dispositivo o si se mueve a más velocidad de la normal (si sube en algún vehículo). Esa persona está localizada en todo momento.

La aplicación permite acompañar fácilmente a los mayores en su vida diaria, controlando sus rutinas. Por ejemplo, Safe365 le recordará cuándo debe cumplir su rutina (tomar la medicación, tomarse la tensión, etc.) y le permite configurar avisos como recordatorio. 

Además, los familiares pueden saber si sus mayores están bien gracias al sensor de movimiento. Si la aplicación detecta actividad por parte de la persona, se confirmará automáticamente que está bien. En caso contrario, se enviará una notificación para que confirme su estado. Si a la media hora la aplicación no recibe respuesta, se enviará otro aviso. En la app existen tres opciones, sobre las cuales los usuarios pueden escoger en recibir los avisos cada 2, 4 o 6 horas. 

Los usuarios también pueden conocer la distancia que las personas mayores recorren cada día, así como animarlos a cumplir objetivos de pasos. 

Por fin, Safe365 conecta a las familias y convierte la teleasistencia a personas mayores en una experiencia más personal, social y emocional. A través de las distintas funcionalidades, las familias pueden saber su estado de ánimo, enviarle fotos, mandarle ánimo, para que la persona siempre se sienta acompañada aunque estés lejos. 

Salvar vidas 

Además de ofrecer un servicio de geolocalización, Safe365 te da el soporte técnico necesario a través de un botón de emergencia. Si un familiar se encuentra en situación de emergencia, puede pulsar este botón rojo. Una vez pulsado, se enviará un aviso de emergencia geolocalizado a todos tus familiares.

En solo un año, Safe365 ya cuenta con más de 6 millones de descargas y ha visto crecer cada mes, de manera sorprendente, el número de sus usuarios activos. La aplicación, disponible para iOS y Android, está disponible en 8 idiomas y cuenta con usuarios de todo el mundo. 

Contacto

Email: ​​delphine@safe365.com

Facebook: ​​https://www.facebook.com/Safe365ES/

Instagram:​ ​​https://www.instagram.com/safe365_/

Twitter: ​​https://twitter.com/Safe365_ES

Web: ​​https://safe365.com

Descarga Android: ​​https://play.google.com/store/apps/details?id=app.alpify

Descarga iOS: https://itunes.apple.com/es/app/safe365-localizador-familiar/id622546357?mt=8

De acuerdo con una revisión de literatura científica enfocada en la atención centrada en la persona con demencia, realizada por  los investigadores: Sam Fazio, PhD, Douglas Pace, CNSJanice Flinner, MS y  Beth Kallmyer, MSW , publicada en el Journal “The Gerontologist” en 2018 se plantean las siguientes recomendaciones:

 

  1. Conozca a la persona que vive con demencia.

    El individuo que vive con demencia es más que un diagnóstico. Es importante conocer a la persona única y completa, incluidos sus valores, creencias, intereses, habilidades, gustos y disgustos, tanto pasados ​​como presentes. Esta información debe informar cada interacción y experiencia.

    portrait photo of elderly man leaning chin on his hand palm

    Photo by Andre Moura on Pexels.com

  2. Reconocer y aceptar la realidad de la persona.

    Es importante ver el mundo desde la perspectiva del individuo que vive con demencia. Al hacerlo, se reconoce el comportamiento como una forma de comunicación, promoviendo así una comunicación efectiva y empática que valida los sentimientos y se conecta con el individuo en su realidad.

    man and woman smiling

    Photo by rawpixel.com on Pexels.com

  3. Identifique y apoye las oportunidades continuas para un compromiso significativo.

    Cada experiencia e interacción puede verse como una oportunidad de compromiso. El compromiso debe ser significativo y útil para la persona que vive con demencia. Debe apoyar los intereses y preferencias, permitir la elección y el éxito, y reconocer que incluso cuando la demencia es más severa, la persona puede experimentar alegría, comodidad y significado en la vida.

    grayscale photo of laughing old man

    Photo by Flickr on Pexels.com

  4. Construir y cultivar relaciones auténticas y afectuosas.

    Las personas que viven con demencia deben formar parte de relaciones que los traten con dignidad y respeto, y donde su individualidad siempre esté respaldada. Este tipo de relación afectiva se trata de estar presente y concentrarse en la interacción, más que en la tarea. Se trata de “hacer con” en lugar de “hacer para”, como parte de una relación de apoyo y beneficio mutuo.

    aged black and white cane elderly

    Photo by Pixabay on Pexels.com

  5. Crear y mantener una comunidad de apoyo para individuos, familias y personal.

    Una comunidad de apoyo permite la comodidad y crea oportunidades para el éxito. Es una comunidad que valora a cada persona y respeta las diferencias individuales, celebra los logros y las ocasiones, y proporciona acceso y oportunidades para la autonomía, el compromiso y las experiencias compartidas.

    grayscale photo of people raising hands

    Photo by Luis Quintero on Pexels.com

  6. Evaluar las prácticas de cuidado regularmente y hacer los cambios apropiados.

    Hay varias herramientas disponibles para evaluar las prácticas de atención centradas en la persona para las personas que viven con demencia. Es importante evaluar regularmente las prácticas y modelos, compartir hallazgos y realizar cambios en las interacciones, programas y prácticas según sea necesario.

man person people old

Photo by Pixabay on Pexels.com

Fuente:

Sam Fazio, Douglas Pace, Janice Flinner, Beth Kallmyer, The Fundamentals of Person-Centered Care for Individuals With Dementia, The Gerontologist, Volume 58, Issue suppl_1, February 2018, Pages S10–S19, https://doi.org/10.1093/geront/gnx122