El hecho de cuidar a un adulto mayor

grayscale photography of patient and relative holding hands

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Es muy importante mencionar la importancia que tiene el cuidador del adulto mayor, porque el brinda calidad, calidez y dignidad.

El cuidar no se le ha dado el papel que debe tener, se ve como una obligación del hijo que se quedó en la casa, que no se casó, o que vive con los padres, o que está solo, y pues… le toco bailar ese son… que es atender a su familiar adulto.

Cosa que le llega sin tener conocimientos, sin tener consciencia de que si se puede, de una manera objetiva, clara y razonada para obtener la satisfacción de ambas partes. Tanto para el cuidador como la persona que es cuidada.

Es importante darse cuenta que todos vamos a ser adultos y  como eso es parte inherente de la vida debemos prepararnos para ello, leer de las necesidades de los adultos, tomar cursos de cuidado para el adulto, empaparnos de las lecturas donde nos ofrecen información, y sobre toda prepararnos para una vejez digna.

El cuidador tiene que reconocer los aspectos positivos que le dará hacerse cargo de un adulto.

  • Mejorar la relación con la persona a la que cuida, ¿Cómo? Preparándonos en la plática con el familiar, en el tiempo que se le invertirá, en sus gustos, en su espacio, y sobre todo en la disposición del cuidador.
  • El sentimiento de logro y superación que debe descubrir el cuidador al aprender a tratar a un adulto con todas sus limitaciones, al autocontrol que aprenderá, aunado con los sentimientos de poder ayudar a una persona que lo necesita.
  • El cuidar descubre nuevas habilidades como la resolución de problemas, aumenta el propio reconocimiento que aumenta las fortalezas y les ayuda a reconocer las debilidades que puede superarlas, para hacerlo una mejor persona.
  • Sentimientos de crecer como personas y en competencias en el aprendizaje del cuidado del adulto mayor.
  • Cada persona que se dedica al cuidado aprende mil estrategias y herramientas, que le ayudaran a poder compartir sus vivencias en experiencias que lo harán sentir valioso para él y su comunidad.

Cuidar es una gran oportunidad de entrega y trascendencia para el ser humano.

Todos somos una oportunidad de que recibamos cuidado y que lo podamos brindar, solo hay que darnos oportunidad de reconocerlo, no se nace con ello se aprende cada día teniendo la intención de hacerlo.

Debemos descubrir cada momento donde se nos da la oportunidad de ayudar de manera positiva a las personas que nos rodean y con mayor importancia al familiar, hacerlo de manera gratificante, y con un tinte de oportunidad porque es ahí donde veremos el éxito de la atención.

Los adultos mayores tendrán muchos defectos, manías, y peros, aun así responden al buen trato, y a la disposición positiva que se les ponga para ello, es difícil si… porque al familiar se le conoce su historia y se le marca con ella.

Si no hay oportunidad con los familiares, podemos darnos con otras personas que necesiten nuestra ayuda y atención.

No dejemos de brindar nuestro apoyo a quien nos necesite, nuestra autoestima la agradecerá.

DRA. MARÍA BERTHA COVARRUBIAS MANRIQUE

ANTONIANOS 1

COL CAMPANARIO

TEL 6622 56 57 22

Anuncios

UN DJ SIN MEMORIA Redactado por Siddhartha Cristo Fonz Ocaña

photography of vinyl records on wooden surace

Photo by Dominika Roseclay on Pexels.com

Al pensar en los sitios dónde podría descubrir nuevas canciones, es posible sentir las vibraciones que llegarán a mis oídos, adelantar algunas reacciones propias de mi persona; amigos, familiares y conocidos lo definen cómo -ser muy Yo-

Tomé la decisión de crear un proyecto de entretenimiento para personas mayores de 60 años, cuando consideré que ya había asistido a todo tipo de fiestas, definiendo mi conocimiento en organizar reuniones para los que conformamos la generación (1980-2000) respetando en todo momento qué se necesita mucha buena vibra para reunir a los necesarios en el desarrollo de tan importantes eventos, convocar con peculiaridad y simpatía al momento de ser opción en materia de esparcimiento. Con estas y otras cuantas experiencias inicié sesiones el año 2013, animándome a ser D.J. en adelante “Bastón: Sesiones Integrales de Música para Adultos Mayores”; muestro mi mejor sonrisa así como una variedad de datos y canciones correspondientes a décadas anteriores (1920,1930,1940,1950,1960,1970,1980,1990), es como me presento ante personas que merecen todo mi esfuerzo; Ya que no provengo de esa época dónde ellos vivieron su juventud debo ser muy atento en mi expresión corporal, saber articular mis frases para darme a entender con pocas muletillas, en su entorno es importante la educación y saludar con respeto es obligatorio.

vinyl disc on top of shelf

Photo by Alina Vilchenko on Pexels.com

 Una sesión, de 11 actividades, regularmente dura dos horas, alivia el día cuándo se realiza con excelente actitud, recomiendo hacer comentarios con poca exactitud para evitar el nervio por acertar a la primera, siento que hablar sobre canciones debe ser divertido, sin ofender a otros pero defendiendo los gustos personales, ser fiel a un género con el cual se pudo llegar a más, darse la oportunidad de escuchar mucho de todo, desde un ‘Cover’ hasta un gran ‘En Vivo’, música ‘Grupera’, fragmentos de ‘Jazz’; Al mezclar-reproducir canciones siendo Disc Jockey -D.J.- durante un evento social,  personas se conectan, perciben variedad de ritmos, pasan de una época a otra en tan sólo tres minutos y medio -aproximadamente- pueden estar seguros al saber que se mantiene especial atención al reproducir canción tras canción con el gran compromiso por entretener, dejar algo en cada asistente, saber ser durante cada Set o Play List       -Lista inteligente de canciones-.

vintage music antique radio

Photo by Skitterphoto on Pexels.com

No pretendo una biografía con datos alusivos a fechas exactas en mi vida, puedo asentar con agradable gusto qué desarrollar ‘Bastón…’ se convirtió en armónicos pasados, presentes y futuros actos, sí era de día o noche la bocina vibró con gran acústica, sucedió y mantiene un dinamismo especial; Con gran respeto a cada profesionista en geriatría, tanatología, psicología, nutrición, etc. mantengo un enfoque objetivo frente a expertos, decir -soy D.J. mi nombre, Siddhartha- es comenzar la exposición sobre el programa de entretenimiento, detallar escenarios adecuados para alcanzar objetivos, conocer su especialidad y no volverme un colega, estar involucrado creyendo en mis virtudes obteniendo confianza durante los eventos. Esto no se logra, lo busco, provoco la situación adecuada de mi persona al evitar incurrir en la investidura del “terapeuta” ¿por qué?, por qué ser D.J. no es saber dar terapias, respeto a los terapeutas en materia musical, sin embargo mi trato con especialistas es único al no pertenecer a sus filas con una bata blanca, utilizo discos, observo, me baso en la inspiración para reproducir la siguiente pieza y cuando noto en los asistentes una leve energía corporal extra durante el baile, puedo sentir el reconocimiento de aquellos estudiosos que laboran codo a codo dentro de un asilo/hospital/centro de día/casa de descanso, es único, cuando charlamos sobre el cierre de sesión, preguntas curiosas o enserio -¿cómo sabes qué esa canción los haría bailar?, ¿por qué ser D.J. frente a una generación que no necesitó esa denominación durante su juventud?, ¿de verdad te gusta hacer esto?-. A veces creo con pasión en esta profesión, otras, no recuerdo lo que significa Ser D.J. y me refiero a que incluso mi generación en ocasiones evita valorar un acto en vivo de un Pincha Discos, mientras exista una bebida fresca o el lugar sea exclusivo, es cuando cada persona “joven” comienza a entender la reproducción inteligente de piezas musicales, otros con apoyo de la tecnología móvil pueden obtener un “En Vivo” del mejor artista electrónico a cualquier hora y en cualquier lugar… eso no es justo pero es lo que tenemos en el 2019 al alcance de la mano.

adult age elderly enjoyment

Photo by Pixabay on Pexels.com

Elevando estos últimos párrafos, declaro abiertamente mi gusto por las personas mayores, mis abuelos, tíos, la vecina, la señora de las flores y aquel bolero con cepillo grueso listo para sacarle brillo a cada zapato después de años, ellos valoran mucho lo novedoso, abren grande los ojos al escuchar sobre una persona que utilizando canciones puede crear una fiesta en tan sólo minutos, resaltando que aquel personaje debe ser agradable y entusiasta, no permitirán burlas cuando de bailar se trata, obligando al joven versátil a dar su máximo sin olvidar el famoso “Danzón” género musical mexicano obligado en cada reunión. No es difícil reproducirlo, es necesario saber sobre las mejores orquestas, “…no cualquiera…”-decía mi abue Virginia- y es en este punto que durante las sesiones integrales en instituciones formales, se da algo duro de comprender “Ser Voluntario”, este concepto no es sencillo, presumo conocerlo, algunas veces al mezclar música durante ciertos eventos la paga con dinero no existe, los honorarios se dan en especie, comida y bebida durante más de cinco horas es lo mejor mientras se trabaja como Disc Jockey, es lo único para sacar el día o conseguir el nombre de alguien para asegurar un segundo evento, nada es fácil, todo trabajo requiere un esfuerzo, así como puede ser un “Cuidador” con conocimientos en Geriatría, labores muy importantes, largas jornadas al estar de pie sin descanso, ser paciente junto con otro paciente adulto, mantener lo mejor de sí mismo, ser un profesional, aunque algunas veces tampoco existe una verdadera paga con dinero, ¿un cuidador y un D.J. serán iguales? Me atrevo a responder que sí, tenemos mucho en común, mujeres y hombres capaces de unir esa lista de habilidades para mejorar el tema de envejecer con salud y amor, refrescar los métodos de cuidado, estar más alegres durante un largo día y sobre esto obtener una paga digna por tan grandes sonrisas obtenidas con la existencia de cada persona, llámese consultor@s, doctor@s, enfermer@s, evitando denominar “voluntari@s” ya que esto para muchos significa “gratis” o “sin derecho a paga”. No es una queja y mucho menos un manifiesto, para su servidor esto quiere decir que cada minuto transcurrido es posible sumar para ser mejores en este gran tema “Nuestra vejez”, nos importa a tod@s pero pocos se dan el tiempo para entender tan maravilloso esquema de vida, no lo entiendo totalmente todavía, aunque durante estos seis años de actividades puedo asegurar que va bien, declarando a modo de recomendación a cada experto en materias sobre ser mayor de hoy, que busquen a un buen D.J. amplíen sus conocimientos en canciones de antaño-contemporáneo-actual y notarán que su día a día con cada paciente será distinta, podrán comprender con ayuda de canciones lo que una persona de 78 años siente o quiere sentir hoy 2019. Leer sobre Agustín Lara (quién vivió pobreza, riqueza), Dámaso Pérez Prado (ser extranjero durante gran parte de su vida fuera de casa para ser en México-Cuba un gran icono del mambo), Libertad Lamarque Bouza ( saber de política, ser mujer y actriz, hablar una lengua romántica para interpretar piezas tristes y nostálgicas en toda América); Ejemplos populares son necesarios para encausar mi propuesta, nutrir las Fundaciones y Asociaciones Civiles con una mayor cultura musical, apoyando con gusto lo que sus residentes y/o pacientes necesitan, crear un canal exclusivo de reminiscencia para llegar más allá de lo conocido, anécdotas con la capacidad de crear gestos alegres, provocar lágrimas, enojos, sentimientos dignos de cada persona, saber expresarlos con un aliciente llamado “canciones”. Durante una fiesta un buen D.J. provoca todo esto de las 8 pm a las 3:30 am, no es un hospital, es un Viernes o cualquier día de la semana en un local comercial con licencia para venta de alimentos y bebidas, sentados o parados pero la música no puede parar, el D.J. no puede olvidar. ¡Hagamos Ruido! impulsemos a más con mejores actos, valoremos más allá de la voluntad ya que desde niños nuestras familias nos aconsejan ser acomedidos pero también nos muestran lo bueno de educarnos para trabajar, y con estas líneas pido dejar de confundir lo voluntario con lo gratis, cada persona merece una vida digna, seamos DJ’s o Cuidadores, somos más, creyendo en nosotros mismos dentro de una maravillosa sociedad.

 https://www.gob.mx/inapam/articulos/es-urgente-formar-mas-cuidadores-y-cuidarlos-senala-el-inapam?idiom=es

 

 

 

Cuidado Fragmentado

eight person huddling

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

El cuidado como cura es de gran interés para el adulto, requiere una gran reflexión y sobre todo responsabilidad para el que lo otorga. Es una parte primordial para la responsabilidad de la atención integral del adulto.

Hay que reformular la atención centrada en la persona, donde interviene la familia y la sociedad. Todos forman un frente común en donde interviene la ética.

La sociedad es corresponsable del adulto mayor, y cada vez más nos deslindamos de esa responsabilidad, les dejamos a otros el trabajo de cuidar, y ponemos ojos, oídos en todo lo que rodea, pero no en la atención que debe tener el adulto.

El cuidado fragmentado es donde intervienen todo lo relacionado en atención, no solo el área médica, sino trabajadoras sociales, enfermeras, rehabilitadores, nutriólogos, licenciados en derecho, ingenieros etc. etc.

Cuando en una institución se pide el apoyo para un adulto hay que verificar, la necesidad que requiere ser atendida, darle seguimiento y sobre todo, calidad a ese seguimiento, con atención y con prontitud.

No nos están pidiendo que regalemos un servicio, ese servicio es por justicia al adulto y debe ser ofrecido con realidad y enfocado a las necesidades del adulto en cuestión personalizado y sobre todo, que el adulto mismo quede satisfecho.

Debemos crear una ciudadanía crítica, constructiva, propositiva y proactiva, capaz de participar activa y decididamente en la transformación de las realidades trágicas y dramáticas en otras en las cuales las personas puedan enriquecer, con sus debates, la toma de decisiones en políticas públicas que, a futuro, afectarán sus condiciones y calidad de vida para lograr un desarrollo humano acorde con la dignidad humana y los derechos fundamentales como mínimos éticos.

La ética de cuidado es una responsabilidad que incluye los sentimientos del profesional, en donde la principal función es cumplir con el deber, no solo la obtención de ingresos para el cuidado del mismo. El uso de conocimientos adquiridos para atender a un adulto deben ser dados en un margen de calidad, responsabilidad, y compasivos, en donde la integridad de la persona frente a su naturaleza vulnerable sufre, ante acontecimientos adversos que producen debilidad e indefensión manifiesta

La solidaridad y comunidad de intereses concebida como valor moral, ético, político, despierta la necesidad de ayudar para sustentar al que sufre y sacarlo de su dificultad, además, para fortalecerlo y rehabilitarlo con el fin de que retome su proyecto vital, frente a su desarrollo humano digno en lo individual y colectivo

Esto sale a colación porque son pocas profesionales en donde se conjuntan en el trabajo de equipo, donde compartimos la responsabilidad de trabajar con el adulto. Es importante darnos cuenta de tomar al adulto como un todo, el médico, tiene que tomar en cuenta al familiar, y su entorno, al cuidador y su entorno, a los enfermeros y su entorno. Si hay un grupo de enfermeros responsables del cuidado todos tienen que saber cómo está su enfermo, por lo cual hay que llevar un expediente médico. Y en caso del hogar una bitácora donde cada uno de los encargados escriba su labor por día, para que todos estén enterados de lo que ha sido su evolución, y en caso de urgencia, saber cuándo cambio su estado.

El adulto requiere con urgencia un trabajo en equipo.

 

DRA. MARIA BERTHA COVARRUBIAS MANRIQUE

ANTONIANOS 1

COL CAMPANARIO

6622 56 57 22

.