Fumar deteriora tu cerebro

 

pulmones de fumadorSiempre que se habla del hábito (más bien vicio) de fumar y el dejar de fumar, se habla de los beneficios en lo que respecta al sistema respiratorio, algo casí obvio, pues al dejar de introducir humo a tus pulmones, estos te lo agradecerán. Pero, ¿Sabías que fumar incrementa en 70%  tu posibilidad de padecer Alzheimer? Así es. Al fumar un cigarrito cada día (o cada par de horas…) estás más y más cerca de la posibilidad de padecer algún tipo de demencia como lo es el Alzheimer.

cerebro con demencia

En el año 2015 se encontró que el riesgo de padecer demencia podía cambiar de acuerdo a los hábitos con el tabaco, como el no fumar nunca, dejar de fumar o seguir fumando. La buena noticia es que no todo está perdido, pues al dejar de fumar se disminuye el deterioro cognitivo, aún en edad madura. Y con hábitos saludables se puede eliminar ese riesgo latente de padecer demencia, debido al cigarrillo.

 

Fuente:

Zhong et al. (2015). Smoking Is associated with an increased risk of dementia: A meta-analysis of prospective cohort studies with investigation of potential effect modifiers, PLoS ONE 10(3), e0118333. doi: 10.1371/journal.pone.0118333

 

Anuncios

Las grandes razones por las que vapear es perjudicial

cigarrillos electricos

En los últimos años se han puesto de moda los vapeadores como una alternativa al tabaquismo y los cigarros electrónicos. Las marcas que comercializan los equipos y sus accesorios lo muestran como una opción saludable y segura para aquellas personas que quieren dejar de fumar y limpiar su cuerpo de las sustancias nocivas que habían estado consumiendo. El hecho es que vapear tampoco es un hábito que valga la pena practicar.

Como mencionamos anteriormente, los vapeadores salieron para “ayudar” a los fumadores a dejar este hábito al cambiarlo por uno similar, pero sin todas sus implicaciones negativas para la salud. El problema es que como se ha vuelto una moda, muchas personas han empezado a vapear solo para sentirse mejor, verse más interesantes, encajar en su grupo de amigos, ser parte de la corriente, etc. Según Gananci, cuando empiezas a adoptar hábitos nocivos solo para mostrar una fachada a los demás, necesitas levantar tu autoestima.

La diferencia entre fumar y vapear es que en este último no estás aspirando humo, sino vapor ¿Vapor de qué? Bueno, las esencias de los vapeadores están hechas a base de propilenglicol, glicerina vegetal, sabores artificiales diversos y nicotina. La nicotina es la sustancia menos dañina de todas las que contienen los cigarros comunes, pero también la más adictiva.

Estos líquidos contienen nicotina en porcentajes diferentes, dependiendo de la necesidad de la persona a esta sustancia y se espera que este porcentaje se pueda reducir paulatinamente hasta dejarla completamente.

Volviendo al propilenglicol, esta es la sustancia más presente en el líquido que se vapea. Es responsable de que el vapor sea visible y es considerado “generalmente seguro”, pero aquí viene lo interesante. el propilenglicol es utilizado como humectante en la industria cosmética y farmacéutica.

También se usa para fabricar antibacteriales para manos, lociones antibacterianas, toallitas húmedas para bebés, en la fabricación de lubricantes íntimos, como ingrediente principal de la pintura utilizada en paintball, como fluido hidráulico para maquinaria y más.

Como puedes notar, todos estos usos son externos. Aun así, en la industria alimenticia este químico también está presente. Se usa como anticongelante, coloración y saborización de alimentos procesados, entre otros. Que este líquido sea permitido no quiere decir que es saludable.

Cuando vapeas, el propilenglicol va directo a tus pulmones junto con otras sustancias que son inofensivas. Vapear también puede causar adicción porque contiene nicotina y si la persona no está totalmente comprometida con su salud no podrá disminuir los niveles de nicotina en los líquidos para sus equipos de vapeo.

Vapear no es bueno, pero al compararlo con el hábito de fumar tiene ventajas considerables, por ejemplo:

-No daña los dientes, ni los vuelve amarillentos

-No deja mal olor en la ropa, ni en las manos.

-No daña el aspecto de la piel como lo hace el humo del cigarro

-No afecta los sentidos del olfato, ni del gusto.

Hay que mencionar esas ventajas porque de verdad son importantes, pero uno de los mayores problemas de los vapeadores o cigarros electrónicos es que la razón por la que existen, que es ayudar a superar la adicción al tabaco no se cumple más allá de la teoría. Básicamente, estarías cambiando un vicio por otro, pero si estás buscando la liberación total, hay otras vías que son más funcionales.

Un estudio del Consejo de Investigación de salud de Nueva Zelanda demostró que solo un 7,3% de los objetos estudiados lograron dejar la adicción al cigarro por usar cigarrillos electrónicos con nicotina. Lo que significa que no es un porcentaje demasiado alto como para considerarlo una manera efectiva de superar la adicción.

Lo más preocupante de los vapeadores son las personas que empiezan a usarlos por diversión creyendo que no afectan su salud, o sin conocer del todo las consecuencias que podrían tener al usar este tipo de equipos.

Cuando usas vapeadores te expones a lo siguiente:

-Pueden aparecer sustancias alérgicas al contenido de las esencias de los vapeadores

-Disminución de la capacidad pulmonar. Aquí no hay diferencia con el cigarrillo y el vapeador. Estas actividades hacen que los bronquios disminuyan de tamaño, por lo que entra menos aire a los pulmones. Esto a la larga crea insuficiencia respiratoria.

– Úlceras en la lengua y garganta

– Tos e irritación en algunos usuarios. Esto también depende de la calidad del vapeador que se utilice, de las esencias que contenga y la frecuencia con la que se use.

Muchos defensores de los vapeadores dicen que existen campañas de desprestigio hacia esta práctica ya que las tabacaleras y grades empresas de fabricación de cigarrillos no quieren perder sus clientes. Es cierto que esos gigantes quieren mantenerse en el mercado a toda costa, pero también basta con investigar solo un poco acerca de lo que le pasa a tu cuerpo al vapear para darte cuenta de que no se trata de un hábito 100% seguro.

Usa tu criterio. Si crees que es algo que te ayudará a superar tu adicción a fumar, trázate metas realistas con respecto al tiempo que estarás vapeando antes de que lo dejes totalmente. Esto con el fin de que no te ates a un nuevo dispositivo como vicio, sino que puedas usarlo como herramienta de transición. Si no lo haces, seguirás consumiendo nicotina por el resto de tu vida.

Los fumadores saben todo el daño que se hacen al practicar ese hábito, solo deben tomar la decisión de hacer lo que es conveniente para su salud y lo de los suyos -recuerda que los fumadores pasivos también sufren-. Si tienes en mente realizar un programa de desintoxicación pero tus finanzas no te lo permiten, aprende cómo ganar dinero extra en Gananci de una manera sencilla.

¿Cómo dejar de fumar después de los 60?

¿Cómo dejar de fumar después de los 60 años - mayoresdehoy

Algunos vicios se arraigan a las personas durante toda su vida y parece imposible escapar de ello. El cigarrillo es un ejemplo claro. Si estás pensando que ya llevas toda una vida fumando y no vale nada dejarlo a estas alturas de la vida ¡te equivocas! Según los expertos, durante el envejecimiento, el cuerpo experimenta cambios a nivel físico, fisiológico y psicosocial que incrementan los daños producidos por el cigarrillo.

Los fumadores que superar los 60 años, tienen un mayor riesgo de mortalidad 1,5 veces mayor comparado con los no fumadores. Para nadie es un secreto que debido al cigarrillo se producen un número importante de muertes en todo el mundo, generalmente por condiciones devastadoras como cáncer de pulmón, laringe y en otros órganos, EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Coronaria), cardiopatías y enfermedades cardiovasculares, además de tuberculosis y depresión.

Si quieres mejorar tu calidad de vida y alargarla unos años más para compartir con tu familia, nietos y personas que te aman, te dejo estás fáciles consejos para dejar de fumar que puedes poner en práctica hoy mismo:

  1. Ve con calma

Un día fumas y al otro lo dejas. No funciona así. Es un proceso que necesita tiempo y voluntad. Una forma más efectiva es disminuir el consumo progresivamente hasta que desaparezca. Si fumas, por ejemplo, 10 cigarrillos al día, ve disminuyendo uno cada día. Encuentra un ritmo gradual con el que puedas lidiar.

Para ir documentando tu progreso puedes hacer una tabla de los cigarrillos que consumen y sus horas. También puedes anotar con un marcador en cada cigarrillo el nombre de las personas que amas, para que entres en razón y pienses en ellos cada vez que lo enciendas. Esto tiene importantes consecuencias psicológicas que te ayudarán a disminuir el hábito.

  1. Encuentra la motivación

Es común que a medida que las personas envejecen pierdan motivación y amor por la vida. Por ello, es más complicado encontrar estímulos positivos que ayuden a acabar definitivamente con el consumo de nicotina ¿Quieres dejar a tu pareja viudo o vida antes de los esperado? ¿Quieres mejorar tu calidad de vida y respirar mejor? ¿Quieres ver crecer a tus nietos?

  1. Toma conciencia: no eres sólo tú el afectado

Dejar de fumar no sólo alargará tu vida, también dejarás de contaminar el aire de las personas con las que compartes tu casa. Si vives con tus hijos y nietos, este hábito es igualmente perjudicial para ellos, y puede causarles problemas de salud a largo y corto plazo.

  1. Trabajo en equipo

Si vives con otros fumadores, intenten todos a la vez dejar el cigarrillo. Será mucho más fácil contar con el apoyo de tus seres queridos. Además, si eres tú solo el que intente acabar con el vicio y tienes a otras personas fumando a tu alrededor será un proceso mucho más complicado. Percibirás constantemente el olor del humo y te provocará fumar.

  1. Reemplaza la nicotina

Actualmente existen productos que ayudan a los fumadores a deshacerse del cigarrillo. Prueba con los parches y pastillas de nicotina o goma de mascar. Te ayudarán a calmar la abstinencia porque proporcionas nicotina mediante un sustituto del cigarrillo. Encuentra la opción que más se ajuste a tus necesidades.

  1. Busca otras actividades saludables

Si empiezas un estilo de vida saludable, empezarás a ver y a sentir sus resultados. Esta es una motivación excelente para dejar el cigarrillo. Puedes realizar caminatas cortas o buscar ejercicios que se adapten a tu condición física.

  1. Piensa en todo el dinero que ahorrarás

Ser fumador es un hábito muy costoso. Gastas cantidades inmensas de dinero en algo que sólo trae efectos negativos a tu salud. Dejar de fumar te ayudará a cuidar tu salud y tu bolsillo. Puedes usar ese dinero extra en complacer otros antojos, como un delicioso postre por la tarde, por ejemplo.

¡Nunca es tarde para dejar de fumar! Cuando dejes el cigarrillo verás una serie de mejoras fantásticas. La posibilidad de desarrollar algún tipo de cáncer disminuirá considerablemente. Tu corazón y pulmones empezarán a trabajar mejor, por lo tanto las probabilidades su sufrir un ataque al corazón disminuirán y notarás mejoras en tu respiración. Hasta mejorará tu calidad de sueño. Con todos estos increíbles beneficios ¿intentarás dejar el cigarrillo?