El hecho de cuidar a un adulto mayor

grayscale photography of patient and relative holding hands

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Es muy importante mencionar la importancia que tiene el cuidador del adulto mayor, porque el brinda calidad, calidez y dignidad.

El cuidar no se le ha dado el papel que debe tener, se ve como una obligación del hijo que se quedó en la casa, que no se casó, o que vive con los padres, o que está solo, y pues… le toco bailar ese son… que es atender a su familiar adulto.

Cosa que le llega sin tener conocimientos, sin tener consciencia de que si se puede, de una manera objetiva, clara y razonada para obtener la satisfacción de ambas partes. Tanto para el cuidador como la persona que es cuidada.

Es importante darse cuenta que todos vamos a ser adultos y  como eso es parte inherente de la vida debemos prepararnos para ello, leer de las necesidades de los adultos, tomar cursos de cuidado para el adulto, empaparnos de las lecturas donde nos ofrecen información, y sobre toda prepararnos para una vejez digna.

El cuidador tiene que reconocer los aspectos positivos que le dará hacerse cargo de un adulto.

  • Mejorar la relación con la persona a la que cuida, ¿Cómo? Preparándonos en la plática con el familiar, en el tiempo que se le invertirá, en sus gustos, en su espacio, y sobre todo en la disposición del cuidador.
  • El sentimiento de logro y superación que debe descubrir el cuidador al aprender a tratar a un adulto con todas sus limitaciones, al autocontrol que aprenderá, aunado con los sentimientos de poder ayudar a una persona que lo necesita.
  • El cuidar descubre nuevas habilidades como la resolución de problemas, aumenta el propio reconocimiento que aumenta las fortalezas y les ayuda a reconocer las debilidades que puede superarlas, para hacerlo una mejor persona.
  • Sentimientos de crecer como personas y en competencias en el aprendizaje del cuidado del adulto mayor.
  • Cada persona que se dedica al cuidado aprende mil estrategias y herramientas, que le ayudaran a poder compartir sus vivencias en experiencias que lo harán sentir valioso para él y su comunidad.

Cuidar es una gran oportunidad de entrega y trascendencia para el ser humano.

Todos somos una oportunidad de que recibamos cuidado y que lo podamos brindar, solo hay que darnos oportunidad de reconocerlo, no se nace con ello se aprende cada día teniendo la intención de hacerlo.

Debemos descubrir cada momento donde se nos da la oportunidad de ayudar de manera positiva a las personas que nos rodean y con mayor importancia al familiar, hacerlo de manera gratificante, y con un tinte de oportunidad porque es ahí donde veremos el éxito de la atención.

Los adultos mayores tendrán muchos defectos, manías, y peros, aun así responden al buen trato, y a la disposición positiva que se les ponga para ello, es difícil si… porque al familiar se le conoce su historia y se le marca con ella.

Si no hay oportunidad con los familiares, podemos darnos con otras personas que necesiten nuestra ayuda y atención.

No dejemos de brindar nuestro apoyo a quien nos necesite, nuestra autoestima la agradecerá.

DRA. MARÍA BERTHA COVARRUBIAS MANRIQUE

ANTONIANOS 1

COL CAMPANARIO

TEL 6622 56 57 22

Anuncios

Los mayores son P E R S O N A S

woman cleaning the floor near man sitting on sofa reading a book

Photo by Murilo Folgosi on Pexels.com

Puede ser difícil de comprender en un principio. Quizá por que lo ves ahí casí sin moverse, perdido en sí mismo. Una realidad dura que afrontan muchos guerreros y guerreras, muchos mayores que tienen dependencia funcional. La edad que tengan estos mayores de hoy no es la culpable de su dependencia. Si bien es mucho más probable que rebasando cierto límite se tengan más problemas de salud, estos mayores con dependencia pueden tener 65 años o 98.

¿Y se es menos persona a los 65 que a los 98? ¿Será que después de los 60 o después de una embolia ya no se es persona? ¿Tener demencia te deja sin ser humano? ¡NO!

Obviamente no.

Se sigue siendo.

Y comprender esto a muchos nos cuesta trabajo, por que en lo cotidiano, al cambiar la ropa de cama de la persona mayor con dependencia se nos olvida que ese ser humano que poco se mueve y poco habla es un individuo lleno de historias de vida, lleno de deseos, sueños, anhelos. Tratarlo como uno más, como “algo”. No le quita humanidad a la persona, nos la quita a nosotros mismos. Y es que pensamos que todos los mayores son iguales, exactamente iguales, tenemos ideas preconcebidas desde hace años que nos dicen que la gente mayor es “viejita” y que ya no escucha, ya no ve… ya no siente.

Por ello yo aclamo a la razón y al raciocinio, al detener la práctica inconsciente y repetitiva que nos coloca una barrera para poder trabajar sin sentir. Dicen, algunos, que es mejor no sentir o pensar al cuidar a una persona en estado de dependencia, es algo difícil. Me atrevo a decir que es de las cosas más duras que tiene la vida. Por que si esa persona es tu familiar te enfrentas al duelo constante de su partida lenta y dolorosa. Pero, creo que el poner ese escudo protector de “mejor solo lo muevo rápido y ya” nos dejará con un vacío anímico de por vida.

Una caricia, una palabra, decimos en México : un apapacho. Eso no quita. Eso da. Para ambos lados da. Creo que centrarse en la persona nace con ese sentir y de ahí en adelante estamos dispuestos a las características propias de cada quien, estamos dispuestos a comprender, sí es que trabajamos en una residencia o asilo, que cada persona, por muy gruñona, seria, callada, dependiente, agresiva, etcétera… es una P E R S O N A es el hijo o la hija de alguien, que hace años fue esperado con ansías, es un ser humano que tuvo una infancia y jugó, río y soñó. Eso está ahí dentro. Es un individuo con una carga histórica enorme, heredero de tradiciones y costumbres, es parte de nuestra humanidad y las acciones que esta persona realizó en su vida tuvieron un impacto en las vidas de todos los demás, no sabemos, si indirectamente esa persona, de quien no se casí nada, tuvo que ver con que vida fuera lo que es hoy.

Los mayores de hoy, con dependencia o sin ella, guardan en sí mismos historias de vida que para muchos son solo cuentos o relatos de hace décadas, pero si reflexionamos, esas historias, por muy lejanas que parezcan son parte de nuestra humanidad. Cada granito de arena cuenta en la playa.

Así que en terrenos del diseño de centros de día, de asilos, diseño de productos, diseño de empaques, diseño de juegos de realidad virtual, diseño de indumentaria… diseño. A muchos de los hoy estudiantes y diseñadores que ejercen su profesión les queremos recordar que los llamados adultos mayores son personas, muy diversas, que solucionar una necesidad no debe de comprometer la dignidad ni la humanidad del usuario. Mucho que reflexionar, no solo en el diseño de productos y servicios, sino en muchas profesiones que interactúan con los mayores de hoy.

 

Si la respuesta es la teleasistencia, ¿cuál fue la pregunta?

google search engine on macbook pro

Photo by Pixabay on Pexels.com

Como sabrán, uno de los objetivos principales de mayores de hoy, es proveerles a ustedes, mayores y a ustedes cuidadores de personas mayores con dependencia, información valiosa y verídica, es por ello que en esta ocasión les traemos este escrito basado en un artículo académico que pertenece al Journal Critical Social Policy del 2019.

Los investigadores comentan que:

En este estudio se destacó la sorprendente falla al considerar una trama diferente, igualmente importante y fundamentada pero menos dramática que, para algunos usuarios, la teleasistencia está haciendo la vida más fácil […] Facilitar la vida proporciona una alternativa a la interpretación de que esforzarse por la independencia es moralmente correcto y apropiado, incluso cuando es difícil, solitario y conduce a una menor calidad de vida.

Dentro de algunos hallazgos sobre el telecuidado o teleasistencia se habló del servicio, las áreas de oportunidad que este presenta, por ejemplo se dijo que algunas de las respuestas de los usuarios del servicio sugirieron que los recortes en las horas de contacto habían provocado ansiedad (lo que no fue aliviado por la teleasistencia) y aumentó el potencial de aislamiento.  De hecho las personas que participaron en dicho estudio dijeron estar confundidas sobre la eficiencia del servicio.

Este estudio fue realizado en el Reino Unido, de manera cualitativa haciendo entrevistas a profundidad a al rededor de 30 personas que utilizan la teleasistencia. Puede encontrarse el artículo completo en la fuente de información.

Fuente:

Lynch, J. K., Glasby, J., & Robinson, S. (2019). If telecare is the answer, what was the question? Storylines, tensions and the unintended consequences of technology-supported care. Critical Social Policy, 39(1), 44–65. https://doi.org/10.1177/0261018318762737