derechos de los mayores

woman wearing red hat and sunglasses

Photo by Nashua Volquez on Pexels.com

Actualmente la población, en el mundo y en México, tiende a envejecer. En ese sentido, es necesario diseñar un mundo que permita la mejor inclusión de los adultos mayores de una manera sustentable. El gerontodiseño se ha vuelto una necesidad imperativa si aspiramos a evitar la segregación habitual que los viejos deben de soportar una vez que comienza el decrecimiento de su salud. No hacerlo provocaría una flagrante violación a sus derechos humanos.

Conocer la situación actual del adulto mayor y definir cuáles son los aspectos elementales de diseño para generar recomendaciones y propuestas coherentes de gerontodiseño y coadyuvar a la reintegración social es el primer paso en una tarea que llevará tiempo. El texto que presentamos reflexiona sobre las consideraciones necesarias para un buen diseño, adaptado a los adultos mayores, en un marco de derechos humanos.

La responsabilidad que recae en un diseñador es tal que ha sido tema de estudio y discusión a lo largo de la historia. Víctor Papanek, en su obra Diseñando para el mundo real (1985) enfoca este tema en cuanto la responsabilidad que hacia su comunidad, su medio, e incluso la vida adquieren quienes se dedican profesionalmente al diseño.

Los diseñadores tienen la capacidad de modificar y transformar el medio en busca de la solución para diversas necesidades. El objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas en un marco de respeto a los derechos humanos más básicos.

El diseñador es responsable de un 70 a un 80 % de lo que le pasa a un producto a lo largo de su vida (Fabricky, 1987). Para llevar a cabo su tarea, con mayor acierto, el profesional del diseño debe estar consciente de los cambios sociodemográficos que el mundo presenta. El principal de ellos es el envejecimiento de la población global. Este factor es importante porque, conforme envejecen, las personas necesitan productos y servicios acordes a sus características físico-mentales que les ayuden a llevar a cabo sus actividades cotidianas y no ser excluidos de la sociedad.

Leer todo el artículo completo aquí: http://www.codhem.org.mx/localuser/codhem.org/difus/dignitas/dignitas18.pdf

 

En unos días más se llevará a cabo el Foro de las Personas Mayores: Viviendo mis Derechos Plenos, esto será en la Ciudad de México, México. Es un foro que está dirigido a las personas mayores y al público en general, a quien le interecen las distintas formas y alternativas para ejercer los derechos humanos, a través de la oferta de los niveles de gobierno e instancias que ofrecen servicios a personas mayores. El objetivo del foro es:

Que los participantes conozcan los derechos plasmados en el marco general de la convención interamericana para la protección de los derechos de las personas mayores y de los cuales ya se implementan con los diferentes servicios que ofrecen instituciones reconocidas en el ámbito de la vejez y el envejecimiento.

Este foro ocurrirá los días 4 y 5 de abril de 2018 en la Zona C del edificio G de la Cámara de Diputados, ubicado en la Avenida Congreso de la Unión No. 66 en la Colonia del Parque, Delagación Venustiano Carranza, CDMX.
Pueden descargar el programa completo aquí: Foro personas mayores viviendo mis derechos plenos.
Para mayor información pueden comunicarse a los telefonos que aparecen en la imagen informativa:
1dbc3c_48982565f32b4ec7a1d66c89942e734a~mv2
Fuente de información:

 

dependent-100343_960_720El día de hoy tuve que ir al banco, cuando entre observé que había sido remodelado, de hecho continúa en remodelación. El piso de color oscuro no hacía ningún contraste con las sillas, mejor dicho sillones del mismo color. Como yo no iba realizar ninguna operación bancaria, pues iba de acompañamiento, me decidí a solo observar a la gente. Una persona mayor, quizá de unos 70 años, bajaba las escaleras lentamente y posteriormente llegaba al kiosco Digital para poder elegir que operación realizarían el banco, ella muy decidida tecleo, no tuvo problema. Pero detrás ella tenía otra persona mayor, quien se tambalea un poco al terminar, tampoco tuvo problemas para teclear Y seleccionar la operación a realizar, ésta última persona se dirigió a la caja uno, la cual el banco otorga para personas mayores, clientes premium a personas con algún problema funcional. Pareciera que el banco estaba preparado para atender a estas personas mayores, pasaron unos segundos y arribó un señor con su madre, quien probablemente rondaba los 80 años, bajaron las escaleras poco a poco y el señor preguntaba al personal del banco que era lo que tenía que hacer para realizar un movimiento bancario. Irónicamente era una persona joven pero no sabía qué hacer, al mismo tiempo otra pareja de hijo y madre se retiraba de la sucursal bancaria, escuché al señor decirle su madre (o por lo menos parece que su madre) no vamos a cobrar hoy, hasta mañana.

Me di cuenta que estaba rodeada de personas mayores. Con diferentes capacidades y necesidades. El banco se encontraban personas de 50 y 60 años aproximadamente, futuros mayores de hoy. De pronto ingreso por la puerta una pareja, un hombre y una mujer mayores pudiendo rondar en los 70 años, la mujer ciega tocaba el hombro que su pareja, llevaba un bastón de personas invidentes, su esposo llevaba un bastón para apoyarse caminar, su marcha era lenta y tambaleante. Yo me preocupe, pues el banco está en remodelación y había bastante gente, por suerte el personal del banco les comento que debían de ir a la caja uno, aunque eso no fue de mucha suerte, pues serían de sortear a toda la gente ya esas bancas están posmodernas de color oscuro que se encontraban en el recién remodelado banco.

La persona con quien yo iba, sin ser especialista en diseño y vejez, me comentó al llegar: “Esas bancas no están bien puestas ahí”. Ciertamente esos sillones bajos, fueron la peor decisión de diseño para este banco. Al no ser contrastantes una persona débil visual puede chocar con ellos, al ser bajos (como puede ver), las personas mayores con problemas funcionales piensan dos veces antes de tomar asiento. A colocar las bancas o sillones están juntos uno del otro, la movilización dentro del banco se entorpece, Y quienes tienen que ir a la caja uno tienen que atravesar las bancas y a la gente.

Este banco, está localizado en uno de los muchos municipios de México, es un banco que para la colonia el representativo, los que viven cerca saben que ese banco al estado ahí desde hace muchos años, quizás fue uno de los primeros bancos del municipio, así que los clientes como puede observarse, en su mayoría son personas mayores. La rampa del banco es una de las peores rampas que conozco, tiene una forma de espiral soltura inicial estarás cerca del metro, realmente no es una trampa diseñada para poder bajar por ahí, he visto niños jugar a la resbaladilla en esa rampa.

Ahora que lo pienso, en este momento al estar escribiendo, la primera imagen que tuve cuando ingrese hoy al banco agarrada del barandal de la rampa, no para subir la rampa, sino para subir las escaleras que están junto a la rampa. La la persona no se movía de ahí, fue cuando su hijo (presumiblemente) la abordó Y le comento que cobrarían otro día.

¿Estamos preparados para un país que envejece? Si vienes personal de atención tuvo la cordialidad de indicarle a la gente a donde ir o que hacer, el diseño del ambiente sigues pensándose para gente muy joven. Con esos aires modernos posmodernos de gran pulcritud, pareciera que lo elemental como la accesibilidad, se olvida. Lo peor del caso es que este banco no tenía una remodelación desde hace años, ahora para que lo vuelvan a remodelar pasarán muchos otros más, cada vez estamos más cerca del año 2050, ese año que tanto el INEGI, CONAPO y la OMS han dicho que será el tiempo en el que México tendrá la característica de ser un país lleno de mayores. Pero pareciera que no vemos a futuro, pareciera que las minorías no van importar hasta que sean mayorías, pero… con este tipo de pensamiento, cuando los mayores lleguen a ser “la mayoría” el mundo seguirá sin preparación para afrontarlo.

Con el tiempo me dado cuenta que lo que nos hace falta, es hablar del tema. Implementar soluciones de diseño ambiental o gerontodiseño, como quiera llamársele, básicamente no requieren de grandes cambios iniciales, observaba la sucursal bancaria Primero me di cuenta que una rampa realmente pensara con los grados necesarios de inclinación podría realizarse sin problema, no era cuestión de falta de espacio, y por supuesto que tampoco de dinero. Ese piso de color de color oscuro, bien pudo ser de otro tono, quizá en turno poco más claro Y unos sillones un poco más oscuros, quizá contrastes más radicales como rojo y azul qué son los colores del banco que visite.

Hablar del tema hablar de que envejecemos todos los días y  aceptarlo, afrontarlo, discutirlo, valorarlo y disfrutarlo. Eso falta. Claro que el diseñador no hacer quien resuelva todos los problemas entorno al envejecimiento, tampoco lo será el médico. Es la interdisciplina, la multidisciplina. Y todo inicia en la comunidad.

¿Estamos preparados?

El conocimiento que se brindan aquí en mayores de hoy, tiene el objetivo de poder las personas mayores para que sean quienes exijan con base en  fundamentos lo que su ambiente requiere. Sé que de acuerdo con las estadísticas nacionales, aún no somos un país de puras personas mayores, hay muchas personas jóvenes. Pudiera pensarse que son los jóvenes los que deben de exigir, pero creo que no del todo. Hoy, vi un alto porcentaje de personas mayores en relación con personas adultas, vía una persona joven con su patineta, sus jeans y sus tenis rotos, vía muchas personas mayores de 30 o 40 años y ví a odas estas personas mayores de las que le he platicado….