después de la jubilación

Por José Roberto Ramírez Gálvez

La jubilación supone una importante reestructuración de las funciones que definen el espacio de la vida de una persona y, por consiguiente, requiere flexibilidad y capacidad de adaptación a las nuevas condiciones.

“La jubilación puede ser vista como una transición que implica la ampliación, la redefinición y el cambio de papeles, la extensión del tiempo de la jubilación, es un evento que permitirá un proceso temporal y que requiere tomar decisiones, implementar y llevar las consecuencias”.

La centralidad del trabajo en relación a otros elementos, como la familia, en la definición de la conciencia de sí mismo es muy diferente de una persona a otra, lo que implica que la transición a la jubilación puede requerir diferentes niveles de la reestructuración de sí mismo. La etapa de preparación previa a la jubilación coincide con una progresiva clarificación de las actitudes sobre la jubilación y una planificación del tiempo y de la forma de su retiro de la vida laboral.

En el momento de la jubilación, los planes son más detallados, pero la actitud tiende a degenerar en ansiedad y desesperación por la pérdida de su actividad laboral. Por supuesto, la fase de preparación para la jubilación tiene un significado personal diferente en función de la historia individual y de la centralidad de la actividad laboral desempeñada. La jubilación supone la pérdida de contactos sociales, pero todavía no está claro el grado de pérdida, tanto en términos de extensión de la red social, como de calidad, de apoyo recibido.

Se debe de considerar el apoyo social para distinguir las diferentes fuentes (familia, amigos, etc.) y los diferentes tipos (emocional, instrumental, etc.) de apoyo social que inciden en la calidad de vida del jubilado considerando el aspecto de la actividad física, la salud, la educación, la alimentación, la actividad intelectual, la actividad sicosocial entre otros factores o aspectos importantes en el jubilado.

Fuente:

Gálvez, José. (2019). Factores que inciden en la calidad de vida del jubilado. Revista Torreón Universitario. 7. 32-42. 10.5377/torreon.v7i20.8573.

Anuncios

choices decision doors doorway

Photo by Pixabay on Pexels.com

La jubilación tiene varios panoramas, como liberación de un trabajo que hemos hecho por años, con aceptación a algo que hay que hacer frente, rechazo porque dejaremos de trabajar y como oportunidad para cambiar de actividad.

Los que tienen la opción de jubilación son los que han tenido la oportunidad de tener un trabajo formal, donde han adquirido esos beneficios, muchos de nuestros adultos no tienen o no tuvieron esa oportunidad. Pero en este tema hablaremos de la preparación para ese momento de vida.

Es importante estar preparado a este cambio emocional, social, cognitivo y económico. Porque abarca todos estos rubros.

Hay programas para la preparación a la jubilación, pero pensamos que no los necesitaremos, que es algo que es inherente al cambio.

Lo importante es saber que es un periodo de ajuste, oportunidad y posibilidad de planear un envejecimiento productivo.

  • Tomar consciencia de como se ve el futuro, como oportunidad de mejorar relaciones familiares por el tiempo extra que se tendrá, como posibilidad de usar el tiempo libre para sí mismo en actividades recreativas, económicas, voluntariado etc.
  • Mejorar la visión de sí mismo, sin estereotipos de vejez, y dar la oportunidad de mejorar cada día en actividad y oportunidades de crecimiento.
  • Planificar el futuro, hacer proyectos con tiempo de antelación que se hará con el tiempo libre, en que se va a ocupar, y que son las aspiraciones para no caer en el vacío del tiempo.
  • Desarrollar habilidades de afrontamiento en donde ya tenga opciones en el plano emocional, económico y social.
  • Estimular uso del tiempo libre en actividades creativas, y ver la posibilidad de involucrarse en actividades que sean vivificantes, que requieran compromiso y que aumenten la autoestima.
  • Facilitar utilidad social, comunitaria. Porque debido a la experiencia de vida y de trabajo hay muchas oportunidades de acción que den la oportunidad de tener un envejecimiento generativo, donde podrá influir a la generación futura.
  • Potenciar estilo de vida sano, siendo previsor con buenas actividades del cuidado de la persona, física, social y emocionalmente, y con ello ser un ejemplo para las generaciones futuras, siendo un patrón de seguimiento positivo.

old man

Photo by Kaboompics .com on Pexels.com

Es muy importante cuidar los siguientes puntos.

Vigilar el aspecto económico, jurídico de la nueva situación, atendiendo los pendientes de vivienda, propiedades y todo lo relacionado a la economía, para que ello no sea un dolor de cabeza a futuro.

Cambiar de actitud, no pasar al esquema de vejez inoperante, sino la oportunidad de mejorar la calidad de vida de una manera realista e incluyente.

Facilitar  las habilidades sociales, comunitarias del voluntariado de manera permanente, lo importante es fortalecer las redes de apoyo.

Potenciar los estilos de vida sana, iniciar nuevas actividades en el cuidado emocional, físico y social.

Es muy importante prepararnos para los cambios de nuestra vida. Todos los cambios generan crisis, y al ser conscientes de ellas podemos enfrentarlas.

 

DRA. MARÍA BERTHA COVARRUBIAS

ANTONIANOS 1

COL CAMPANARIO

HERMOSILLO, SONORA, MÉXICO

CEL. 6622 56 57 22

Artículo escrito en colaboración con Coserencasa .
Afortunadamente, cada año que pasa, la edad media de la población mundial aumenta gracias a la mejora en la sanidad y a que los medicamentos cada vez son más accesibles para la población mundial.
Que la salud y el bienestar físico cada vez llegue a más es un motivo de orgullo de todos y para todos pero sin embargo, no es hasta hace pocos años que se está poniendo el foco en otro tipo de bienestar, más importante si cabe que el simple físico: la salud mental.

Según vamos haciéndonos mayores, al igual que hacemos ejercicio físico para mantener nuestro cuerpo sano, tenemos que hacer al menos el mismo esfuerzo por tener un cerebro despierto y activo. Ya se sabe, tal y como reza la famosa cita latina: “Mens sana in corpore sano”.

person sewing

Photo by Leticia Ribeiro on Pexels.com

Una forma muy recomendada, además de divertida de ejercicios para cumplir este propósito es cosiendo, tanto a mano como con una máquina de coser. Como bien es sabido, coser necesita de gran precisión y habilidad. Físicamente, requiere de la
habilidad y fuerza suficiente para manejar tejidos, dar puntadas y no cansarse realizando movimientos muy preciosos como enhebrar un hilo en la aguja o coser los botones de una camisa.

adult colors craft craftsman

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

Mentalmente, es muy  importante planificar bien el trabajo, elegir las telas y ser capaz de aumentar la concentración.
Nuestro cerebro, como cualquier otro músculo del cuerpo humano, necesita ser ejercitado cada día para no perder vigor. Por eso, os recomendamos estos ejercicios mentales (totalmente complementarios con vuestro quehacer diario) que podéis realizar a la vez que coséis. Os ayudarán en varios aspectos de vuestra vida ya que además de hacer ejercicio, la sensación de realización y sentirse bien con uno mismo que se consigue cuando ves que la pieza que has planeado en tu mente se ha convertido en realidad, es maravillosa.

Coser ejercitando la mente.

assorted color threads in box

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

 Planifica qué prenda quieres coser y qué vas a necesitar. ¿cómo voy a hacerlo? No es lo mismo coser a máquina que con dedal e hilo. Las telas serán diferentes y el tiempo que llevará probablemente también sea mucho mayor.
 Intenta dibujar e imaginar en tu mente la pieza en su totalidad. Esto ayuda a nuestro cerebro a activar las áreas de planificación y lenguaje, la denominada Área de Broca, aunque dibujar pueda parecerte complicado, incluso si nunca lo has hecho, es un buen ejercicio que te ayudará mucho más de lo que crees. Aunque sea para el trabajo más sencillo, como cortar unas cortinas, lo agradecerás.
 Haz ejercicios diarios con tus brazos y manos para que se mantengan útiles y no se te cansen. Para no perder fuerza: recomiendo coger una pelota pequeña y lanzarla de una mano a otra recogiéndola en el aire. Si lo que quieres es no perder habilidad a la hora de manipular objetos pequeños como agujas, dedales, hilos… puedes coger dos vasos: un vaso estará relleno de arroz o garbanzos y el otro vacío. Ahora, pásalos uno a uno de un vaso a otro haciendo pinza con cada una de tus manos.
Como se puede comprobar, mantener la mente despejada, despierta y en forma cosiendo es sencillo y a la vez divertido.