Anuncios
Tag Archive | después de la jubilación

¿Son los 60 los nuevos 30?

unnamedLos 60 son los nuevos 30, al menos cuando se trata de los negocios. Mientras algunos adultos se enfrascan en cómo ahorrar dinero para su vejez, hay una clase de emprendedores para los cuales el ocaso de su vida, solo es el punto de partida hacia nuevos horizontes.

Hemos tenido la oportunidad de revisar cerca de 200 compañías y emprendimientos. Y descubrimos que muchos de ellos son dirigidos por jóvenes adultos que apenas acaban de salir de la universidad.

Pero lo más sorprendente es que una cantidad igual o mayor, están siendo dirigidos por algunos adultos no tan jóvenes, quienes literalmente están sacando adelante emocionantes emprendimientos.

Una nueva tendencia

De acuerdo a las encuestas, el grupo de edad comprendido entre 55 y 64 años ha mostrado el mayor incremento en arrancar iniciativas empresariales, siendo los responsables del 20 por ciento de todos los emprendimientos. ¿Y sabes qué? Todos estos adultos mayores están demostrando ser una feroz competencia para esos millennials emprendedores (y otros inversionistas).

Hay un gran confort en financiar, brindar coaching o asociarse con alguien que es mayor que tú, debido a que su solicitud de ayuda viene de la experiencia, de la humildad y de las cicatrices de las que carecen los jóvenes emprendedores (independientemente de su IQ o de sus revolucionarias ideas).

Los últimos hombres (y mujeres) que en el pasado hicieron su carrera en un cubículo se han convertido en los emprendedores del futuro.

Conozcamos el perfil de estos audaces emprendedores.

Solo veamos a Jeff, quien está pasando de ser el presidente ejecutivo de una gran red hospitalaria al socio fundador de una compañía de software para el cuidado de la salud, el cual tiene una manera innovadora de mejorar la experiencia del cliente, a la vez que acelera los pagos a los proveedores de servicios.

O a Mary, una líder impresionante que después de hacer una carrera trabajando para un gran productor de alimentos, decidió crear un negocio que funciona como una charcutería de día y que crea menús para cenas, listas para preparar durante la noche. Cuando ambas ideas resultaron ser un éxito, continúo iniciando con un floreciente negocio de catering.

O a Steve Kearly, quien está trabajando en estos momentos en su 12° emprendimiento desde que empezó su viaje como emprendedor hace más de 25 años. “Ahora me rio de cómo me planteaba el lanzamiento de mis negocios.” Nos cuenta Steve, “Tal vez era simplemente muy ingenuo o demasiado tonto para darme cuenta que no debería haberlo hecho, pero mis primeras empresas empezaron con casi ningún capital, lo que parecía ser una buena idea y eran cosas por las que sentía una gran pasión.”

“Hoy en día, no empezaría un negocio sin estar bien capitalizado. La diferencia reside en que no estoy usando el capital para aprender a manejar un negocio; estoy usándolo para asegurar que tengo el personal correcto y acelerar el crecimiento,” nos afirma Steve.

¿Qué es lo que ha cambiado para estos emprendedores?

¿Pero cuál es la razón de esta nueva tendencia? Son varias cosas, algunas de seguro ya las sabes, pero puede que otras no.

Por un lado, tener una edad comprendida entre los 50 y los 60 años ya no marca el fin del camino, no cuando consideras que gracias a los avances médicos, la expectativa de vida se ha extendido hasta más allá de los 80 años. Y, ¿quién quiere sentarse a envejecer en el porche de su casa durante dos o tres décadas?

Sin embargo, es mucho más que un simple deseo por hacer algo. La generación que empezó en esta década a pisar la marca de los 60 años de edad, están usando la tecnología para su beneficio. Muchos fueron entrenados a la antigua en habilidades como manejo de inventarios, distribución, manufactura, marketing y ventas. La tecnología solo les está brindado miles de nuevas maneras en las cuales pueden usar todo su conocimiento previo.

Pero quizás la principal diferencia entre las compañías iniciadas por esta generación que está entrando a la tercera edad y las personas que son lo suficientemente jóvenes como para ser sus hijos es esta: la gente en sus veintes o treinta están tratando de construir compañías alrededor de ideas que son atractivas para ellos y sus contemporáneos.

La experiencia y la sabiduría de los mayores no puede ser subestimada. 

Pero por el simple hecho de haber vivido 20 o 30 años más, los que se encuentran en sus cincuentas o sesentas han estado expuestos a mucho más y eso, se ve reflejado en las ideas de sus emprendimientos. Por ejemplo, el ex presidente ejecutivo de hospitales, está conectando su experiencia con los aseguradores, el personal clínico y los doctores con sus propias experiencias personales acerca de tener hijos.

Sus ideas cubren múltiples necesidades reales del mercado producto de sus años trabajando en sus respectivos nichos, no simplemente una manera distinta de hacer las cosas más rápidas o prácticas.

Aun hay más, muchos jóvenes emprendedores que han sido mordidos por el bicho del emprendimiento, suele anunciar con orgullo como han asegurado más financiamiento para sus emprendimientos, lo cual es un logro que tampoco debe subestimarse.

Entonces, ¿por qué no están también los emprendedores de la tercera edad reuniendo grandes sumas de capital? Sencillo, ellos entienden algo que los millennials no: El dinero no es lo que impide que tu negocio crezca. Los veteranos de los negocios entienden que es invaluable el respaldo que puede brindarle una marca global a tus productos o servicios.

Ellos saben que si una gran compañía que tiene acceso a grandes medios de distribución y posee muchas ventas, muchos de tus problemas iniciales se verán solucionados casi automáticamente. Y aunque el dinero puede que te sirva como una manera de usar por más tiempo el método del ensayo y el error, la mayoría de los jóvenes emprendedores fracasan en aprender a tiempo las lecciones necesarias para seguir haciendo crecer sus negocios.

Así que, mientras los emprendedores jóvenes se encuentran llamando la atención de los inversionistas en el programa “Shark Tank,” los dueños de negocios de la tercera edad están discutiendo con sus socios acerca de cadenas de distribución, marcas compartidas y alianzas. Los resultados netos llegan con más rapidez a los mercados a la vez que mantienen un elevado porcentaje del crédito por su idea; y eso son buenas noticias para ellos.

El punto aquí, no es cual enfoque es mejor o peor.

Se trata de que estas personas de la tercera edad, están viviendo una segunda juventud y a su vez,  ganan cada vez más espacios en la carrera empresarial moderna. Así que, mientras algunos son seducidos por los jóvenes corceles que arrancan a toda velocidad, nosotros les apostaríamos a esos potros cuya crin ya se está tornando gris, pero que aun así demuestran todos los días su valor a capa y espada, al mejor estilo de la vieja escuela.

Anuncios

La jubilación como proyecto familiar

La jubilación como proyecto familiar

Por Gabriel Ramos

Un aspecto que frecuentemente se presenta en la vida social en la edad adulta intermedia es la repercusión que la jubilación puede tener en la familia, por lo que comentaremos algunas situaciones relacionadas con el tema.

La jubilación trae consigo, algunas veces, problemas de orden psicosocial que si no se saben superar causan una serie de conflictos al jubilado y a su familia:

  1. Desorientación
  2. Incapacidad para la toma de decisiones
  3. Inactividad
  4. Desadaptación – nostalgia por el trabajo-
  5. Estados de ansiedad, melancolía y depresión
  6. Complejo por ser mayor que los demás y
  7. Conflictos familiares.

En esta ocasión nos concentraremos en el punto 7:

Al estar totalmente desocupados los jubilados pasan la mayor parte del tiempo en la casa, interviniendo en labores por las que nunca fueron responsables, supervisando actividades hogareñas que antes no atendían o no le preocupaban. Se levantan temprano como estaban acostumbrados, hacen levantar a toda la familia, critican la comida y la hora en que se sirve, les irrita si los alimentos están fríos y también si están muy calientes.  El refrigerador vacío, la ropa arrugada, los muebles en cierto orden. La llegada tarde de hijo y la visita de los amigos a la hija. En fin se incomodan todo el tiempo y por todo.

Todo lo anterior acarrea conflictos familiares, la señora y los hijos se quejan permanentemente por las molestias que causan estas personas al vivir desocupadas todo el día fiscalizando las labores y los movimientos de todos.

Por otra parte la familia no llega a acostumbrarse a tener todo el día en casa a una persona que antes no permanecía ahí por largo tiempo, en unos casos terminan optando por dejar ellos mismos la casa.

Otros jubilados prefieren ceder el mando a la señora y les traspasan el control de la pensión o jubilación, aun cuando antes nunca llegaron a permitirlo. Terminan aislados por la familia misma y se convierten en un mueble más que estorba y que nadie mira.

Existen actitudes positivas, que conducen por buen camino hacia una satisfactoria jubilación, y actitudes negativas, que la convierten en trago amargo que a veces parece que nunca pasará.

Actitudes negativas: evadir el tema, no prevenir (actividades, proyectos o la economía), reducir el campo de intereses, dejar de frecuentar a los amigos, quedarse en casa de modo permanente, desarrollar una conducta y pensamiento egocéntricos, descuidar la propia imagen corporal y moral, vivir sin horario ni planeación alguna, fantasear constantemente en el pasado (mirar hacia abajo en lugar de mirar hacia lo alto), alejarse sistemáticamente de una vida espiritual.

A continuación te presento mi propuesta: la jubilación como proyecto familiar compartido.

En lugar de que el jubilado permanezca todo el día en la casa sin hacer prácticamente nada, propongo que siga ocupado ya sea de tiempo completo, parcial o trabajando de manera independiente en proyectos en los que tenga experiencia, para que continúe desempeñando una labor productiva y enriquecedora que enorgullezca a su familia y en la que sus propios miembros también pueden participar, donde se dejan muy claro los papeles de cada miembro en la unidad familiar que debe desempeñar. Donde se respetan las relaciones, las individualidades y donde tanto la actividad de trabajo, recreación y estudio, se comparte en un verdadero equipo familiar.

Para lograr lo anterior, es conveniente que se practique un tiempo de “jubilación de prueba”. Debes permanecer en tu casa durante un mes y tratar de desarrollar nuevos intereses, formas de vida y aspiraciones. Al jubilarte no te sientes a esperar a que la gente te llame, sal a buscarla. Insiste en los contactos sociales y en recuperar viejas amistades de todos aquellos diferentes grupos que dejaste por el trabajo. Fija horarios para tus actividades: horas para trabajar, para juegos o deportes, para descansar a solas y para estar con la familia, la pareja, los amigos y parientes.

Tras el retiro ya sea por pensión, jubilación o decisión personal, el retirado puede asumir algunas responsabilidades domésticas adicionales, practicar sistemáticamente un ejercicio o un deporte, cultivar amistades con acciones útiles concretas, prestar servicio profesional y social a otros a través de su inserción en proyectos específicos, iniciar un nuevo giro de actividad o negocio, convivir más y ser mejor cada día con el cónyuge, pero de un modo planeado y de común acuerdo. Lo anterior se puede realizar si todos los miembros de la familia se reúnen y acuerdan en conjunto todo el plan.

La comunicación y satisfacción entre los miembros de la familia crece en la medida en que la jubilación de los mayores es un proyecto compartido. Quien se jubila debe tener un plan que dé sentido y fruto a esta etapa, y ese proyecto vital no debe ser personal, sino familiar a fin de que sea comprendido, apoyado y provechoso para todos.

La sociedad necesita, sin lugar a dudas, la colaboración positiva de todos los jubilados desde las familias y para las familias; trabajo que de un modo u otro trascenderá a la comunidad. Existen muchas iniciativas a través de instituciones públicas y privadas para personas en edad adulta intermedia en las que, además de ocupar provechosamente su tiempo, colaboran con causas nobles relacionadas con distintos sectores de la sociedad; desarrollan aprendizajes, hacen nuevas amistades, se ayudan a sí mismos y a los demás. Muchos jubilados profesionistas cuentan con verdaderos tesoros de experiencia que no hay que perder y pueden fructificar como asesores en su ramo o emprender o apoyar muchas iniciativas relacionadas.

Actitudes acertadas que deben presentan: mirar con ilusión “la edad del júbilo”, planear a qué se dedicaran y, sobre todo, para qué, crecer en generosidad y servicio, “hacer escuela” de aquello que saben, reducir sus expectativas en aspectos materiales y aumentarlas en espirituales, centrarse más en la calidad que en la cantidad de su acción, esforzarse por estar en forma física y psíquicamente, exigirse en virtudes que implican interés por los demás, crecer en confianza y optimismo y mirar con realismo su propia situación.

Esperar y preparar la jubilación es necesario no sólo porque es inevitable tarde o temprano nos llega, repercutirá en nuestra persona física, psicológica y socialmente y requerirá un proyecto que permita afrontar bien las naturales repercusiones; sino porque ¡la jubilación es justa y hay que aprovecharla!, porque cada hombre y mujer es un proyecto sin término.

Directorio:

captura-de-pantalla-2016-11-10-a-las-11-33-40-p-m

Centro de Desarrollo Humano y Empresarial

Documento diseñado y elaborado por el Coach Gabriel Ramos

Correo electrónico: gabrieramos4@yahoo.com.mx

Teléfonos: 6648-3759 y 0445585811919

Dejar ir…

Nos aferramos muchas veces a formas de vida, a personas, a costumbres, a objetos… esto nos genera estrés, tristeza, problemas emocionales y familiares.  Sobre todo cuando pasamos de cierta edad, el aferrarnos a algo, ya sea una forma de vida o una pequeña e insignificante costumbre nos puede traer ciertos problemas. Por ejemplo: me aferro a prepararme mi café todas las mañanas y el día que no hay café no puedo iniciar mi día. Si lo reflexionamos es algo “tonto”, no poder iniciar un nuevo día de vida por qué no teníamos café en la cocina….

Nos podemos aferrar a una persona o a una relación, y si esta persona nos deja, se va, fallece o simplemente está pero cambia su forma de ser entonces el mundo se nos derrumba y la culpa no es de la persona, es de nosotros, puesto que no dejamos ir, debemos de soltar, de dejar libres muchas ideas y darnos la oportunidad de comenzar cada día felices con lo tenemos y con lo que vivimos en el momento, así es muy probable que seamos felices..

¡Dejemos ir Mayores de Hoy!

neuronas en crecimiento

la neuropediatría por una neuropediatra: problemas neurológicos de la infancia

Mercado Orgánico

La primera feria orgánica de Chile

Cine y memoria

la imagen que habla por los que hoy callan

Design Disruption Group

Just another WordPress.com site

mactikas

la tercera edad, una nueva forma de vivir.

Hablando de Nutrición

Dieta, control de peso, menús y alimentación saludable

coachingforlifemx.wordpress.com/

Aquí encontrarás información y consejos de nutrición y estilo de vida saludables

LABMEMO

Laboratório Design Memória e Emoção

Habitantes Experiencia Diseño Innovación

Diseñando el futuro de los habitantes

Drumming Out Dementia

Enhancing Life Through Music

Adriana Machado - Diseño Sensorial para Personas con Alzhéimer

Productos de estimulación sensorial para personas con Alzhéimer o demencia

FISIOTERAPIA DE LA MUJER

Un blog para reflexionar, aprender y compartir conocimientos.

KARATE y algo más ...

Un lugar para el karate deportivo, karate de dojo, arbitraje, entrenadores, atletas, historia, filosofía, técnicas , tradiciones y educación física .

Mi Estilo de Vida

Un poquito de lo que más me gusta hacer......

The Daily Think

Laura Quick's book The Quick Guide To Parenting is available to order on Amazon. A perfect gift for parents.

Mayores de Hoy

…cambiando el paradigma del envejecimiento

neurociencia neurocultura

Una fusión de saberes, la piedra rosetta entre la ciencia y las humanidades.

Diseño para la tercera edad

Proyecto del Curso ESTUDIO 4 del programa de Diseño de la Universidad de Los Andes