Artículo escrito en colaboración con Coserencasa .
Afortunadamente, cada año que pasa, la edad media de la población mundial aumenta gracias a la mejora en la sanidad y a que los medicamentos cada vez son más accesibles para la población mundial.
Que la salud y el bienestar físico cada vez llegue a más es un motivo de orgullo de todos y para todos pero sin embargo, no es hasta hace pocos años que se está poniendo el foco en otro tipo de bienestar, más importante si cabe que el simple físico: la salud mental.

Según vamos haciéndonos mayores, al igual que hacemos ejercicio físico para mantener nuestro cuerpo sano, tenemos que hacer al menos el mismo esfuerzo por tener un cerebro despierto y activo. Ya se sabe, tal y como reza la famosa cita latina: “Mens sana in corpore sano”.

person sewing

Photo by Leticia Ribeiro on Pexels.com

Una forma muy recomendada, además de divertida de ejercicios para cumplir este propósito es cosiendo, tanto a mano como con una máquina de coser. Como bien es sabido, coser necesita de gran precisión y habilidad. Físicamente, requiere de la
habilidad y fuerza suficiente para manejar tejidos, dar puntadas y no cansarse realizando movimientos muy preciosos como enhebrar un hilo en la aguja o coser los botones de una camisa.

adult colors craft craftsman

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

Mentalmente, es muy  importante planificar bien el trabajo, elegir las telas y ser capaz de aumentar la concentración.
Nuestro cerebro, como cualquier otro músculo del cuerpo humano, necesita ser ejercitado cada día para no perder vigor. Por eso, os recomendamos estos ejercicios mentales (totalmente complementarios con vuestro quehacer diario) que podéis realizar a la vez que coséis. Os ayudarán en varios aspectos de vuestra vida ya que además de hacer ejercicio, la sensación de realización y sentirse bien con uno mismo que se consigue cuando ves que la pieza que has planeado en tu mente se ha convertido en realidad, es maravillosa.

Coser ejercitando la mente.

assorted color threads in box

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

 Planifica qué prenda quieres coser y qué vas a necesitar. ¿cómo voy a hacerlo? No es lo mismo coser a máquina que con dedal e hilo. Las telas serán diferentes y el tiempo que llevará probablemente también sea mucho mayor.
 Intenta dibujar e imaginar en tu mente la pieza en su totalidad. Esto ayuda a nuestro cerebro a activar las áreas de planificación y lenguaje, la denominada Área de Broca, aunque dibujar pueda parecerte complicado, incluso si nunca lo has hecho, es un buen ejercicio que te ayudará mucho más de lo que crees. Aunque sea para el trabajo más sencillo, como cortar unas cortinas, lo agradecerás.
 Haz ejercicios diarios con tus brazos y manos para que se mantengan útiles y no se te cansen. Para no perder fuerza: recomiendo coger una pelota pequeña y lanzarla de una mano a otra recogiéndola en el aire. Si lo que quieres es no perder habilidad a la hora de manipular objetos pequeños como agujas, dedales, hilos… puedes coger dos vasos: un vaso estará relleno de arroz o garbanzos y el otro vacío. Ahora, pásalos uno a uno de un vaso a otro haciendo pinza con cada una de tus manos.
Como se puede comprobar, mantener la mente despejada, despierta y en forma cosiendo es sencillo y a la vez divertido.

Anuncios

La implicación en actividades educativas formales en la vejez y su relación con indicadores psicosociales

Cuando mayoresdehoy.com nació, la idea fue difundir conocimiento académico, llegar a quienes se quería llegar con información CERTERA y CLARA sobre temas referentes al envejecimiento y la vejez, durante nuestros próximos post estaremos compartiendo artículos interesantes para ustedes: Mayores de hoy.

library photo

Photo by mentatdgt on Pexels.com

En este estudio se analizan algunas dimensiones psicosociales (grado y tipo de actividad, percepción del estado de salud, autoeficacia para envejecer y apoyo social) en personas mayores no dependientes. La muestra la formaron estudiantes de un programa universitario para mayores (PUM) así como mayores que no participan en esta actividad educativa. Los resultados revelan tanto similitudes como diferencias entre ambos grupos, concretamente, los mayores del PUM eran más activos físicamente y participaban más en actividades formales. Se identificaron tres perfiles de mayores: un grupo menos activo, con peores niveles en los indicadores evaluados; un segundo grupo activo socialmente, especialmente a nivel familiar, con niveles intermedios en las dimensiones analizadas, y un tercer grupo muy activo a nivel formal (integrado sobre todo por estudiantes del PUM) y con los mejores índices de autoeficacia para envejecer y estado de salud. La implicación en actividades educativas formales se relaciona con perfiles más satisfactorios y positivos en la vejez, y es un recurso muy relevante para la promoción del bienestar en esta etapa.

Con lo anterior podemos decir, que APRENDER después de “””cierta edad””” es algo que va a traer muchos beneficios a quien se decide a hacerlo, en México conocemos varios sitios en dónde los mayores de hoy pueden aprender, los invitamos a conocer al CUEM (Centro Universitario de la Experiencia de México) ubicados en la Ciudad de México.

Dándo click aquí pueden contactarlos

 

Fuente:

Álvarez-Dardet, S. M., & Padilla, J. P. (2018). La implicación en actividades educativas formales en la vejez y su relación con indicadores psicosociales. Cultura y Educación: Culture and Education30(3), 475-490.

Las 5 “M’s” para planificar la Jubilación

La Dra. Helen Chen, geriatra del Centro de Rehabilitación Hebrea, afiliado a Harvard, promueve una forma de ver a la jubilación o retiro con  “Las cinco M’s “. La idea fue desarrollada por primera vez por la investigadora Mary Tinetti de la Universidad de Yale. 

¿Cuales son las 5 M’s?

Antes de jubilarse o al estar en el proceso piense en lo siguiente:

Mente. ¿Cómo va a mantenerse activo intelectualmente y administrar su estado de ánimo? ¿Encontrarás suficiente estimulación mental?

grayscale photo of person holding chess piece

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Movimiento. ¿Será parte de una comunidad que brinda transporte a lugares clave (como una tienda de comestibles)? Si tiene que conducir en todas partes, ¿cómo va a manejar eso?

aerial view and grayscale photography of high rise buildings

Photo by Tatiana Fet on Pexels.com

Mezclarse. ¿Estará conectado socialmente en su nuevo entorno? ¿Si cambia de residencia vale la pena a donde va, si esta lejos de sus amigos y familia?

 

people crowd walking

Photo by Ingo Joseph on Pexels.com

Sentido. ¿Cuál será su propósito cuando entre en el llamado tercer acto de la vida? El propósito y el significado contribuyen al bienestar mental . Otra forma de enmarcar esta M es como lo que más le “importa” en sus años de jubilación. Tal vez sea retribuir por el voluntariado. Tal vez es  visitar  con más frecuencia con los nietos.

adult alone black and white dark

Photo by Kat Jayne on Pexels.com

Multicomplejidad . La quinta M es quizás la más difícil. Se relaciona con los innumerables desafíos de salud que presenta el envejecimiento, desde administrar los medicamentos y los procedimientos hasta asistir a las citas con el médico, organizar exámenes de laboratorio y exámenes de rutina.

white haired man in jacket with watch

Photo by Life Of Pix on Pexels.com

 

Algunos consejos…

Cuando esté pensando en dónde vivir en la jubilación, tenga en cuenta las cualidades de una comunidad que son importantes para la salud en una edad más avanzada:

  • Servicios médicos
  • Servicios de salud sin fines de lucro, como la entrega de comidas.
  • Servicios de transporte
  • Opciones de vivienda asequible
  • Oportunidades de recreación
  • Oportunidades de voluntariado
  • Servicios privados (como un acompañante o un auxiliar de enfermería certificado).

 

Fuente: https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/retiring-what-about-your-health