Esto es personalización y orientación para personas con algún tipo de demencia. Nashwaak Villa, Canada – true doors ®

Recrearon las puertas de sus casas dentro de la residencia… interesante!

Read about the breathtaking results of a True Doors transformation at Nashwaak Villa in Canada. The first project where students helped to find residents’ True Doors.

Origen: Nashwaak Villa, Canada – true doors ®

Anuncios

Diseño para la salud (Design for Health) – Contexto Mexicano

architecture daylight door entrance

Photo by Erkan Utu on Pexels.com

El diseño de hospitales en México es un área de gran oportunidad que requiere atención de los arquitectos y diseñadores, los hospitales privados son quizá los más privilegiados, digamos que comúnmente entre más caros mejor diseño ambiental del mismo, aunque eso no siempre es una regla.

Escribo esto sentada en un sillón un poco bajo que parece una camita individual, se ve que ya muchas personas se han sentado aquí, estoy en una habitación de uno de esos hospitales privados, no es un lugar extremadamente caro, pero si más costoso (obviamente) que un hospital público.

Desde mi poco conocimiento, pero no nulo, puedo observar que este sillón es muy bajo quizá si fuera un poco más alto sería más cómodo para que la persona que se quede a cuidar a su familiar (sobre todo si es mayor) no tenga tanto problema con sentarse y pararse del mismo. Su altura actual rondará los 40 centímetros, quizá 10 o 15 más harían la diferencia.

Observo una silla negra (como de oficina) y pienso: Que yo sepa, el sentarse para esperar en el banco o sentarse en una oficina no tiene mucho que ver con sentarse a cuidar a un familiar, sobre todo por el estado anímico así que una silla negra no es lo mejor, el color de la silla pudiera ser otro más amable y quizá aunque es cómoda el modelo también pudiera cambiar.

La cama enfrente de mi es de esas camas hospitalarias con colores carentes de vivacidad, pero a lo que le doy un diez es a la cobija que tiene arriba, es azul rey, pero tiene un patrón con verde, blanco y azul cielo, es suave y de “borreguita” por dentro, se agradece profundamente un gesto de suavidad, color y sobre todo que no sea la típica colcha lisa y dura de un hospital. También la televisión en la esquina superior es algo positivo y lo mejor los tragaluces de la habitación pues la iluminación con luz natural es esencial para la sanidad mental.

Para terminar lo peor que puedo mirar son esos dos escalones de 10 centímetros de alto que llevan al baño, ¡Es horroroso! ¿Por qué no habrán pensado que la gente recién operada no quiere subir escalones? ¿Por qué dentro del baño hay también un pequeño escalón de 3 centímetros para ingresar a la ducha y además un perfil de aluminio el cual hay que “brincar”? Ese tipo  de cosas son las que reflejan que aunque la intención del arquitecto fue buena (con los tragaluces por ejemplo) su desconocimiento básico de diseño arquitectónico para hospitales salió a relucir con los escalones del baño.

Y es que es muy difícil que tengamos muchos especialistas en México y Latinoamérica que se jacten de ser diseñadores para la salud, pero lo que si es posible hacer es dejar de colocar como materias optativas o menos importantes a las que instruyen a los diseñadores y arquitectos en estas tareas. Materias como diseño universal e incluyente deben de ser obligatorias, la enseñanza de la accesibilidad en las escuelas de arquitectura y diseño no debe de ser tomada a la ligera. Se entiende que no todos los arquitectos o diseñadores quieren diseñar hospitales o ambientes para la salud, pero la vida da muchas vueltas y los proyectos llegan a veces sin esperarlos, ahí está la oportunidad de hacerlos, se tiene que tener una preparación, no mínima, sino necesaria, para evitar hacer lo que el día de hoy observo en este hospital.

Y bueno, de hecho si nos vamos a lo básico, el diseño accesible obviamente abarca más allá del diseño para la salud, es algo que debe de insertarse en lo cotidiano….

Mejorar la calidad de vida ese es el objetivo

¿Envejecer si o no en mi lugar? -Aging in place…

man looking through window

Photo by Lgh_9 on Pexels.com

El termino anglosajón Aging in place, trasladado al castellano es entendido como “envejecer en tu lugar”, dicho termino se ha trabajado en materia de políticas e investigaciones de envejecimiento, por lo que, varios autores lo han conceptualizado. Dicho contructo se originó en la década de los ochentas, en Estados Unidos, aunque se argumenta que no se trabajó o bien se vio reflejado en la literatura y/o investigaciones hasta décadas posteriores, cabe mencionar en la década de los noventas es donde podemos apreciar el termino en la literatura hispana (Lee, 2008, citado en López -Nórez, 2017).

person in hospital gown using walking frame beside hospital bed

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Por lo anterior, se hace referencia general que el envejecer en tu lugar, es aquella capacidad y preferencia de vivir en tu hogar y comunidad durante el proceso de envejecimiento y la etapa de la vejez de una manera segura, cómoda e independiente (Wiles, Leibing, Guberman, Reeve y Allen, 2012). También se conceptualiza “la vida restante en la comunidad, con cierto nivel de independencia, en lugar de atención residencial” (Davey, Nana, de Joux y Arcus, 2004, p. 133).
Aunque, no solo se habla del termino en materia de independencia, según Vasara (2015):

“el envejecimiento en el lugar se interpreta como el derecho de una Persona Mayor a continuar viviendo en su hogar y/o comunidad, para recibir servicios de atención adecuados allí, para mientras sea posible” (p.55).

Por otra parte, la mayoría de las investigaciones comprueba algo que anteriormente se había planteado sobre los beneficios que pueden generarle a la persona mayor el envejecer en su lugar de residencia ya que algo que también propuesto son los múltiples vínculos que ahí ya generaron y que al momento de retirar, confunde y conflictúa de manera importante al mayor.
Por otro lado, se plantean las complicaciones que pueden producir el envejecer en el lugar, ya que la mayoría de las casas habitadas por mayores, no presentan las adaptaciones necesarias para que la persona envejezca en total plenitud y aún más en México que presenta un esparcimiento impresionante que no permite cubrir las necesidades básicas de los mayores y el quizá asistir a una consulta médica o simplemente a hacer las compras al supermercado se torna muy complicado desde la posible transportación de ida como de vuelta, hasta lidiar con problemáticas sociales aún más complejas, quizá para algunos el vivir el resto de la vida o proceso de envejecimiento en el lugar, no sea lo más beneficioso, o lo que la persona desea.

Las demás investigaciones, cada una en su particularidad destacaban la importancia de seguir investigando en el área socio espacial de personas mayores ya que los documentos son muy escasos y la mayoría de los estudios anteriores, con el tipo de muestra que tomaron, es muy poca la posibilidad de obtener generalidades o conclusiones que beneficien a más de uno.

 

Fuentes de información:
Lee, M. (2008) Aging in Place: A Contemporary Social Phenomenon (Tesis Doctoral) Oregon State University. Disponible en la base de datos: ProQuest Dissertation and Theses. (3343935)
Vasara, P. (2015). Not ageing in place: Negotiating meanings of residency in
age-related housing. Journal of Aging Studies 35, 55–64
Wiles, J., Allen, R., Palmer, A., Hayman, K., Keeling, S., y Ngaire, K. (2009). Older people and their social spaces: A study of well-being and attachment to place in Aotearoa New Zealand. Social Science & Medicine, 68 (4), 664-671
Wiles, J., Leibing, A., Guberman, N., Reeve, J. y Allen, R. (2012). The Meaning of “Aging in Place” to Older People. The Gerontologist, 52(3), 357-366.