¿Profesionistas preparados en vejez y envejecimiento…?

En los últimos días escribir en mayoresdehoy.com me ha sido complicado, la razón nace en que por primera ocasión tengo la fortuna de enseñar un poquito sobre gerontodiseño y sus derivados a un grupo de jóvenes  universitarios. Quisiera compartirles algunas reflexiones al respecto con el fin de poner en perspectiva lo que de acuerdo con mi experiencia veo en relación con la preparación de los actuales profesionistas en el campo de envejecimiento y vejez.

¿Viejismo? ¿Qué es eso? 

¿que es el viejismo?

Photo by Alexander Krivitskiy from Pexels

 

Los jóvenes pueden hablar de racismo, sexismo… pero ¿viejismo? ¿edaismo? esas palabras no están en su vocabulario, no es algo común para ellos.

¿Sabían que en México hay más personas mayores de 60 años que niños menores de 5 ?

La respuesta: No.  ¿Entonces para quienes diseñan? (son alumnos de arquitectura, diseño industrial, diseño gráfico y administración/planeación de la obra urbana) ….¿Siguen pensando que el mercado de los niños pequeños es el que tiene más futuro? …

En este mes que llevo como docente universitaria me he dado cuenta que los chicos necesitan urgentemente una “zambullida” gerontológica. Necesitan que desde el inicio de la carrera se les hable del envejecimiento poblacional y esa “geronto-geriatri- (como gusten llamarle) zación” del nuestro mundo. Por qué aún creen que diseñar para la gente mayor es diseñar para las minorías, o diseñar para gente con problemas funcionales o mentales. Claro que algunos mayores tienen problemas funcionales y mentales, pero no todos. Aún muchos alumnos universitarios cercanos a ser llamados profesionistas creen que “adulto mayor” es sinónimo de abuelito o que ese concepto es general y que al llegar a cierta edad ¡¡Pum!! te conviertes en solo “un tipo de persona”. Olvidan la diversidad.

Por suerte estamos cambiando eso, hablando cada clase un poco más de lo que es el envejecimiento poblacional y sus implicaciones, esto desde la óptica del diseñador. Y da mucho gusto hacerlo. No va a ser sencillo …pero, ¡ah! como me apasiona el tema.

En futuras publicaciones por este medio y por redes sociales les estaré compartiendo los avances de estos futuros diseñadores industriales, diseñadores gráficos, arquitectos y urbanistas, pues de manera multidisciplinaria estarán trabajando un proyecto enfocado a la mejora de la calidad de vida en la vejez y a la promoción de un envejecimiento sostenible.

 

Anuncios

Los mayores son P E R S O N A S

woman cleaning the floor near man sitting on sofa reading a book

Photo by Murilo Folgosi on Pexels.com

Puede ser difícil de comprender en un principio. Quizá por que lo ves ahí casí sin moverse, perdido en sí mismo. Una realidad dura que afrontan muchos guerreros y guerreras, muchos mayores que tienen dependencia funcional. La edad que tengan estos mayores de hoy no es la culpable de su dependencia. Si bien es mucho más probable que rebasando cierto límite se tengan más problemas de salud, estos mayores con dependencia pueden tener 65 años o 98.

¿Y se es menos persona a los 65 que a los 98? ¿Será que después de los 60 o después de una embolia ya no se es persona? ¿Tener demencia te deja sin ser humano? ¡NO!

Obviamente no.

Se sigue siendo.

Y comprender esto a muchos nos cuesta trabajo, por que en lo cotidiano, al cambiar la ropa de cama de la persona mayor con dependencia se nos olvida que ese ser humano que poco se mueve y poco habla es un individuo lleno de historias de vida, lleno de deseos, sueños, anhelos. Tratarlo como uno más, como “algo”. No le quita humanidad a la persona, nos la quita a nosotros mismos. Y es que pensamos que todos los mayores son iguales, exactamente iguales, tenemos ideas preconcebidas desde hace años que nos dicen que la gente mayor es “viejita” y que ya no escucha, ya no ve… ya no siente.

Por ello yo aclamo a la razón y al raciocinio, al detener la práctica inconsciente y repetitiva que nos coloca una barrera para poder trabajar sin sentir. Dicen, algunos, que es mejor no sentir o pensar al cuidar a una persona en estado de dependencia, es algo difícil. Me atrevo a decir que es de las cosas más duras que tiene la vida. Por que si esa persona es tu familiar te enfrentas al duelo constante de su partida lenta y dolorosa. Pero, creo que el poner ese escudo protector de “mejor solo lo muevo rápido y ya” nos dejará con un vacío anímico de por vida.

Una caricia, una palabra, decimos en México : un apapacho. Eso no quita. Eso da. Para ambos lados da. Creo que centrarse en la persona nace con ese sentir y de ahí en adelante estamos dispuestos a las características propias de cada quien, estamos dispuestos a comprender, sí es que trabajamos en una residencia o asilo, que cada persona, por muy gruñona, seria, callada, dependiente, agresiva, etcétera… es una P E R S O N A es el hijo o la hija de alguien, que hace años fue esperado con ansías, es un ser humano que tuvo una infancia y jugó, río y soñó. Eso está ahí dentro. Es un individuo con una carga histórica enorme, heredero de tradiciones y costumbres, es parte de nuestra humanidad y las acciones que esta persona realizó en su vida tuvieron un impacto en las vidas de todos los demás, no sabemos, si indirectamente esa persona, de quien no se casí nada, tuvo que ver con que vida fuera lo que es hoy.

Los mayores de hoy, con dependencia o sin ella, guardan en sí mismos historias de vida que para muchos son solo cuentos o relatos de hace décadas, pero si reflexionamos, esas historias, por muy lejanas que parezcan son parte de nuestra humanidad. Cada granito de arena cuenta en la playa.

Así que en terrenos del diseño de centros de día, de asilos, diseño de productos, diseño de empaques, diseño de juegos de realidad virtual, diseño de indumentaria… diseño. A muchos de los hoy estudiantes y diseñadores que ejercen su profesión les queremos recordar que los llamados adultos mayores son personas, muy diversas, que solucionar una necesidad no debe de comprometer la dignidad ni la humanidad del usuario. Mucho que reflexionar, no solo en el diseño de productos y servicios, sino en muchas profesiones que interactúan con los mayores de hoy.

 

6 consejos para diseñar una casa para personas mayores

En este artículo el sitio homify.com  presenta buenos consejos de diseño en relación a nuestra casa para envejecer en ella, pero de acuerdo con las imágenes que se presentan hay áreas de oportunidad. Por ejemplo en la siguiente imagen lo positivo es la luz natural, lo negativo es la falta de cortinas para poder regularla de alguna manera , de igual forma lo positivo es el contraste de los muebles con el piso, pero lo negativo es la altura de esos sillones (deben de ser más altos).

En la siguiente imagen la luz natural está excelente, todo está en un nivel, pero abría que ver que el piso no fuera resbaloso y que los muebles no sean pesados, sobre todo las sillas.

A partir de una cierta edad, necesitamos adaptar nuestra casa para que podamos vivir en armonía. Los años no tienen que ser un peso y la funcionalidad de la casa una carga. Lo único en lo que debemos concentrar nuestras energías es en vivir en paz y hacer las cosas con amor . Teniendo en cuenta las dificultades que pueden surgir en la vida cotidiana, escribimos este libro de ideas, para reunir las sugerencias que nuestros expertos de homify nos recomiendan para poder disfrutar cada día.Se seleccionaron seis imágenes, a partir de seis subtemas que son de mayor interés para todos aquellos que están en esa etapa donde las energías deben ser cuidadas para gastarlas en las cosas que más te gustan hacer. Disfrutar de nuestro hogar no debe ser una tarea cansada, sino una actividad agradable, y si quieres que tu casa sea perfecta para eso, ¡sigue con nosotros!

Pueden leer el artículo completo aquí: 6 consejos para diseñar una casa para personas mayores