ejercicio

Artículo escrito en colaboración con Neohouss

La OMS lleva recomendando años, cada vez con más fuerza, el incorporar el ejercicio físico como parte de una vida saludable . Es bien sabido que el ritmo de vida que llevamos en las sociedades de consumo en las que vivimos nos lleva en la mayoría de las ocasiones a olvidarnos incluso de nuestra propia salud.

old couple walking while holding hands

Photo by Noelle Otto on Pexels.com

Bien sea, porque en verdad no tengamos tiempo material debido a nuestros quehaceres diarios y obligaciones familiares, lo cierto es que muchas veces si pudiéramos organizar mejor nuestro tiempo, tendríamos oportunidad de conseguir oportunidad de cuidar de nosotros mismos.
Por nuestra cuenta, y sin necesidad de depender de ningún aparato ni tener dependencia de nada más, podemos hacer mucho ejercicio simplemente haciendo lo que está al alcance de todo el mundo: caminar.
Podemos hacerlo en sus múltiples variables: andar rápido, correr o subir escaleras.. cualquier actividad que hagamos y que conlleve movimiento, por poco que nos parezca, va a tener efectos positivos en nuestro organismo. Pero si queremos, podemos ir un poco más allá y de esta forma empezar a seguir sintiéndonos mejor con nuestro cuerpo, aunque lo mejor sería el poder acompañar este ejercicio básico con algunos ejercicios más específicos ayudados por máquinas.
Si por nuestras circunstancias no tenemos capacidad de ir a un gimnasio en nuestras cercanías, ya sea por los horarios imposibles o por temas económicos, siempre podremos hacernos con alguna cinta de andar o una bicicleta estática que nos ayude a hacer los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos recomendados semanalmente (al menos 150 minutos semanales, según las últimas recomendaciones).

people walking near trees

Photo by Lina Kivaka on Pexels.com

Además, tenemos que tener en cuenta también la cantidad de dinero que nos permitirá ahorrar dinero, ya que tenemos que tener en cuenta que por la inversión que hacemos al principio ahorraremos dinero evitando tener que pagar cuotas de gimnasio.

Una vez el aparato llegue a nuestra casa, surgen las primeras dudas. ¿Cómo se utiliza? ¿Será muy difícil de utilizar o tan sencillas como parecen? Efectivamente, una de las grandes ventajas de este tipo de aparatos es que son muy sencillos de utilizar. No
hace falta aprender ningún ejercicio (ni siquiera sería necesario aprender a montar en bicicleta en caso de no saber, ya que al estar ancladas al suelo, no habrá peligro de caída), a fin de cuentas, ¿Qué hay más intuitivo que caminar?
La otra es que ambos aparatos pueden ser utilizados a nuestro gusto: Suelen ser programables y tienen varios niveles de velocidad y resistencia, esto asegura que podremos utilizarlos perfectamente según nuestras necesidades. Desde si queremos recuperarnos de un accidente o problema médico o para mejorar nuestra condición física, serán una ayuda magnífica para nosotros.

En definitiva, ya no hay excusas para no querernos un poco más a nosotros mismos cuidándonos. Así que es hora de tomar conciencia y ponerse a ello, ¡hoy te quedan aún 3000 pasos por dar!

Anuncios