ejercicios

Es, probablemente, una de las mayores preocupaciones: Perder la independencia en cierto punto de nuestra vejez. Depender de alguien para poder realizar actividades cotidianas como bañarse, comer o limpiar la casa…manejar el auto…actividades que son simples, pero que en realidad requieren de muchas capacidades, pero no nos damos cuenta hasta que las necesitamos.

Para poder mantenerse independientes la vejez, es necesario tener un plan de acción.

Ejercicio físico

Si queremos que nuestro cuerpo sigue funcionando durante mucho tiempo es necesario tener una rutina de ejercicio. Todo dependerá de nuestras capacidades actuales, El objetivo para todos es no perder la funcionalidad, mantener un buen tono muscular, ejercitar nuestros reflejos y coordinación. Algunas personas creen que con caminar es suficiente, pero no es así. Ejercicio cardiovascular como las caminatas, es bueno pero no trabaja todo lo que necesitamos para continuar siendo funcionales. Además de caminarPodemos realizar algunas de las siguientes actividades: Yoga, natación, artes marciales (Si, artes marciales, ya que se trabajan la coordinación, la ubicación espacial, la memoria, la resistencia, la velocidad de reacción, entre muchas otras habilidades más). Inscribirse al gimnasio también es una buena opción, ya que es muy importante trabajar el tono muscular para evitar la sarcopenia, el trabajo en máquinas no solamente es para la gente que quiere tener un cuerpo escultural, hacer movimientos repetidos en un aparato tiene diferentes objetivos.

Buena alimentación

De acuerdo con un artículo publicado en 2019 en el periódico: elpaís.com Existen alimentos que nos hacen envejecer manera acelerada, obviamente, dejando de lado el aspecto estético estos alimentos no son buenos por el hecho de perjudicar nuestra salud. Estos alimentos son los siguientes:

Las tortitas de arroz:  Lejos de ser beneficioso, este tipo de preparados tiene un alto índice glucémico y puede causar picos en los niveles de azúcar en sangre.

La mantequilla o margarina: Las grasas hidrogenadas (como las que contienen la margarina y la mantequilla) se correlacionan positivamente con el grosor de la piel y las arrugas.

Bebidas azucaradas: El problema no solo está en el azúcar, las altas concentraciones de cafeína pueden afectar a la calidad del sueño, algo que se “asocia con un aumento de los signos de envejecimiento intrínseco, una función disminuida de la barrera cutánea y una menor satisfacción con la apariencia”, concluye un estudio del Cleveland Medical Center, en EE.UU.

Papas fritas: Están relacionadas con el exceso de formación de radicales libres que acortan la vida y envejecen prematuramente la piel.

Carnes procesadas: Contienen aditivos relacionados con la inflamación y que también pueden dañar el colágeno de la piel.

Chocolates: Las barritas de chocolate contienen cacao altamente procesado que ha perdido la mayoría de sus componentes beneficiosos para la salud, contienen grasas hidrogenadas, harinas de baja calidad (cuando hay galleta de por medio) y azúcares añadidos.

La sal: El cloruro de sodio podría promover las respuestas alérgicas de la piel como es el caso de la dermatitis. Además, alertan desde la Harvard Medical School, este elemento también deshidrata y hace que nuestra piel esté más seca.

Tener una alimentación balanceada y pensada de a cuerdo con nuestra edad y nuestras actividades diarias nos dará una mejor vejez. De hecho, de acuerdo con investigadores de la Universidad Católica de Chile: El estilo de alimentación mediterráneo ha demostrado, con amplia solvencia científica, por asociación o intervención, generar numerosos beneficios en la prevención y tratamiento de diferentes tipos de condiciones de riesgo y/o patologías crónicas.

Diseño del ambiente

Hace unos años atrás escuche una plática por parte de una diseñadora y arquitecta, encargada de investigar el diseño para la vejez. Esta diseñadora fue amiga de una persona que tal vez muchos conocemos gracias a una película que salió hace unos años. Julia Child.

Julia Child. Chef, autora y presentadora de televisión estadounidense. Fue reconocida por facilitar la gastronomía francesa al público de su país con el lanzamiento de su libro de cocinaMastering the Art of French Cooking —Dominando el arte de la cocina francesa

Julia Child, en sus últimos años padeció de artritis, la diseñadora Patricia Moore contó con tristeza el pesar que le causó ver a Julia con esta situación, el rediseño de su cocina hubiera podido proporcionarle a Julia unos años llevaderos haciendo lo que más amaba hasta el final: cocinar.

Y es que pensamos que el diseño de espacios o el uso de aditamentos diseñados para facilitar la accesibilidad y funcionalidad de las cosas cotidianas es algo que nos hace mayores (en un sentido edadista). Si cambiáramos la forma de pensar y les diéramos una connotación positiva podríamos disfrutar una vejez más independiente.

Anuncios
Artículo escrito en colaboración con Neohouss

La OMS lleva recomendando años, cada vez con más fuerza, el incorporar el ejercicio físico como parte de una vida saludable . Es bien sabido que el ritmo de vida que llevamos en las sociedades de consumo en las que vivimos nos lleva en la mayoría de las ocasiones a olvidarnos incluso de nuestra propia salud.

old couple walking while holding hands

Photo by Noelle Otto on Pexels.com

Bien sea, porque en verdad no tengamos tiempo material debido a nuestros quehaceres diarios y obligaciones familiares, lo cierto es que muchas veces si pudiéramos organizar mejor nuestro tiempo, tendríamos oportunidad de conseguir oportunidad de cuidar de nosotros mismos.
Por nuestra cuenta, y sin necesidad de depender de ningún aparato ni tener dependencia de nada más, podemos hacer mucho ejercicio simplemente haciendo lo que está al alcance de todo el mundo: caminar.
Podemos hacerlo en sus múltiples variables: andar rápido, correr o subir escaleras.. cualquier actividad que hagamos y que conlleve movimiento, por poco que nos parezca, va a tener efectos positivos en nuestro organismo. Pero si queremos, podemos ir un poco más allá y de esta forma empezar a seguir sintiéndonos mejor con nuestro cuerpo, aunque lo mejor sería el poder acompañar este ejercicio básico con algunos ejercicios más específicos ayudados por máquinas.
Si por nuestras circunstancias no tenemos capacidad de ir a un gimnasio en nuestras cercanías, ya sea por los horarios imposibles o por temas económicos, siempre podremos hacernos con alguna cinta de andar o una bicicleta estática que nos ayude a hacer los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos recomendados semanalmente (al menos 150 minutos semanales, según las últimas recomendaciones).

people walking near trees

Photo by Lina Kivaka on Pexels.com

Además, tenemos que tener en cuenta también la cantidad de dinero que nos permitirá ahorrar dinero, ya que tenemos que tener en cuenta que por la inversión que hacemos al principio ahorraremos dinero evitando tener que pagar cuotas de gimnasio.

Una vez el aparato llegue a nuestra casa, surgen las primeras dudas. ¿Cómo se utiliza? ¿Será muy difícil de utilizar o tan sencillas como parecen? Efectivamente, una de las grandes ventajas de este tipo de aparatos es que son muy sencillos de utilizar. No
hace falta aprender ningún ejercicio (ni siquiera sería necesario aprender a montar en bicicleta en caso de no saber, ya que al estar ancladas al suelo, no habrá peligro de caída), a fin de cuentas, ¿Qué hay más intuitivo que caminar?
La otra es que ambos aparatos pueden ser utilizados a nuestro gusto: Suelen ser programables y tienen varios niveles de velocidad y resistencia, esto asegura que podremos utilizarlos perfectamente según nuestras necesidades. Desde si queremos recuperarnos de un accidente o problema médico o para mejorar nuestra condición física, serán una ayuda magnífica para nosotros.

En definitiva, ya no hay excusas para no querernos un poco más a nosotros mismos cuidándonos. Así que es hora de tomar conciencia y ponerse a ello, ¡hoy te quedan aún 3000 pasos por dar!

activi

Uno de los pasos para envejecer sanamente es mantenerse activo, desde… desde siempre! Los niños pequeños inician su pronta activación física jugando y de ahí en adelante debemos de mantenernos en actividad constante. Uno de los obstáculos mayores para no estar activo es el desconocer realmente como se encuetra nuestra condición física. Quizá en comparación de tus amigos y conocidos puedas hacer cosas que otros ya no, pero el compararse no es del todo bueno, bueno, de hecho comparse si es bueno, pero no con los demás, sino con uno mismo.

Para hacer eso es necesario conocer como estamos en la actualidad y posterior a eso diseñar un plan de entrenamiento…¡sí, de entrenamiento! (estas palabras no son solo propias de deportistas profesionales, todos debierámos de tener una meta y una serie de pasos para alcanzarla).

En el sitio web mexicanos activos  encontramos un cuestionario de detección de impedimentos que te evalua para iniciar una evaluación de capacidad física y para diseñar un programa de ejercicios personalizados que  dessarrollará la aptitud física y de salud de su persona.

Para hacer la evaluación se requiere de tener tiempo, ropa cómoda, cinta métrica, un lugar dónde pueda moverse sin chocar con algún objeto, un tapete para hacer ejercicios en el piso y muchas ganas de saber el estado físico que se tiene. Quizá descrubras que tu condición es mejor de la que creías o que necesitas trabajar más en ciertas partes de su cuerpo.  Quizá, si no haces ejercicio y sabes que tienes mala condición realmente abras los ojos y te des cuenta de que no solamente te cansas caminando o corriendo, sino que hay que trabajar fuerza, elasticidad y todo esto para vivir mejor.

No importa la edad, lo ideal es esta activo y no conformarse con solamente hacer lo mínimo ¡ACTÍVATE!

 

Puedes hacer el test de condición física de manera gratuita dando clic aquí.

Fuentes de información:

http://www.mexicanosactivos.com.mx