Preocupa al G20 el envejecimiento de la fuerza laboral | El Economista

Los encargados de la política laboral de las 20 principales economías del mundo manifestaron su preocupación por el envejecimiento de la población y por los altos niveles de desempleo e informalidad de los jóvenes.

Afirmaron que los desafíos del futuro del trabajo no sólo tienen que ver con el impacto del avance tecnológico en el mundo laboral, sino también con el envejecimiento de la población y las mayores expectativas de vida, lo que obligará a los gobiernos a definir alternativas para que estos sigan formando parte de la fuerza laboral.

“El cambio demográfico, junto con los avances tecnológicos y la globalización están transformando el mundo del trabajo. El envejecimiento de la población está progresando en los países del G20 a diferentes ritmos, mientras que en algunos países la participación de la población joven sigue creciendo”, expresan los ministros en la declaración final de la cumbre.

La llamada “economía plateada”, detallan, presenta nuevas oportunidades laborales, como la posibilidad de ampliar la edad para la jubilación, incentivos para que los empleadores retengan a los trabajadores adultos y el impulso de políticas de atracción de talento sin discriminación por edad.

Otro cambio que implicará el envejecimiento de la población es la transformación de un modelo de educación tradicional de tres fases: educación básica, media y superior, a uno de capacitación constante que les permita a los trabajadores cambiar de posición y tipo de trabajo con más frecuencia durante su vida, principalmente a través del desarrollo de nuevas competencias.

“Reconocemos la importancia de promover una sociedad activa aun en su etapa de envejecimiento, en la cual se capacite a todos a participar en el mercado laboral sin discriminación”, expresaron.

El G20 está formado por México, Argentina, Brasil, Canadá, Estados Unidos, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, Corea del Sur, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, Australia, Reino Unido y la Unión Europea.

Fuente: Preocupa al G20 el envejecimiento de la fuerza laboral | El Economista

Anuncios

Envejecer bien en un mundo que envejece: El impacto de las condiciones materiales, la cultura y las interrupciones sociales

343296.jpg

Del sitio: elvigia.net

La población mundial está envejeciendo, pero la calidad de vida en la edad adulta está desigualmente distribuida. Investigadoras de la Facultad de Sociología, de la Universidad de Mississippi, muy recientemente publicaron un artículo (2019) en dónde  utilizaron las medidas de salud autoevaluada y bienestar subjetivo de la Onda 6 (2010–2014) de la Encuesta Mundial de Valores y examinron los factores individuales y sociales que dan forma a la edad adulta en 57 países.

Además de examinar las desigualdades en la salud y el bienestar de los adultos mayores entre países, examinaron las diferencias entre los adultos mayores (mayores de 50 años) y adultos más jóvenes (menores de 50 años) dentro de los países. Dicho por las investigadoras: Envejecer bien no es simplemente un hecho de la riqueza del país o el ingreso personal. Lindsey Peterson y Margaret Ralston llevaron a cabo análisis multinivel para determinar qué factores a nivel individual y qué factores a nivel de país afectan la salud y el bienestar, y cómo estos difieren según la edad.  Ellas consideron tres conjuntos de factores a nivel de país: condiciones materiales, cultura y trastornos sociales.

Las investigadoras estadounidenses, encontraron  que los adultos mayores se sienten menos saludables que los adultos más jóvenes, pero los adultos mayores en países que han experimentado una transición a la independencia durante su edad adulta se sienten mucho menos saludables que sus contrapartes menores de 50 años. Lo mismo para la satisfacción con la vida. Aunque los adultos mayores no necesariamente se sienten más insatisfechos con sus vidas que los adultos más jóvenes, están mucho más insatisfechos en los países que hicieron la transición.

Peterson y Ralston concluyen con una discusión de las implicaciones de cómo las expectativas de vida alteradas afectan el envejecimiento, diciendo que el contexto en el que se produce el envejecimiento es importante para el grado de envejecimiento. Los países que han atravesado, y atravesarán, las transiciones sociales a gran escala, como la independencia, no proporcionan un contexto en el que se produzca un envejecimiento saludable. Es probable que haya otras “sacudidas sociales” como la independencia que tienen un efecto perjudicial importante en la salud y el bienestar de las personas, especialmente a medida que envejecen. Las investigaciones futuras deben considerar otros tipos de transiciones que atraviesan los países y hacer recomendaciones para las políticas.

Vale la pena repensar este artículo, sobre todo poniéndolo en el contexto Latinoamericano, como en el caso de Venezuela y otros países que están experimentando cambios sociales fuertes en conjunto con un envejecimiento acelerado.

¿Qué hacer?

escasez.jpg

Del sitio elcorreodelorinoco.com

Para leer el documento entero (en inglés) pueden dar click aquí.

 

Fuente:

Peterson, L., y Ralston, M. (2019). Aging well in an aging world: The impact of material conditions, culture, and societal disruptions. Social Science & Medicine, 220, 245-253.

Envejecimiento en áreas urbanas marginadas de México: Condiciones mixtas de privilegio y desventaja. REBECA WONG

México, como muchos de los países de América Latina, tendrá un crecimiento en la población de adultos mayores sin precedente, puesto que por primera vez se alcanzan tan altas esperanzas de vida al nacer en la región. Además, la velocidad de dicho crecimiento se dará en forma ‘acelerada’ si se le compara con la velocidad con la que envejecieron los países desarrollados. El tiempo que le tomará a un país típico de la región para alcanzar una fracción de alrededor de 15% de población con 60 o más años de edad, de un nivel actual de 8%, será de menos de dos quintas partes de lo que le tomó a Estados Unidos de América (EUA).

[…]

La población que vive en áreas urbanas marginadas, es decir, aquella que por definición no alcanza los beneficios de la mayoría en cuanto a servicios básicos, la residencia urbana puede representar una desventaja, ya que esta población tendría que enfrentar sus necesidades básicas sin contar con el apoyo institucional, en zonas con alto costo de la vida, y con poblaciones de alta densidad poblacional. Lo anterior implica peores condiciones higiénicas en lo relacionado con el manejo de las basuras y el procesamiento de los alimentos , comparado con las que se pueden encontrar en zonas rurales […] Entre los principales estilos de vida que se asocian con la residencia urbana, en contraste con la rural, se encuentran la dieta de alimentos procesados, con un relativamente alto contenido de grasa y de carbohidratos refinados, y la falta de ejercicio físico y, por lo tanto, la presencia de un factor de riesgo importante para enfermedades crónico degenerativas, y para la obesidad.

[…]

La situación del adulto mayor puede ser muy distinta si se encuentra
en un área urbana marginada porque migró de un área rural siendo ya
adulto mayor, o porque envejeció en ese sitio. Esta condición puede ser
un determinante importante del tamaño de su red social y familiar en su
sitio de residencia, y de la ayuda familiar que reciba.

[…]

A continuación se hace una serie de conjeturas acerca del adulto
mayor que vive en México bajo las condiciones mencionadas de
marginación y de acelerado cambio:
1) Los patrones de consumo de alimentos y de ejercicio físico en las
zonas urbanas, comparadas con las rurales, puede implicar una mayor
propensión al estilo de vida sedentario y a una dieta que coloca a los
adultos mayores en alto riesgo de obesidad, discapacidad, así como
de enfermedades crónico degenerativas.
2) El marco de la salud de los adultos mayores puede exhibir una mezcla
de condiciones crónico degenerativas y de enfermedades infecciosas
que impacten negativamente en el nivel de discapacidad y de limitación funcional que pudo presentarse entre los adultos mayores en zonas
urbanas marginadas.
3) La marginalidad implica que es probable que las condiciones
económicas del hogar no sean favorables, y sea necesaria la
participación laboral de los miembros del hogar, sobre todo de las
mujeres adultas jóvenes. Ello implica que los adultos mayores, sobre
todo las mujeres, tengan que realizar tareas domésticas y de cuidado
hacia menores de edad y a otros adultos mayores en el hogar.
4) Este rol social, extendido a lo largo de una mayor parte del ciclo de
vida, puede representar ventajas para las mujeres adultas mayores
respecto a los hombres, ya que les permite mantener, por más tiempo,
su rol de cuidadora y de contribuidora a la economía familiar.
5) El papel económico del adulto mayor, en particular el del hombre,
puede ser menor en el contexto urbano, comparado con el rural,
debido a la desventaja comparativa que el adulto mayor tiene en el
mercado laboral urbano, comparado con los jóvenes.
6) Por ello, es probable que una gran parte de los adultos mayores que
participan en el mercado laboral urbano para complementar o
solventar sus necesidades económicas, lo hagan en el sector informal
o apoyando negocios familiares.
7) Las condiciones de participación informal implican que no existen
prestaciones de apoyo institucional para los adultos mayores, a menos
que las tenga por haber participado en el mercado formal de trabajo,
o porque un miembro de su hogar extienda los beneficios al adulto
mayor.
8) Aunque el acceso a los servicios de salud y sociales es tradicionalmente
mayor en las zonas urbanas del país, comparado con las rurales, la
probabilidad de que la población que vive en zonas marginadas puede
carecer de dicho acceso es muy alta, debido a las condiciones de
marginalidad, al bajo nivel económico del hogar y a la falta de
participación laboral en el mercado formal.
9) Las condiciones de transporte, la separación de la residencia entre los
padres e hijos, y la densidad de población en zonas urbanas, pueden
representar mayor aislamiento para los adultos mayores, comparado
con los que viven en las zonas rurales, lo cual puede tener
implicaciones para su salud, sobre todo la mental. Asimismo, el
contacto con la red familiar y social puede verse disminuida, y las
oportunidades para recibir ayudas familiares pueden ser limitadas.
10) El papel social del adulto mayor dentro de la familia puede verse
desminuido en zonas urbanas. Posibles mecanismos para mantener
su posición de poder dentro del hogar, por ejemplo la tenencia de la
propiedad, se le dificulta más al adulto mayor en zonas urbanas que
en rurales.

 

Pueden leer el capítulo completo aquí.

 

Fuente:

Wong, R. (2018). “Envejecimiento en áreas urbanas marginadas de México: Condiciones mixtas de privilegio y desventaja” en : Envejecimiento, pobreza y salud en población urbana: un estudio en cuatro ciudades de México. Disponible en: http://envejecimiento.sociales.unam.mx/articulos/Prologo.pdf http://hdl.handle.net/20.500.12100/17542