Buenos videos sobre envejecimiento y vejez

¿Cuánto talento y experiencia despreciamos porque son personas mayores? Regina Martinez, coordinadora de desarrollo social d’Amics de la Gent Gran, nos descubre el edadismo, la discriminación que sufrimos las personas cuando cumplimos cierta edad y somos declarados “retirad@s”. Descubre en esta charla cómo podemos mejorar nuestra sociedad involucrando a aquellas personas que han aprendido y vivido más años en ella.

El edadismo – la discriminación de una persona por ser mayor de edad – es una de las tres grandes formas de discriminación de nuestra sociedad, por detrás del racismo y el sexismo. En el Plan Internacional de Acción de las Naciones Unidas se sitúa la problemática del maltrato hacia las personas mayores dentro de la violación de los Derechos Humanos Universales. En su charla, Josep nos da consejos para reducir el edadismo en la sociedad. Decano del Colegio de Psicólogos, Vicepresidente en Psicofundación y Patrón de la Fundación Azheimer Catalunya.

 

Schatzi tiene canas y es abuela, pero puede hacer 700 km en bici, estudiar una nueva carrera y cambiar de profesión. En esta charla ella nos cuenta cómo dejó de solo respirar para empezar a vivir después de los 50 y comparte las claves para hacer un vuelco en nuestra vida cotidiana. Nos dice que siempre nos está esperando una oportunidad. Ella es María Magdalena Bachmann. Nacida y criada en Bariloche, estudió en Buenos Aires el Profesorado de Educación Física. Es instructora Nacional de Esquí, Licenciada en Actividades Físicas y Deportes, Guía de Turismo, madre de dos hijos, abuela de tres nietos. Pero en realidad quien va hablar es Schatzi, una mujer feliz.

¿Cuántos cumpleaños planificamos y recordamos con alegría y nostalgia? Pero, ¿imaginamos celebraciones futuras? ¿Alguna vez pensamos cómo sería nuestro cumpleaños número noventa y cinco? Lo cierto es que este tiempo que nos toca vivir es muy diferente al que vivieron las generaciones que nos precedieron, es el tiempo de la nueva longevidad. Los adultos mayores eligen vivir de otra manera, lo que podríamos llamar, la segunda mitad de sus vidas. Diego Bernardini, Doctor en Medicina y docente de la UNMDP, propone en esta charla pensar de otra manera el devenir del tiempo y ver la vejez de una manera más optimista y revolucionaria. Quería ser veterinario y terminó siendo Doctor en Medicina. Es profesor de la UNMDP. Eligió las personas mayores porque son las más difíciles de convencer o confundir. Viene a desarrollar su punto de vista sobre la nueva longevidad.

 

Ricardo Iacub Doctor en Psicología por la UBA Buenos Aires, Argentina Licenciado y Doctor en Psicología por la Universidad de Buenos Aires, se especializa en el área de envejecimiento y vejez. Actualmente se desempeña como profesor asociado a cargo de la Cátedra Psicología de la Tercera Edad y Vejez de la UBA. Ha participado como profesor visitante en universidades latinoamericanas y europeas, ha dictado conferencias y ha publicado numerosas investigaciones y artículos en revistas científicas sobre la temática de la vejez. Es autor de Proyectar la vida, el desafío de los mayores (2001), Erótica y vejez (2006), Identidad y envejecimiento (2011) y El Poder en la vejez (2013). Dirige proyectos sociocomunitarios con adultos mayores y postula que el cuerpo puede ser fuente de placer en cualquier momento de la vida. “Hay que conectarse con los goces más íntimos para que desde allí podamos abrirnos a los otros”, dice. Internet: http://www.ricardoiacub.com.ar

En esta divertida plática, la educadora sexual Patricia Kelly aborda un tema tabú: sexualidad en adultos mayores. Los adultos mayores tienen dos aliados: la experiencia y el tiempo. La experiencia te ayuda a saber lo que le gusta a tu cuerpo, y el tiempo te ayuda a disfrutar más del erotismo y del autoerotismo. Licenciatura en Periodismo y Comunicación Colectiva de la UNAM. Locutora certificada, cuenta también con estudios y certificaciones en Educación Sexual, Sexualidad, Codependencia y Familia, Geriatría y Gerontología, Trastornos Mentales y Alcoholismo y otras adicciones. Tiene más de 40 años de carrera en la radio, donde creó el primer programa dedicado a la sexualidad humana, Prohibido Tocar que se estrenó en 1986; actualmente encabeza el programa Habla con Ellas, en la XEB del Instituto Mexicano de la Radio, un espacio para hablar y crear una cultura del envejecimiento activo y saludable; y 30 años de carrera televisiva, participando en plataformas como Canal 11, IMEVISIÓN, TvUNAM, CNI o TE-VE-DE-MENTE, entre otras. Tiene dos libros publicados: Mujeres Grandes y Salud Sexual para Todos. Ha dictado cursos y conferencias en diversos foros e instituciones educativas de nuestro país, y su trabajo le ha valido casi una decena de premios y reconocimientos de diversos organismos nacionales.

 

Anuncios

Los retos del envejecimiento poblacional, de los que nadie habla.

photo of man riding motorcycle

Photo by julie aagaard on Pexels.com

Claro está que el envejecimiento y la vejez son temas  importantes que  hay tratar, temas como los derechos humanos, inclusión, accesibilidad son un deber de difundir y compartir por redes sociales. Pero creo que nos está  fallando algo elemental: El aspecto cotidiano.

El aspecto de la convivencia con personas mayores, es un tema que quizá queda obviado, Es un tema, que llegamos a veces a posponer y ya no querer profundizar. Sin el afán de dañar o agredir, creo que nos falta mucho cómo sociedad para poder tener una verdadera convivencia entre personas mayores jóvenes y niños.

No basta con llevar a los niños a los asilos o centros de día. No basta con hacer campañas publicitarias para hablar de la inclusión del gente mayor. Lo que debemos de tratar es qué hacer en lo cotidiano, que hacer al momento de interactuar con personas mayores que cada día son más dentro de nuestras comunidades. Muchas veces los jóvenes ( o  incluso los niños) no sabemos cómo interactuar, como relacionarnos con estas personas, y creo que también las personas mayores requieren de cierto Conocimiento para poderse relacionar como grupo con otros grupos etarios.

Ejemplos.

Nos topamos con una persona mayor que está conduciendo su automóvil. Quizá es una persona de 70 o más años, y por razones lógicas y biológicas su velocidad de reacción es menor a la que tenía hace 30 años. Esto no es discriminar simplemente es hablar de aspectos funcionales reales, claro está que hay personas mayores que conducen muchísimo mejor que yo.  Hace décadas esto no era un problema porque la mayoría de la gente mayor  fallecía o dejaba de conducir su automóvil, pero  hoy nos enfrentamos a una realidad de una ciudad con un alto porcentaje de personas mayores que hacen uso de su propio medio de transporte. Es cada día más común leer notas de accidentes en donde adultos mayores están involucrados. Como sociedad no estamos preparados para esto. En primer lugar es necesario un rediseño automotriz, algo que está ocurriendo, que se está dando en muchas empresas automotrices e incluso existen propuestas de rediseño desde universidades de prestigio como el MIT.  Pero, al día de hoy, ya estamos experimentando estas complicaciones que se generan por automóviles que no están pensados para un sector envejecido, ni ciudades que lo estén.

Que quede claro que no hablo de prohibir a las personas mayores manejar. Habló de que los objetos como en este caso son los automóviles no están diseñados para que la gente mayor continúe manejando, la traza urbana tampoco lo está, existen proyectos que se desarrollan pensando en esta accesibilidad, pero hoy no son realidad. Además del automóvil, la gente que rodea a las personas mayores que están al volante, carecen de conocimientos básicos respecto a las características funcionales  de una persona mayor, que goza de buena salud, pero es mayor. Al conocer  que  algunas capacidades funcionales de un adulto mayor van a cambiar, que su velocidad de reacción es menor a la mía, puedo ser empático y adelantarme a una situación evitándola, evitando un excelente.

man standing near car

Photo by Sankalpa Joshi on Pexels.com

Este artículo puede sonar quizá un poco duro, pero creo que es algo que tiene que hablarse. De repente nos hemos volcado los adultos mayores fantásticos llenos de energía que rompen paradigmas, ¡por su puesto que existen y que son muchos!. Pero dejamos de lado el aspecto cotidiano por ejemplo hablando de los empacadores voluntarios en los super mercados (en México son muchos). Algo que siempre he juzgado como el ejemplo perfecto de la falta de conocimiento de las aptitudes que necesito una persona para desempeñar un trabajo. Una persona mayor es útil a la sociedad de muchas formas, pues cuenta con  una trayectoria llena de experiencias buenas o malas, sin importar su conocimiento académico. El hecho de volverse empacador voluntario y hacer uso de herramientas como su propio  cuerpo, cargando objetos pesados, estando mucho tiempo de pie, inclinarse hacia enfrente, haciendo uso de la motricidad gruesa y fina,  entre muchas otras características que su antropometría no permite ejecutar con destreza. Eso hace que la persona mayor se vea subutilizada, pues puede que ejecute bien su trabajo, pero a un alto costo, haciendo uso de su cuerpo que es lo que sin dar marcha atrás refleja los años pasados, los accidentes y las enfermedades. Quizá la señora empacadora pudiera orientarme sobre la crianza de los hijos o sobre como desempeñarme en una función nueva para mi, como atender al cliente, como vender. Pero no. Ella se dedica a empacar. Un trabajo digno, pero a mi gusto pudiera dar más desempeñándose en otra actividad que le exija menos esfuerzo físico.

man and woman standing beside pedestrian lane

Photo by Jimmy Chan on Pexels.com

Nos enfrentamos a una generación de adultos mayores que exigen sus derechos que no se quedan callados y que continúan queriendo ser activos en la sociedad. Es una generación que cambia paradigmas como siempre lo han hecho, desde los años 60s o 70s. Es una generación que se encuentra en una pelea interna (quizá) entre exigir sus derechos para seguir siendo útiles a la sociedad y al mismo tiempo  están en espera de una jubilación o pensión prometida por el sistema en el que vivieron toda su juventud.

Es un tema realmente muy complejo y muy profundo para analizar. Existen como en todo, aspectos positivos y negativos ante la interacción de los jóvenes  (generación X, milenials )  con los mayores de hoy. Éstos aspectos son los que debemos de tomar en cuenta al momento de hablar de la vejez y del envejecimiento en este presente. Lo que ocurre es que anteriormente  las personas mayores se relegaban,  se quitaban del camino, por así decirlo, de los jóvenes que continuaban. Ahora no pasa lo mismo.

Dejo estas ideas simplemente para reflexionar y poner sobre la mesa que tenemos que hablar de más allá de temas populares, temas que si son interesantes pero que pareciera que les damos vueltas solamente. Empoderar a la gente mayor es una parte importante de estos nuevos cambios poblacionales, pero también brindar las herramientas a toda la sociedad para poder relacionarse de manera eficaz y asertiva con la gente mayor que los rodea.  Sumerjámonos en las relaciones intergeneracionales,  en las tangentes del envejecimiento poblacional y en cómo desde muchas áreas podemos proponer soluciones a los diversos retos que este conlleva.…

 

 

¿Nos intriga nuestra vejez?

En el último mes la aplicación para lucir “mayor” fue utilizada por millones de personas al rededor del mundo, de acuerdo con el New York Times :

La aplicación, que fue creada por Wireless Lab de San Petersburgo, Rusia, y el 17 de julio se encontraba entre las principales ofertas gratuitas en las tiendas de aplicaciones de Apple y Android.

El programa asegura que sus filtros para tres edades —dos para verse más joven en las imágenes, una para verse más viejo— utilizan “inteligencia artificial” para producir alteraciones creíbles a fotos existentes.

 

mark.jpg

Mark Zuckerberg

Hace unos años atrás otras aplicaciones similares existieron, pero ahora esta se puso de moda al viralizarse con imágenes de personas famosas luciendo mayores. Lo curioso es que la App se hizo noticia mundial por el caso de privacidad y datos personales que esta aplicación recaba de ti cuando la usas. Pero no se ha dicho mucho sobre el por qué nos interesa tanto saber  como luciremos de “viejos”…  Y es que el hecho de tener más de 80 millones de descargas nos hace pensar en el porqué tanta gente quiere saber como lucirá en unos años.

 

Juanes FaceApp De viejito

Juanes

¿Será que queremos comprobar que seremos los mismos?

¿Nos gusta que nos digan “te ves igualito”?

¿Esta moda instantánea refleja el viejismo instaurado en nuestra sociedad?

Son muchas las preguntas, que estoy segura que analizando las publicaciones de muchos de los millones de personas que utilizaron esta App podríamos contestar [Ahí tienen un trabajo de tesis científicos sociales! ] .

Por lo pronto, a muy grandes rasgos, al estar escribiendo esta nota y leyendo lo que muchos famosos publicaron con sus fotografías puedo decir que nos falta mucho para comprender que la vejez va más allá de las canas, que si bien algunos famosos la ven de manera positiva aún hay muchos que toman a broma su propio envejecimiento. Lo que sí es que esta aplicación, bien aplicada puede colaborar para una reflexión personal que cada humano en la Tierra debiera de realizar en momentos oportunos ¿como quieres envejecer?.

 

Fuentes:

https://www.nytimes.com/es/2019/07/19/faceapp-robo-datos-privacidad/

https://www.mediotiempo.com/otros-mundos/que-es-faceapp-como-se-usa-y-cuales-son-sus-riesgos