envejecimiento poblacional

Photo by Magda Ehlers on Pexels.com

Sarah Harper, investigadora y fundadora del Instituto de Envejecimiento de la Población de la Universidad de Oxford, asesora al Gobierno británico sobre cómo preparar a su país para afrontar que un 26% de su población supere los 65 años en 2041. La investigadora comenta:

Es un buen momento para ser mayor en Europa. Pero lo que es importante es que los jóvenes planeen cómo va a ser su vida. La mitad de los niños europeos cumplirán 100 años. Para estar sano y en forma a los 90 tienes que haberlo planeado durante toda tu vida: hacer ejercicio, comer bien, no beber mucho, no fumar. Si tienes 20 años probablemente no te jubilarás a los 60, vas a tener una vida laboral muy diferente, probablemente nunca dejes de aprender. Vas a ir y venir del trabajo. Nuestros abuelos y padres hacían lo mismo toda su vida, ya fuera en la minería o la agricultura. Pero en el futuro no. Trabajarás, luego vas a tener niños, y regresarás después al trabajo y luego te tomarás año sabático para aprender y más tarde puede que tengas que cuidar de tus padres, volver al trabajo… así será el futuro.

La gente tiende a pensar solamente en las pensiones y la salud pero no, hay que cambiarlo todo, los lugares de trabajo, la educación, los entornos físicos. Muchos espacios públicos no son seguros para los mayores porque pueden caerse y también la iluminación es escasa, no se sienten seguros. Hemos de hacer que los espacios y el transporte público sean buenos para todas las edades. Pero lo más importante que he aprendido y eso lo he compartido con el Gobierno es que para envejecer de una manera saludable tanto física como económicamente tienes que cambiar muchísimas cosas de nuestra sociedad.

Lo que es curioso es que a medida que nos hacemos más sanos rebajamos nuestra edad de jubilación y ahora tienes a gente en perfecto estado de salud con 50 años que deja de trabajar y tiene por delante 40 años sin hacer nada. Muchos encuentran eso muy frustrante. Les preocupa perder poder adquisitivo y además quieren contribuir a la sociedad, pero no hay un papel para ellos […] Los hombres y las mujeres de 70 años pueden seguir trabajando o cuidar de otros, ser voluntarios y constituyen recursos fantásticos para nuestra sociedad. Y una cosa que estamos haciendo en el Reino Unido es redefinir la vejez. No llega en un momento marcado por los años, a los 60 o 70. Todos somos personas activas hasta que nos convertimos en frágiles y dependientes. Incluso hombres y mujeres a los 90 años pueden vivir independientes y contribuir a la sociedad. Hay que olvidarse de la edad. Habrá personas dependientes a los 60 o a los 70 pero otros no lo serán hasta los 90 o hasta los 100. Ya no les van a decir cómo comportarse a una determinada edad.

Fuente: https://elpais.com/sociedad/2019/06/18/actualidad/1560876583_463246.html?fbclid=IwAR0WbdeZrj0xGlRD_m4IfbTRqw-BlAiadkY6b1QZbJQZ994dRQvJdLMP-Zc

El cuidado de los adultos mayores exige que el sistema de salud se prepare y fortalezca para atender las necesidades de atención a largo plazo de este grupo de personas, del cual, dicho sea de paso, formamos parte cerca del 12% de todos los panameños, y la cifra va aumentando. Comparto con ustedes las ideas centrales del mensaje que publicó la OPS en el Día Internacional de las personas Mayores, celebrado el pasado 1 de octubre, complementadas con una brevísima reseña de la declaración de la OMS hacia la década del envejecimiento saludable.

Cuidado de los adultos mayores: ¡el sistema debe prepararse! — El blog de Jorge Prosperi

photo of man riding motorcycle

Photo by julie aagaard on Pexels.com

Claro está que el envejecimiento y la vejez son temas  importantes que  hay tratar, temas como los derechos humanos, inclusión, accesibilidad son un deber de difundir y compartir por redes sociales. Pero creo que nos está  fallando algo elemental: El aspecto cotidiano.

El aspecto de la convivencia con personas mayores, es un tema que quizá queda obviado, Es un tema, que llegamos a veces a posponer y ya no querer profundizar. Sin el afán de dañar o agredir, creo que nos falta mucho cómo sociedad para poder tener una verdadera convivencia entre personas mayores jóvenes y niños.

No basta con llevar a los niños a los asilos o centros de día. No basta con hacer campañas publicitarias para hablar de la inclusión del gente mayor. Lo que debemos de tratar es qué hacer en lo cotidiano, que hacer al momento de interactuar con personas mayores que cada día son más dentro de nuestras comunidades. Muchas veces los jóvenes ( o  incluso los niños) no sabemos cómo interactuar, como relacionarnos con estas personas, y creo que también las personas mayores requieren de cierto Conocimiento para poderse relacionar como grupo con otros grupos etarios.

Ejemplos.

Nos topamos con una persona mayor que está conduciendo su automóvil. Quizá es una persona de 70 o más años, y por razones lógicas y biológicas su velocidad de reacción es menor a la que tenía hace 30 años. Esto no es discriminar simplemente es hablar de aspectos funcionales reales, claro está que hay personas mayores que conducen muchísimo mejor que yo.  Hace décadas esto no era un problema porque la mayoría de la gente mayor  fallecía o dejaba de conducir su automóvil, pero  hoy nos enfrentamos a una realidad de una ciudad con un alto porcentaje de personas mayores que hacen uso de su propio medio de transporte. Es cada día más común leer notas de accidentes en donde adultos mayores están involucrados. Como sociedad no estamos preparados para esto. En primer lugar es necesario un rediseño automotriz, algo que está ocurriendo, que se está dando en muchas empresas automotrices e incluso existen propuestas de rediseño desde universidades de prestigio como el MIT.  Pero, al día de hoy, ya estamos experimentando estas complicaciones que se generan por automóviles que no están pensados para un sector envejecido, ni ciudades que lo estén.

Que quede claro que no hablo de prohibir a las personas mayores manejar. Habló de que los objetos como en este caso son los automóviles no están diseñados para que la gente mayor continúe manejando, la traza urbana tampoco lo está, existen proyectos que se desarrollan pensando en esta accesibilidad, pero hoy no son realidad. Además del automóvil, la gente que rodea a las personas mayores que están al volante, carecen de conocimientos básicos respecto a las características funcionales  de una persona mayor, que goza de buena salud, pero es mayor. Al conocer  que  algunas capacidades funcionales de un adulto mayor van a cambiar, que su velocidad de reacción es menor a la mía, puedo ser empático y adelantarme a una situación evitándola, evitando un excelente.

man standing near car

Photo by Sankalpa Joshi on Pexels.com

Este artículo puede sonar quizá un poco duro, pero creo que es algo que tiene que hablarse. De repente nos hemos volcado los adultos mayores fantásticos llenos de energía que rompen paradigmas, ¡por su puesto que existen y que son muchos!. Pero dejamos de lado el aspecto cotidiano por ejemplo hablando de los empacadores voluntarios en los super mercados (en México son muchos). Algo que siempre he juzgado como el ejemplo perfecto de la falta de conocimiento de las aptitudes que necesito una persona para desempeñar un trabajo. Una persona mayor es útil a la sociedad de muchas formas, pues cuenta con  una trayectoria llena de experiencias buenas o malas, sin importar su conocimiento académico. El hecho de volverse empacador voluntario y hacer uso de herramientas como su propio  cuerpo, cargando objetos pesados, estando mucho tiempo de pie, inclinarse hacia enfrente, haciendo uso de la motricidad gruesa y fina,  entre muchas otras características que su antropometría no permite ejecutar con destreza. Eso hace que la persona mayor se vea subutilizada, pues puede que ejecute bien su trabajo, pero a un alto costo, haciendo uso de su cuerpo que es lo que sin dar marcha atrás refleja los años pasados, los accidentes y las enfermedades. Quizá la señora empacadora pudiera orientarme sobre la crianza de los hijos o sobre como desempeñarme en una función nueva para mi, como atender al cliente, como vender. Pero no. Ella se dedica a empacar. Un trabajo digno, pero a mi gusto pudiera dar más desempeñándose en otra actividad que le exija menos esfuerzo físico.

man and woman standing beside pedestrian lane

Photo by Jimmy Chan on Pexels.com

Nos enfrentamos a una generación de adultos mayores que exigen sus derechos que no se quedan callados y que continúan queriendo ser activos en la sociedad. Es una generación que cambia paradigmas como siempre lo han hecho, desde los años 60s o 70s. Es una generación que se encuentra en una pelea interna (quizá) entre exigir sus derechos para seguir siendo útiles a la sociedad y al mismo tiempo  están en espera de una jubilación o pensión prometida por el sistema en el que vivieron toda su juventud.

Es un tema realmente muy complejo y muy profundo para analizar. Existen como en todo, aspectos positivos y negativos ante la interacción de los jóvenes  (generación X, milenials )  con los mayores de hoy. Éstos aspectos son los que debemos de tomar en cuenta al momento de hablar de la vejez y del envejecimiento en este presente. Lo que ocurre es que anteriormente  las personas mayores se relegaban,  se quitaban del camino, por así decirlo, de los jóvenes que continuaban. Ahora no pasa lo mismo.

Dejo estas ideas simplemente para reflexionar y poner sobre la mesa que tenemos que hablar de más allá de temas populares, temas que si son interesantes pero que pareciera que les damos vueltas solamente. Empoderar a la gente mayor es una parte importante de estos nuevos cambios poblacionales, pero también brindar las herramientas a toda la sociedad para poder relacionarse de manera eficaz y asertiva con la gente mayor que los rodea.  Sumerjámonos en las relaciones intergeneracionales,  en las tangentes del envejecimiento poblacional y en cómo desde muchas áreas podemos proponer soluciones a los diversos retos que este conlleva.…