No lo dejes para mañana – Cosas que no puedes postergar si estás ante la vejez

Si bien estamos envejeciendo de manera diferente, no quiere decir que los procesos biológicos que sufre el cuerpo humano a partir de cierta edad, se hayan eliminado.

Existen muchas campañas alrededor del mundo que hablan sobre la prevención sobre el envejecimiento saludable y activo. Pero muy pocas veces hacemos el debido caso, quizá por temor a hablar de que la dejes esta inminente nuestra vida. Quizás por tener la idea de querer ser jóvenes eternamente, porque si bien es cierto que los mayores de hoy están rompiendo paradigmas, también es cierto que los mayores de hoy se encuentran entre la espada y la pared.

campaign_especial-neumonia.png

vacunatechile.jpg

Una encrucijada.

Muchos mayores de hoy han demostrado ser iniciadores de una nueva cultura de envejecimiento, hemos hablado de los mayores asombrosos quienes, después de sus ochenta años compiten maratones o nadan en aguas abiertas. Existen estos mayores, que van al gimnasio o realizan sus actividades cotidianas, casi como cuando tenía 40 años.

person swimming on body of water

Photo by Guduru Ajay bhargav on Pexels.com

Pero claro está, que las enfermedades  o “los llamados achaques de la edad” se empiezan a presentar queramos o no. Incluso los mayores asombrosos. La encrucijada radical en ir a visitar al geriatra o al médico, para una revisión de rutina con el objetivo de envejecer de manera saludable, pero al mismo tiempo (con esta acción) aceptar que la edad, que el tiempo, en si la vida, nos está cobrando la factura. Claro que estás más notorio si hemos tenido una vida poco sana, como cuando no le hemos dado la importancia necesaria a nuestra salud. Pero también ocurre en las personas que toda su vida han hecho deporte y han mantenido una actitud positiva y sana ante diferencia tapas de subsistencia.

healthy clinic doctor health

Photo by Pixabay on Pexels.com

Es una encrucijada porque el hecho de visitar al médico, cada vez de manera más frecuente  nos recuerda que la vida está pasando. Tenemos que tener diferentes actitudes y cuidados con nuestro cuerpo y con nuestra mente. Es un duelo.

Para hacerle frente a estos cambios es importante primero estar seguros de nuestra esencia de quienes somos, de que queremos seguir haciendo por los próximos años. Los mayores de hoy se encuentran en un momento específico para  la humanidad en donde la vejez empieza “cambiar su tono”.  Y probablemente, existe una polarización entre dos tipos de personas mayores hoy (claro está que nos la única división): Los mayores de hoy activos  (sanos) y  los mayores de hoy dependientes ( enfermos ).

Cruzar la línea entre la salud en enfermedades muy fácil, se tenga la edad que se tenga. Es por ello que,  es importante hacer caso a diferentes recomendaciones de profesionales de salud y dejar atrás los prejuicios que generaciones anteriores nos colocaron dentro de nuestra mente. Acudirá visitas rutinarias con los médicos internistas geriatras o familiares no es nada negativo, es prevención. Vacunarse, así como los niños pequeños lo realizan, es prevención. Cambiar nuestros hábitos alimenticios, aunque esto implique eliminar aspectos culturales, también es prevención. Planear nuestra casa para una vejez independiente es prevención.

Por eso en mayores de hoy podrán encontrar diferentes artículos sobre cómo diseñar mi hogar para mi vejez, consejos de salud, que hacer después de la jubilación o pensión. Entre muchos otros artículos más.

¡Adelante mayores de hoy continúen rompiendo paradigmas pero siempre teniendo presente conceptos como prevención y envejecimiento activo y saludable!

 

Anuncios

Artículo escrito en colaboración con Coserencasa .
Afortunadamente, cada año que pasa, la edad media de la población mundial aumenta gracias a la mejora en la sanidad y a que los medicamentos cada vez son más accesibles para la población mundial.
Que la salud y el bienestar físico cada vez llegue a más es un motivo de orgullo de todos y para todos pero sin embargo, no es hasta hace pocos años que se está poniendo el foco en otro tipo de bienestar, más importante si cabe que el simple físico: la salud mental.

Según vamos haciéndonos mayores, al igual que hacemos ejercicio físico para mantener nuestro cuerpo sano, tenemos que hacer al menos el mismo esfuerzo por tener un cerebro despierto y activo. Ya se sabe, tal y como reza la famosa cita latina: “Mens sana in corpore sano”.

person sewing

Photo by Leticia Ribeiro on Pexels.com

Una forma muy recomendada, además de divertida de ejercicios para cumplir este propósito es cosiendo, tanto a mano como con una máquina de coser. Como bien es sabido, coser necesita de gran precisión y habilidad. Físicamente, requiere de la
habilidad y fuerza suficiente para manejar tejidos, dar puntadas y no cansarse realizando movimientos muy preciosos como enhebrar un hilo en la aguja o coser los botones de una camisa.

adult colors craft craftsman

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

Mentalmente, es muy  importante planificar bien el trabajo, elegir las telas y ser capaz de aumentar la concentración.
Nuestro cerebro, como cualquier otro músculo del cuerpo humano, necesita ser ejercitado cada día para no perder vigor. Por eso, os recomendamos estos ejercicios mentales (totalmente complementarios con vuestro quehacer diario) que podéis realizar a la vez que coséis. Os ayudarán en varios aspectos de vuestra vida ya que además de hacer ejercicio, la sensación de realización y sentirse bien con uno mismo que se consigue cuando ves que la pieza que has planeado en tu mente se ha convertido en realidad, es maravillosa.

Coser ejercitando la mente.

assorted color threads in box

Photo by Fancycrave.com on Pexels.com

 Planifica qué prenda quieres coser y qué vas a necesitar. ¿cómo voy a hacerlo? No es lo mismo coser a máquina que con dedal e hilo. Las telas serán diferentes y el tiempo que llevará probablemente también sea mucho mayor.
 Intenta dibujar e imaginar en tu mente la pieza en su totalidad. Esto ayuda a nuestro cerebro a activar las áreas de planificación y lenguaje, la denominada Área de Broca, aunque dibujar pueda parecerte complicado, incluso si nunca lo has hecho, es un buen ejercicio que te ayudará mucho más de lo que crees. Aunque sea para el trabajo más sencillo, como cortar unas cortinas, lo agradecerás.
 Haz ejercicios diarios con tus brazos y manos para que se mantengan útiles y no se te cansen. Para no perder fuerza: recomiendo coger una pelota pequeña y lanzarla de una mano a otra recogiéndola en el aire. Si lo que quieres es no perder habilidad a la hora de manipular objetos pequeños como agujas, dedales, hilos… puedes coger dos vasos: un vaso estará relleno de arroz o garbanzos y el otro vacío. Ahora, pásalos uno a uno de un vaso a otro haciendo pinza con cada una de tus manos.
Como se puede comprobar, mantener la mente despejada, despierta y en forma cosiendo es sencillo y a la vez divertido.

La importancia de que aprendas sobre vejez y envejecimiento

Como estudiante universitario (e incluso de niveles básicos) existen varias razones por las cuales tu debieras de aprender un poco (o mucho) sobre dos temas que se relacionan entre sí: Vejez y envejecimiento.

La vejez es una etapa de la vida tanto humana como no. El envejecimiento es el proceso que, para algunos, sucede desde que nacemos.

¿Por qué debes de saber sobre envejecimiento?

Tu mismo envejeces todos los días, cada día cambia tu cuerpo, tu mente y tu forma de ver la vida, pero es cuando estas cerca de los 30s o 40s que empiezas a notar esos cambios de manera más visible. A los cuarenta años te das cuenta que no ves tan bien como hace unos años, algunas personas empiezan a notar que a partir de sus treintas quieren dormir un poco más temprano y que las fiestas ya no les sientan tan bien.

Si desde antes de experimentar esos cambios notorios en tu vida tu supieras que hacer para envejecer sanamente, tu curso de vida  sería distinto, si tuvieras el conocimiento y sobre todo la conciencia de que hacer ejercicio no solo es para estar delgado o marcado de los músculos, sino para un sin fin de cosas que después valorarás mucho más que hoy, quizá empezarías a tener un hábito deportivo.

man wearing tank top jogging

Photo by RUN 4 FFWPU on Pexels.com

Y es que pareciera que con la juventud nada importa después, claro que hay que “vivir el momento”, disfrutar la vida, pero posiblemente muchas maneras de disfrutar la vida, maneras que se han aprendido generación tras generación no sean las mejores para que puedas vivir una vejez sana e independiente.

Saber sobre vejez es un tema que para quien tiene 20 años suena, quizá, lejano e inservible, un tema que no le toca conocer. Que equivocación pensar eso. Hoy en día los jóvenes conviven más con gente mayor que con niños pequeños, la sociedad actual, en la mayoría de los países del planeta está llena de dos grupos etarios importantes: los adultos jóvenes y los adultos mayores de 60 años.

Al conocer sobre vejez podemos ser empáticos con la situación del otro. Cambiar la manera en como vemos a la gente mayor, por qué al saber sencillos datos sobre este gran tema, nuestra cotidianidad será diferente. Como por ejemplo:

  • Si yo sé que la capacidad de que la retina de una persona arriba de 60 años se dilate, disminuye en referencia a la mía, podré prender la luz anticipándome a esa persona mayor que sé que la necesitará, correré las cortinas o persianas de mi oficina cuando el sol deslumbre un poco para mi, pero mucho para la gente mayor que ingresará a verme.
close up photo ofg light bulb

Photo by Rahul on Pexels.com

Conocer sobre vejez te vuelve más empático con la gente mayor y ese es el inicio de una buena convivencia, se puede comenzar por los aspectos biológicos para adentrarnos a aspectos sociales y / o culturales. Lo importante es SABER que vejez y envejecimiento son temas que debemos de conocer, por el simple hecho de vivir en el siglo XXI.