7 maneras de reducir el estrés y mantener la presión arterial abajo

De acuerdo con investigadores de la prestigiosa universidad de Harvard, estos siete consejos te ayudarán a mantener la presión arterial con niveles bajos y a reducir los niveles de estrés:

 

toddler lying on pink fleece pad

Photo by shahbaz Akram on Pexels.com

DUERME BIEN

Algunos consejos pudieran incluir tener una rutina de sueño estable, eliminar el uso del teléfono celular antes de acostarse, tomar una ducha antes de ir a la cama, exponerse a la luz natural durante el día…

man posing on sea shore during daytime

Photo by Pixabay on Pexels.com

APRENDE TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Respira, inhalando y exhalando… Aprende yoga, alguna arte marcial o herramienta de meditación.

 

action activity boy children

Photo by Lukas on Pexels.com

FORTALECE TUS REDES SOCIALES

Genera nuevas amistades, mantén y cultiva las que tienes. Puedes lograrlo asistiendo a clases grupales por ejemplo.

adult analogue break focus

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

AFINA LA MANERA EN COMO UTILIZAS TU TIEMPO

Entre más eficiente sea el uso que le das a tu tiempo en relación con tus actividades, menos estrés tendrás.

sea fashion beach sand

Photo by Pixabay on Pexels.com

CONSIÉNTETE 

Date tiempo para un masaje, una siesta o algo para ti.

 

marketing office working business

Photo by Negative Space on Pexels.com

PIDE AYUDA

Cuando el estrés o la ansiedad están presentes y no los puedes eliminar, es mejor pedir ayuda a tu familia, amigos y/o profesional de la salud.

 

 

Para más información puedes ingresar al reporte médico especial de la escuela de medicina de Harvard 

Fuente:

https://www.health.harvard.edu/heart-health/7-ways-to-keep-stress-and-blood-pressure-down?utm_content=bufferd5724&utm_medium=social&utm_source=twitter&utm_campaign=buffer

Anuncios

¿La actividad física regular tiene beneficios en tu cerebro?

nervous2Sí. La actividad física regular mejora el performace cognitivo, especialmente en las funciones cognitivas que tienen que ver con la capacidad de procesar información de manera rápida. En cuanto a mejorar la memoria, los estudios más recientes aún son contradictorios y se requiere de mayir investigación en el área.

¿Qué actividad realizar?

correr es bueno para

Las investigaciones sugieren que el ejercio aeróbico es el mejor, debe de haber un incremento en el latido del corazón y en la manera en cómo se respira. Caminar debiera de ser realizado de manera en que la persona sude y deje de poder hablar con fluídez.

También el entrenamiento de fuerza es recomendado para mejorar la función cognitiva. Se recomienda, de hecho, combinar tanto el ejercicio aeróbico como el de fuerza. No sólo hacer de un tipo.

En cuanto al Yoga y actividades similares, pese a que tiene un buen impacto en la salud de las personas mayores, previniendo caídas por ejemplo. No se sabe aún si mejoran el performance cognitivo.

¿Cuanto tiempo?

Aún no se sabe a ciencia cierta. Se sabe que hay que combinar la actividad aeróbica con la de fuerza y se sabe que hacer este tipo de actividades en conjunto con estimulación cognitiva es benéfico. Como por ejemplo el recordar los pasos de baile o los movimientos de una kata de karate do.

150 minutos a la semana es lo que se recomienda. Esos 150 minutos son de actividad aeróbica y además se recomiendan sesiones de dos veces por semana de fuerza, más ejercicios de balance, estiramiento y flexibilidad como el yoga.

Actívate… ya

Existe evidencia que afirma que entre más actividad física tenga una persona desde la infancia, mejor será el perfomance de su actividad cognitiva, pero nunca es tarde para iniciar, puesto que también se ha demostrado que hay beneficios aunque recien en la edad adulta se inicie la actividad. Una persona con deterioro cognitivo o demencia puede iniciar una actividad física constante y obtener beneficios tanto como para sus músculos y otras partes del cuerpo, como para su cerebro.

Así que hacer ejercicio no sólo es bueno para bombear sangre oxígenada al cerebro, de hecho es bueno por que se generan hormonas y enzimas, se beneficia el sistema endócrino y el metabolismo del cuerpo. Además, la actividad física regular le ayuda a las personas a tener una mejor salud emocional, da confianza, que desemboca en una mejor salud mental, menor estrés.

Existe evidencia que indica que las placas de la proteína betamiloide que se forman en la demencia tipo Alzheimer pueden reducirse con un plan de actividad física constante. Lo cual es impactante.  Además de que la actividad física incrementa el volumen del cerebro (en el área del hipocampo).

Fuente: Curso Preventing Dementia MOOC Universidad de Tasmania, 2018.

 

Si te enojas … dejas de percibir bien los aromas

Oler y el estrés

En Alemania, tres investigadores llamados: Matthias Hoenen, Oliver T. Wolf y Bettina M. Pause, realizaron una investigación en torno a la relación que el estrés en su forma emocional (miedo y enojo) así como en su forma fisiológica (niveles de cortisol en la saliva) tenía relación con la percepción de aromas. 27 hombres participaron en este estudio, el cual fueron expuestos a diferentes tipos de estrés durante tres días, se les pidió que dieran un discurso de temas relevantes y delicados como la pena de muerte, también tuvieron que resolver operaciones matemáticas y si fallaban en alguna se les hacía saber su error y debían de comenzar de nuevo. Entre cada prueba se les tomaba una muestra de saliva para medir sus niveles de cortisol y además se les aplicaban distintos examenes especiales sobre emociones y estado de ánimo.

Los tres investigadores encontraron que las personas podían reconoce mejor los olores cuando estaban con niveles altos de cortisol, pero cuando estaban enojados o ansiosos su capacidad olfativa disminuía.  De hecho se dice que los veteranos de guerra con estrés postraumático suselen reportar problemas para identificar olores.

Los investigadores dicen que, pese a que luce contradictorio que los niveles altos de cortisol esten relacionados con la mejora en distinguir distintos aromas y que el enojo se relacione con la incapacidad de identificar olores, ésto se debe a que pese a que el cortisol se relacione con el enojo, el cortisol se relaciona con un aumento de la liberación de energía dentro del sistema nervioso central, mientras que la ira está relacionada con estrategias de evaluación cognitiva.

Así que enojarse no va a ser nada bueno si se quiere identificar aromas. Saber esto es importante para muchas personas, quizá en momentos cotidianos  como a la hora de cocinar, pues si se “está de malas” eso no va a ayudar a que la comida quede rica, también en cuestiones de seguridad el no oler el gas o una vela quemándose por el hecho de estar enfadados puede ser crucial. El enojo nunca nos va a beneficiar… así que es mejor relajarse, respirar y contar hasta diez, si lo que quieren es oler.

Fuente:

Hoenen, M., Oliver T. W., Pause y Bettina M. (2017). The impact of Stress on Odor Perception, 46 (3-4), 366-376, en Perception.