¿Por qué me duele la espalda?

Artículo escrito en colaboración con 10geeks.es

Uno de los principales problemas de salud de nuestras sociedades modernas son los recurrentes dolores de espalda. Estos, se producen de forma transversal a lo largo de todas las edades, ya que tanto adolescentes como personas mayores  pueden padecer problemas de espalda.
Los dolores y molestias son tan grandes que en ocasiones pueden incluso a llegar a causar problemas graves de movilidad. Si usted se ha encontrado con esta situación, o empieza a tener síntomas tales como: Pinzamientos de cuello que impiden moverlo, dolores fuertes de espalda que nos impiden descansar o incluso dormir, es muy probable que esto se deba a una mala higiene postural a la hora de sentarse a comer o ver la televisión.

grayscale photo of man

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

Pero no se preocupe, en la mayoría de los casos, estos son problemas que pueden ser
subsanados de manera sencilla. Simplemente con seguir una serie de pautas cómodas, podrá ganar mucha calidad de vida y olvidarse de este tipo de preocupaciones.
Lo más importante: Dónde te vas a sentar.
Es normal en la mayoría de la población que se le de muy poca importancia (de hecho, nos atreveríamos a decir que es por contra uno de los factores más determinantes) a la elección de la silla o sillón en el que sentarse durante mucho tiempo. Esto es peligroso, ya que y aunque pueda parecer paradójico, lo que solemos tomar como “cómodo” normalmente no tiene mucho que ver con “sano”. De hecho, es más que probable que ahora mismo, leyendo este artículo lo estés haciendo desde un asiento que no cumpla con estos requisitos.
Así, las claves para que una silla sea capaz de cuidar de nuestra espalda son:

 Debe ser capaz de recoger y hacerse perfectamente a la forma de la espalda. Esto significa que debe recoger la cadera y al mismo tiempo la parte inferior de la espalda. Así evitaremos que queden espacios “al aire” que no se apoyen en el respaldo.
 La altura del asiento debe permitirnos en todo momento tocar totalmente el suelo con las plantas de los pies apoyadas. Y tocar plenamente con la planta del pie significa eso, no contentarnos con tocar únicamente con los dedos.

green wooden chair on white surface

Photo by Paula Schmidt on Pexels.com

 Si estamos además usando el ordenador, es muy importante prestar atención a los reposabrazos. Nos servirán para apoyar los brazos y descansarlos cada poco tiempo. Si no lo hacemos, estarán permanentemente en el aire y esto contribuirá a recargar los músculos que sujetan el cuello, lo que puede llegar a provocar mareos y dolores de cabeza.

Además de estar normas de postura general, si además por nuestro trabajo o aficiones pasamos mucho tiempo sentados delante del ordenador, hay que tener en cuenta esta serie de recomendaciones:

  • Realizar pausas para cambiar de postura y levantarnos del asiento. Hay que andar un poco por la habitación, estirar la espalda y las piernas a la vez que fijamos nuestra visión en puntos alejados que ayuden a nuestra mente y cuerpo a desconectar de la actividad. Se recomienda hacerlo un mínimo de 10 minutos cada 60-70 minutos.
  • Realizar ejercicios que ayuden a fortalecer músculos de la espalda. En esta página del Consejos Superior de Investigaciones Científicas se recomiendan algunos ejercicios sencillos de realizar pero que nos vendrán muy bien. Es algo que puede hacer todo el mundo en su día a día: subir escaleras, ir a la piscina a nadar, etc..

Como se puede comprobar, mantener una higiene postural adecuada para evitar problemas de salud en nuestra espalda es algo que, a poco que pongamos un poco de interés, todo el mundo puede realizar.

 

Anuncios