Los beneficios de tener un perro

De acuerdo con el reporte de la Universidad de Harvard “Ponte sano, ten un perro”, existen muchas razones por las que a los perros se les llama los mejores amigos de los humanos, pues no solo ofrecen una compañía sin paralelo, sino que cada vez más investigaciones demuestran que también mejoran la salud humana. Ser dueño de un perro puede hacer que te sientas más activo físicamente.

Tener un perro puede ayudarte a:

Ser más tranquilo, más atento y más presente en tu vida.

adult animals beautiful daylight

Photo by Pixabay on Pexels.com

Ser más activo, seguro y responsable.

man in maroon t shirt playing with his large short coated black and brown dog

Photo by Luna Lovegood on Pexels.com

Hacerte más social y menos aislado.

man dog streets walking

Photo by Tim Savage on Pexels.com

De hecho, solo con acariciar a un perro puedes reducir la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca (y también tiene un efecto positivo en el perro). Así que si no tienes un perro, quizá sea hora de tenerlo.

 

Fuente: https://www.health.harvard.edu/staying-healthy/get-healthy-get-a-dog

 

Anuncios

Por que los perros también envejecen…

Envejecemos, pero también envejecen nuestras mascotas…

¿A partir de que edad mi perro es un perro mayor?

Después de los siete años, muchos perros son considerados mayores, los cuidados deberán ser más constantes.

De acuerdo con el sitio sumedico.com:

La vejez en los perros suele ocasionar ciertas disminuciones en sus sentidos. Este deterioro puede causar alteraciones en sus ciclos de sueño y disminuir su nivel de actividad. Es muy común que los animales adultos vaguen sin rumbo, se pierdan y olviden los hábitos y señales de comportamiento aprendidas.

Síntomas a tener en cuenta

Debes prestar atención a los síntomas que presente y uno que debes tener en cuenta es la llamada “ceguera repentina”. La disminución de su visión puede ser ocasionada por cataratas, una enfermedad muy común durante la vejez.

Otra señal a la que tienes que prestar atención es la inclinación frecuente de su cabeza. Quizás se deba a un problema en su audición. También es muy importante que recurras a un profesional si notas que tu perro tiene convulsiones.

El aumento de peso o la pérdida de apetito son otros de los síntomas que no puedes dejar de atender. Cuida la alimentación de tu perro y dale una dieta balanceada que se ajuste a su edad.

Si notas jadeo excesivo, caída del pelo, vómitos, diarrea, tos o cambio en sus hábitos, recurre con un especialista. Él te podrá orientar sobre las causas de sus síntomas.

Fuente:

Cuidados que necesitará tu perro durante la vejez