personas adultas

Ser Adulto Mayor – Rodolfo Collado TEDx

Rodolfo Collado era un profesor de educación física del colegio Nido de Águilas entre los años 1963-2003. Ahora, a los 79 años, es el director del grupo espectáculo “Los Abuelos de Chile,” el cual tiene la intención de realizar una innovación social con intervención exógena en grupos sociales con vulnerabilidad y llevar ésta actividad artística a la comunidad de adultos mayores, adultos y jóvenes universitarios. Éste cuenta con diez miembros con un promedio de edad 82 años y han tenido giras alrededor del mundo, como por ejemplo en los Estados Unidos, Francia y Chile. Rodolfo ha tenido amplia experiencia trabajando con adultos mayores.

 

MELQUIADES

Melquíades tiene 92 años y se jubiló como conductor de micros en Madrid. Toda su vida le gustó la actuación y hace tres años quedó elegido en un casting de abuelos que supieran cantar y bailar en el programa de la tv española El Hormiguero.

 

 

 

 

Fuentes:

https://tn.com.ar/musica/clips/daddy-melquiades-el-abuelo-que-es-furor-en-las-redes-cantando-reggaeton_798348

 

grayscale photo of smoking man while sitting on bench

Photo by sergio omassi on Pexels.com

En un estudio realizado a poco más de 1,500 personas mayores se encontró que existe una relación entre el dolor crónico y la soledad en la gente mayor.  Los investigadores estadounidenses afirman que  el dolor es un problema importante para muchos adultos mayores, pero las consecuencias sociales del dolor siguen siendo exploradas inadecuadamente, así que realizaron este estudio, el cual  muestra que el dolor constante se asocia significativamente con el inicio de la soledad en una muestra de adultos mayores que viven en la comunidad, independientemente de las variables potencialmente confusas.

Si bien las investigaciones anteriores han establecido la soledad como un factor de riesgo para el dolor, este estudio sugiere que el vínculo entre los dos también puede ser en la otra dirección: el dolor puede aumentar el riesgo de soledad. El dolor en solo un año no se asoció significativamente con la soledad en el seguimiento, lo que sugiere que la asociación puede no ser significativa para el dolor a corto plazo o temporal. Más bien, el dolor que es constante durante largos períodos de tiempo parece ser un factor de riesgo para la soledad.

De acuerdo con los investigadores de las Universidades de Georgia y Kentuky, hay una serie de explicaciones potenciales para asociar al dolor con la soledad. Puede ser que los adultos mayores con dolor limiten su compromiso social fuera del hogar debido al dolor físico, prefiriendo permanecer menos activos en su hogar. También puede ser que la medicación para el dolor produzca efectos secundarios que podrían inhibir el compromiso social, como letargo o náuseas.

¿Qué hacer ante esto?

 

Los investigadores recomiendan que los miembros del equipo de atención a personas mayores con dolor (incluidos trabajadores sociales, médicos, psicólogos y enfermeras) deben considerar sus resultados de salud psicosocial, no solo sus resultados físicos. Si el dolor de un paciente o la medicación para el dolor parece restringir su compromiso social, puede ser importante remitirlo al compromiso social de otras fuentes, incluidas llamadas telefónicas o programas de visitas amigables en el hogar. Debido a que el enlace es consistente incluso para aquellos que no pueden ser considerados vulnerables a la soledad (por ejemplo, personas casadas), es importante que los proveedores de atención médica aborden la soledad incluso para los adultos mayores que parecen tener redes sociales implementadas.

Además de aliviar una fuente potencial de sufrimiento, la identificación y la orientación de las intervenciones para el dolor pueden prevenir la soledad futura, lo que a su vez podría prevenir el deterioro funcional, la discapacidad y la mortalidad prematura. Por lo tanto, identificar e intervenir tanto en el dolor como en la soledad es importante para la calidad de vida individual y para la salud pública en general.

Fuente:

Emerson, K., Boggero, I., Ostir, G., & Jayawardhana, J. (2018). Pain as a Risk Factor for Loneliness Among Older Adults. Journal of Aging and Health, 30(9), 1450–1461. https://doi.org/10.1177/0898264317721348

Insomnio

Los investigadores: Yohannes W. Endeshaw, MD, MPH y Wonsuk Yoo, PhD publicaron recientemente una investigación enfocada en conocer si realmente las actividades sociales organizadas  y el ejercicio fisico eran de ayuda para disminuir los síntomas de insomnio entre personas mayores.

Los investigadores concluyeron que sí, que el ejercicio y las actividades sociales ayudan a disminuir los síntomas de insomnio,  algo que ya era conocido, pero además aportaron que existe una sinergia entre la actividad social y la actividad física, de manera textual dijeron:

…Social activity and physical exercise may have a synergistic effect in reducing the likelihood of developing insomnia symptoms; […] the effect of moderate- to high-intensity exercise on maintaining sleep quality may be stronger than low-intensity exercise (p.10).

Furthermore, exposure to day light while performing these activities (if performed outdoors) and the regular schedule of these activities could act as time and social cues, respectively, and exert a favorable influence on the circadian timing system.(Challet & Pevet, 2003; Mistlberger & Skene, 2005) (p.10).

 

En resumen, sí quieren prevenir y disminuir los síntomas de insomnio es importante realizar ejercicio de moderado a intenso, esto es que caminar un poco no va a ser de ayuda, quiza nadar o realizar caminatas vigorosas, algo que su médico les indique y que no sea perjudicial para su salud. Además de la actividad física tener actividad social es importante, salir al cine, jugar juegos de mesa con la familia y los amigos. Una clase de yoga en grupo sería excelente pues son las dos cosas al mismo tiempo. Y si ésta clase fuera con la luz de sol o de la luna, sería mucho, mucho mucho mejor!.

 

Fuente:

Organized Social Activity, Physical Exercise, and the Risk of Insomnia Symptoms Among Community-Dwelling Older Adults

Yohannes W. Endeshaw, MD, MPH, Wonsuk Yoo, PhD


Journal of Aging and Health

First Published December 20, 2017