Los obstáculos para el gerontodiseño

cyclone fence in shallow photography

Photo by Travis Saylor on Pexels.com

  1. Las Universidades actualmente, por lo menos en México, colocan al diseño para personas mayores como una materia optativa que de hecho se encuentra (en ocasiones) inserta dentro de la materia de diseño social. Es curioso que aún en estos años el diseño social sea visto como una “curiosidad” que solo algunos, si lo desean, pueden aprender. Es deber de las escuelas de diseño incluir de manera formal y obligatoria temáticas relacionadas con el envejecimiento poblacional, es que quizá no nos hemos dado cuenta que al hablar de gerontodiseño no se habla de diseño de ayudas técnicas (como se ha dicho muchas veces por aquí en mayoresdehoy.com) sino que además de eso, se habla de todo lo que el aumento de esperanza de vida de la población global trae consigo. Es todo un cambio de sistema, mucho más allá de los imaginable.
  2. Las Empresas que no saben lo que quieren. O no saben que lo necesitan, muchas empresas transnacionales tienen en claro, como el caso de la marca Gillette, que el planeta tiene una edad madura, por lo menos la mayoría de la población mundial, y por ello acondicionan sus productos, cambian las maneras de vender (o por lo menos lo intentan) para continuar en el sistema. Pero tristemente hoy,  muchas empresas locales siguen pensando en el mundo joven, olvidando al sector senior, un grave error.
  3. Centros de día y residencias ¡auch!, pensaba no colocarlo, pero es verdad, no en todos los casos, pero muchos centros de día y residencias hoy en día desconocen que existen especialistas en diseño de espacios para personas mayores y en ocasiones el diseño de experiencias, el diseño ambiental y la consultoría relacionada con estos tema queda en segundo, tercer o cuarto plano, no se le da la importancia adecuada. Y es entendible en algunos casos cuando lo primero es pagar una renta o conseguir patrocinio y apoyo para la compra de materiales higiénicos, pero pese a ello, la realidad se deja ver en cada rincón de estos centros, ya sean públicos o privados,  en dónde las famosas sillas de plástico y la vajilla del mismo material se deja notar, en dónde se miran barandales improvisados, rampas inclinadas que funcionan más bien de resbaladillas y muchos detalles pequeños que, sin mucha inversión, pueden corregirse y brindar una mejor estadía a quienes hacen uso de estos sitios.
  4. El gobierno…Las políticas asistencialistas son un tope enorme, no solo para poder crear espacios para personas mayores, sino para muchas cosas. En el caso del diseño para personas mayores la situación es la siguiente: Al promover un paternalismo pareciera ser que la accesibilidad está condicionada a la ayuda. El no incentivar a la gente mayor a informarse, a aprender, a bastarse por sí misma desde edades tempranas, provoca un desequilibrio social enorme, que como avalancha acaba con todo lo que contenga innovación. Por que enseñar a pescar, en lugar de dar el pescado en la boca, le da poder a la gente y ese poder suele ser omitido para que otros lo tengan.  Si desde el gobierno se hablara y se actuara en torno a la planeación urbana pensada en personas mayores, se hablara de las ciudades y comunidades amigables con las personas mayores y se actuara en consecuencia, todo sería muy distinto, por que desde las esferas más altas se generaría una cultura entorno a la importancia del ambiente en la vejez.

Son cuatro aspectos que cada quien desde su trinchera puede cambiar, poco a poco, pero no tan lento, por qué el famoso año 2050 ya queda muy cerca y que decir del 2030….! Los demógrafos ya dieron su veredicto, ahora nos toca trabajar para conseguir un mundo lo más sostenible posible, desde las Universidades, desde el Gobierno, desde el sector privado y las organizaciones y asociaciones. El gerontodiseño debe de ser tomado en cuenta, no pensando en que solo unos cuantos diseñadores creen objetos, espacios o ambientes para mayores, sino como todo lo que implica el cambio poblacional y el diseño de todo un nuevo sistema económico, cultural… la etimología lo dice : designar para los mayores ¿Designar? Así es , para poder designar lo que los mayores requieren en diversos aspectos de su vida es primordial iniciar con una conciencia sobre que es ser mayor, la diversidad entre este sector poblacional… entre otros muchos aspectos, los cuales cada sector deberá de reflexionar para así sostener un mundo de mayores con buena calidad de vida.

Anuncios

Problemas dentales…

a través de Problemas dentales — Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades

¿Cómo dejar de fumar después de los 60?

¿Cómo dejar de fumar después de los 60 años - mayoresdehoy

Algunos vicios se arraigan a las personas durante toda su vida y parece imposible escapar de ello. El cigarrillo es un ejemplo claro. Si estás pensando que ya llevas toda una vida fumando y no vale nada dejarlo a estas alturas de la vida ¡te equivocas! Según los expertos, durante el envejecimiento, el cuerpo experimenta cambios a nivel físico, fisiológico y psicosocial que incrementan los daños producidos por el cigarrillo.

Los fumadores que superar los 60 años, tienen un mayor riesgo de mortalidad 1,5 veces mayor comparado con los no fumadores. Para nadie es un secreto que debido al cigarrillo se producen un número importante de muertes en todo el mundo, generalmente por condiciones devastadoras como cáncer de pulmón, laringe y en otros órganos, EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Coronaria), cardiopatías y enfermedades cardiovasculares, además de tuberculosis y depresión.

Si quieres mejorar tu calidad de vida y alargarla unos años más para compartir con tu familia, nietos y personas que te aman, te dejo estás fáciles consejos para dejar de fumar que puedes poner en práctica hoy mismo:

  1. Ve con calma

Un día fumas y al otro lo dejas. No funciona así. Es un proceso que necesita tiempo y voluntad. Una forma más efectiva es disminuir el consumo progresivamente hasta que desaparezca. Si fumas, por ejemplo, 10 cigarrillos al día, ve disminuyendo uno cada día. Encuentra un ritmo gradual con el que puedas lidiar.

Para ir documentando tu progreso puedes hacer una tabla de los cigarrillos que consumen y sus horas. También puedes anotar con un marcador en cada cigarrillo el nombre de las personas que amas, para que entres en razón y pienses en ellos cada vez que lo enciendas. Esto tiene importantes consecuencias psicológicas que te ayudarán a disminuir el hábito.

  1. Encuentra la motivación

Es común que a medida que las personas envejecen pierdan motivación y amor por la vida. Por ello, es más complicado encontrar estímulos positivos que ayuden a acabar definitivamente con el consumo de nicotina ¿Quieres dejar a tu pareja viudo o vida antes de los esperado? ¿Quieres mejorar tu calidad de vida y respirar mejor? ¿Quieres ver crecer a tus nietos?

  1. Toma conciencia: no eres sólo tú el afectado

Dejar de fumar no sólo alargará tu vida, también dejarás de contaminar el aire de las personas con las que compartes tu casa. Si vives con tus hijos y nietos, este hábito es igualmente perjudicial para ellos, y puede causarles problemas de salud a largo y corto plazo.

  1. Trabajo en equipo

Si vives con otros fumadores, intenten todos a la vez dejar el cigarrillo. Será mucho más fácil contar con el apoyo de tus seres queridos. Además, si eres tú solo el que intente acabar con el vicio y tienes a otras personas fumando a tu alrededor será un proceso mucho más complicado. Percibirás constantemente el olor del humo y te provocará fumar.

  1. Reemplaza la nicotina

Actualmente existen productos que ayudan a los fumadores a deshacerse del cigarrillo. Prueba con los parches y pastillas de nicotina o goma de mascar. Te ayudarán a calmar la abstinencia porque proporcionas nicotina mediante un sustituto del cigarrillo. Encuentra la opción que más se ajuste a tus necesidades.

  1. Busca otras actividades saludables

Si empiezas un estilo de vida saludable, empezarás a ver y a sentir sus resultados. Esta es una motivación excelente para dejar el cigarrillo. Puedes realizar caminatas cortas o buscar ejercicios que se adapten a tu condición física.

  1. Piensa en todo el dinero que ahorrarás

Ser fumador es un hábito muy costoso. Gastas cantidades inmensas de dinero en algo que sólo trae efectos negativos a tu salud. Dejar de fumar te ayudará a cuidar tu salud y tu bolsillo. Puedes usar ese dinero extra en complacer otros antojos, como un delicioso postre por la tarde, por ejemplo.

¡Nunca es tarde para dejar de fumar! Cuando dejes el cigarrillo verás una serie de mejoras fantásticas. La posibilidad de desarrollar algún tipo de cáncer disminuirá considerablemente. Tu corazón y pulmones empezarán a trabajar mejor, por lo tanto las probabilidades su sufrir un ataque al corazón disminuirán y notarás mejoras en tu respiración. Hasta mejorará tu calidad de sueño. Con todos estos increíbles beneficios ¿intentarás dejar el cigarrillo?