residencias geriátricas

Les comparto un poco del artículo publicado en el sitio del American Institute of Architects escrito por David W. Minningan, quien ha trabajado en una amplia variedad de tipos de edificios: educación, hospitalidad, artes escénicas, vida sénior, oficinas corporativas e instalaciones comunitarias. Ayudó a diseñar el AT&T (también conocido como Edificio Batman) en Nashville y también diseñó más de 130 instalaciones para personas mayores en los Estados Unidos de Norte América.

Photo by Matthias Zomer on Pexels.com

Presten atención dueños de residencias geriátricas y centros de día:

El concepto de entorno, que apoya la asistencia en actividades de la vida diaria (ADL), debe emular un ambiente residencial confortable que no sea amenazante, no institucional, respetuoso y que apoye algún elemento de independencia. La instalación y sus programas no solo deben satisfacer al residente, sino que los entornos de vivienda asistida también deben satisfacer a los niños.

A partir de nuestros años de investigación y experiencia en el diseño de comunidades de personas de la tercera edad en todo el país, hemos descubierto que incluir un espacio social y de actividades central es la forma más efectiva de alentar la socialización entre los residentes, así como la interacción con el personal.  Hemos llamado a este espacio en particular la “Cocina del País”. Áreas abiertas y centralizadas de actividades múltiples para diferentes niveles cognitivos, en lugar de una colección de habitaciones separadas difíciles de monitorear, que atraen más fácilmente a los residentes de vida asistida y son preferidas por personal. La flexibilidad debe diseñarse en estos espacios para que, a medida que evolucionen las necesidades, los espacios se puedan adaptar fácilmente.

Hemos descubierto que crear una capilla, una sala de cine, una heladería o un centro de jardinería en el centro de la ciudad mejora la calidad de vida de las personas con Alzheimer y otros residentes con problemas de memoria. Estas son herramientas exitosas para estimular la actividad física y mental, y sacar a las personas de sus habitaciones o unidades residenciales.

Anuncios

Hablar de las residencias para personas mayores en España, es todo un gran tema, muy controversial y con realidades crueles que debieran de dar vergüenza a la humanidad. Son en extremo caras y muchas de ellas con acuse de negligencia, una realidad que tristemente no solo se ve en España, sino en otras latitudes.

Las historias de angustia económica son frecuentes en las residencias de ancianos de Madrid. Es un sentimiento que consume a muchos internos que se sienten una carga.

Pagar la residencia es un sacrificio económico que muchos familiares hacen con tal de que su ser querido tenga el mejor trato al final de sus días, a veces desembolsando cantidades por encima de sus posibilidades.

Carmen Ordóñez, una periodista de 63 años, cuenta que ella y sus hermanos buscaron una residencia excelente para su madre, Amparo, enferma de alzhéimer y párkinson. Pronto se dieron cuenta de que en un sector plagado de quejas por mala atención, solo tendrían lo que buscaban pagando un precio “cinco estrellas”.

Durante 12 años, Amparo vivió en la residencia Ballesol Príncipe de Vergara, que muestra cinco estrellas en su logotipo. Sus familiares pagaron los 4.000 euros de mensualidad por una habitación individual más el coste añadido de una cuidadora particular, unos 1.000 euros más. Ordóñez calcula que les costó medio millón de euros, que financiaron con la venta de la vivienda familiar en Madrid y otra en la sierra.

EL PAIS

 

Un estudio todavía por publicar del Sindicato de Enfermería (SATSE) concluye que en España hay 0,06 enfermeras por cada cama de residencia de mayores –privadas y públicas–, lo que se traduce en una media de 109 pacientes a cargo de cada profesional. En Madrid esa ratio trepa a 261; en Castilla y León a 225 y en Extremadura a 204.

EL DIARIO

En redes sociales han circulado una serie de denuncias en relación con malos tratos a los residentes. Ahora, hace unos días en el programa de televisión “España tiene talento” un mayor de hoy realizó un excelente performance sobre esta situación, trayendo esta problemática al mundo de la viralización en la web, algo de aplaudir.

 

Fuentes:

https://elpais.com/ccaa/2019/09/12/madrid/1568299644_606923.html

https://www.eldiario.es/sociedad/condiciones-laborales-residencias-ancianos-enfermeria_0_944206281.html

 

cyclone fence in shallow photography

Photo by Travis Saylor on Pexels.com

  1. Las Universidades actualmente, por lo menos en México, colocan al diseño para personas mayores como una materia optativa que de hecho se encuentra (en ocasiones) inserta dentro de la materia de diseño social. Es curioso que aún en estos años el diseño social sea visto como una “curiosidad” que solo algunos, si lo desean, pueden aprender. Es deber de las escuelas de diseño incluir de manera formal y obligatoria temáticas relacionadas con el envejecimiento poblacional, es que quizá no nos hemos dado cuenta que al hablar de gerontodiseño no se habla de diseño de ayudas técnicas (como se ha dicho muchas veces por aquí en mayoresdehoy.com) sino que además de eso, se habla de todo lo que el aumento de esperanza de vida de la población global trae consigo. Es todo un cambio de sistema, mucho más allá de los imaginable.
  2. Las Empresas que no saben lo que quieren. O no saben que lo necesitan, muchas empresas transnacionales tienen en claro, como el caso de la marca Gillette, que el planeta tiene una edad madura, por lo menos la mayoría de la población mundial, y por ello acondicionan sus productos, cambian las maneras de vender (o por lo menos lo intentan) para continuar en el sistema. Pero tristemente hoy,  muchas empresas locales siguen pensando en el mundo joven, olvidando al sector senior, un grave error.
  3. Centros de día y residencias ¡auch!, pensaba no colocarlo, pero es verdad, no en todos los casos, pero muchos centros de día y residencias hoy en día desconocen que existen especialistas en diseño de espacios para personas mayores y en ocasiones el diseño de experiencias, el diseño ambiental y la consultoría relacionada con estos tema queda en segundo, tercer o cuarto plano, no se le da la importancia adecuada. Y es entendible en algunos casos cuando lo primero es pagar una renta o conseguir patrocinio y apoyo para la compra de materiales higiénicos, pero pese a ello, la realidad se deja ver en cada rincón de estos centros, ya sean públicos o privados,  en dónde las famosas sillas de plástico y la vajilla del mismo material se deja notar, en dónde se miran barandales improvisados, rampas inclinadas que funcionan más bien de resbaladillas y muchos detalles pequeños que, sin mucha inversión, pueden corregirse y brindar una mejor estadía a quienes hacen uso de estos sitios.
  4. El gobierno…Las políticas asistencialistas son un tope enorme, no solo para poder crear espacios para personas mayores, sino para muchas cosas. En el caso del diseño para personas mayores la situación es la siguiente: Al promover un paternalismo pareciera ser que la accesibilidad está condicionada a la ayuda. El no incentivar a la gente mayor a informarse, a aprender, a bastarse por sí misma desde edades tempranas, provoca un desequilibrio social enorme, que como avalancha acaba con todo lo que contenga innovación. Por que enseñar a pescar, en lugar de dar el pescado en la boca, le da poder a la gente y ese poder suele ser omitido para que otros lo tengan.  Si desde el gobierno se hablara y se actuara en torno a la planeación urbana pensada en personas mayores, se hablara de las ciudades y comunidades amigables con las personas mayores y se actuara en consecuencia, todo sería muy distinto, por que desde las esferas más altas se generaría una cultura entorno a la importancia del ambiente en la vejez.

Son cuatro aspectos que cada quien desde su trinchera puede cambiar, poco a poco, pero no tan lento, por qué el famoso año 2050 ya queda muy cerca y que decir del 2030….! Los demógrafos ya dieron su veredicto, ahora nos toca trabajar para conseguir un mundo lo más sostenible posible, desde las Universidades, desde el Gobierno, desde el sector privado y las organizaciones y asociaciones. El gerontodiseño debe de ser tomado en cuenta, no pensando en que solo unos cuantos diseñadores creen objetos, espacios o ambientes para mayores, sino como todo lo que implica el cambio poblacional y el diseño de todo un nuevo sistema económico, cultural… la etimología lo dice : designar para los mayores ¿Designar? Así es , para poder designar lo que los mayores requieren en diversos aspectos de su vida es primordial iniciar con una conciencia sobre que es ser mayor, la diversidad entre este sector poblacional… entre otros muchos aspectos, los cuales cada sector deberá de reflexionar para así sostener un mundo de mayores con buena calidad de vida.