Foro internacional sobre las personas mayores: Vivir más y mejor. Valencia, España

Foro internacional sobre las personas mayores: Vivir más y mejor. Valencia, España

¿Cuándo?: 25 de septiembre, a las 09.00h

¿Dónde?:  MuVIM, Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad. Carrer de Quevedo, 10, 46001 Valencia

¿Por qué asistir?: En el magno evento se realizarán mesas redondas muy interesantes, en dónde se manejarán los temas: Revolución demográfica, derechos de las personas mayores en el mundo, discriminación por razón de edad: Estrategias para su erradicación, ética y cuidados: El derecho y el deber del buen trato, entre otros temas. Además se contará con la presencia de de Alex Kalache, experto en envejecimiento activo, presidente del centro internacional de longevidad de Brasil y de Bridget Sleap, consejera senior de Derechos de HelpAge International.

En el foro internacional sobre las personas mayores: Vivir más y mejor, se realizará la presentación de las lineas estratégicas de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas: Mayores y Envejecimiento Activo, así como la adopción y lectura de la “Carta de Valencia sobre Derechos Humanos y Buen Trato a las Personas Mayores”.

 

Pueden registrarse  aquí.

 

Anuncios

Diséñate que yo te ayudaré… consejos para una vejez sana.

Diseñate un futuro que prometa darte todas las herramientas posibles para vivir una vejez plena y saludable. Te presento algunos consejos que pueden ser de ayuda para diseñarte una vejez sana:

1. Inicia tu activación física ¡ya!. No importa si nunca haz realizado deporte, lo que importa es que decidas hacerlo, más que por bajar de peso o por lucir una silueta de envidia, hacer ejercicio te da más de lo que la báscula te puede proporcionar. Busca realizar actividades físicas todos los días: Camina diario, sube escaleres, sal a pasear a tu mascota, además de esto realiza ejercicio regular inscribiéndote a clases grupales (la socialización es parte esencial del ser humano, hasta del más solitario) así podrás realizar actividad física constante y con una rutina con objetivos, las artes marciales (sí, leíste bien) son recomendadas a cualquier edad (sí, sí, no importa si tienes 65 o 37 años) obviamente debes de verificar que sean escuelas serias con instructores con cierta experiencia. El karate do brinda a las personas ejercicio mental y físico, autoestima, empodera, se trabaja la memoria procedimental, de corto y largo plazo, coordinación, etcétera.

envejecimiento activo

2. Come bien. No puedo decirte cuantas porciones o de que comida, pero sí puedo recomendarte que asistas con un nutriólogo, si tienes alguna enfermedad crónica  como artritis, o diabetes, hipertensión, entre otras busca un nutriólogo clínico.  Lo básico es que realices de 3 a 5 comidas al día, en cantidades razonables, evites alimentos fritos, embutidos y procesados, incluyas el hábito de tomar agua suficiente durante el día, así como eliminar de tu dieta refrescos y comida que no alimente. Busca comer para vivir, no vivir para comer… aunque! los gustos personales y antojos alimentan el alma, no los borres por completo, pero limitate a que sean realmente esporádicos.

futuro_1

3. Piensa a futuro. Es un hecho que hoy la gente mayor de 60 años puede pensar a futuro (a muchos aún les cuesta, pero creanme… hay que hacerlo), la esperanza de vida en países como México obliga a los que hoy tienen 60 a pensar por lo menos en sus próximos 15 o 17 años como mínimo. Antes (hace unas décadas atrás) la gente mayor no podía darse ese lujo. Yo les propongo pensar sus próximos 30 años (sí, t r e i n t a ) si es que tienen 60 ahora mismo, sí tienen menos de 60 años, digamos 40, es obligatorio pensar en mínimo sus próximos 40 años…uf! Si no tenemos el hábito de planear, algo malo, muy malo puede pasar y lo peor es que pudo haberse evitado si hubieramos confiado en que viviríamos muchos años, no pocos. Un ejemplo de pensar a futuro es ahorrar, sitios como: pequenocerdocapitalista.com pueden orientarte para más que ahorrar, invertir y al final de cuentas tener el dinero que te ayudará a vivir una vejez, tal y como la quieres vivir.  Además de las cuestiones económicas hay que pensar en los aspectos funcionales y darle una nueva mirada a nuestra casa, ya sea si aún no la construímos o si ya le tenemos, debemos de imaginar el peor escenario posible: una vejez con dependencia, a nadie le agrada pensar eso, pero si no se contempla es posible que si llega a suceder algun infortunio como una caída, nuestra casa se vuelva un infierno, aquí un escrito al respecto.

 

 

 

Por que mirar desde una sóla ventana nos impide ver todo el paisaje

ventana pequeña

 

Estaba pensando en como abordar un sin número de pensamientos que este día de junio tengo en la cabeza, entonces, veo esta frase en mi TL de twitter:

 “La forma en la que vemos el problema, es el problema” – Stephen Covey

Y claro que coincido con esta idea. Quizá ya he hablado al respecto, en otras ocasiones, pero aún tengo la sensación de que la cosa no ha quedado clara. Cuando hablamos de envejecimiento nos vienen a la mente una serie de ideas que rodean profesiones o especialistas, que estan cerca de los estereotipos, de los estigmas. El día de ayer leía que el perder dientes está relacionado con el envejecimiento prematuro, fue cuando dije..haber, haber, esperen y me puse a leer la nota con más calma (aquí está el link a la nota) y me dí cuenta que este escrito está muy cerca del llamado edaísmo, del cual se ha venido hablando recientemente. Dice que : Además de aparentar una edad mayor, las personas con este padecimiento también pueden sufrir de enfermedades gástricas. Entoncés se está afirmando que las personas mayores son personas sin dientes. Lo cual es erróneo, se sabe que el edentulismo es una enfermedad, y que no es normal perder dientes, es E N F E R M E D A D y el envejecimiento es algo que ocurre desde nuestra concepción hasta el día de nuestra muerte. Vivimos envejeciendo.

Creo que dejando claro ese primer punto, relacionado con lo que es envejecer es cuando se puede abordar el siguiente. Tendemos a suponer que para hablar de vejez y envejecimiento se requiere ser geriatra, médico internista, enfermera geriátrica, gerontólogo, trabajador social… terapeuta ocupacional, etcétera. Yo me reuso a aceptar esto. Claro que estos profesionales saben del tema ( y vaya que saben!) pero la idea apunta a que no debemos de ceñirnos a una sola mirada para resolver todos los retos que el envejecimiento poblacional trae consigo. Por que mirar desde una sóla ventana nos impide ver todo el paisaje, así como se habla de eliminar el edaísmo para darle una visión humana a la vejez, una visión libre y natural de lo que es envejecer y cambiar el paradigma (s) del envejecimiento, se debiera de hablar fuerte y claro de como es obligatorio que desde distintas profesiones y ocupaciones se aborde el tema.

¿Nos da miedo? ¿Nos da miedo asomarnos por la ventana y sacar la cabeza para mirar por otros lados? ¿Estamos preparados? Creo que sí, que sí hay miedo. El miedo existe por que seguimos pensando que la vejez es un tema que solo ven los doctores en sus consultorios, nos da miedo hablar de la vejez por temor a ser “viejos” y nos topamos con ideas que (quizá) nosotros mismos plantamos en nuestra mente, gracias a preconcepiones, por ejemplo: Los llamados baby boomers, quienes hoy marcan tendencias en lo que respecta a la visión de la propia vejez, fueron quienes rechazaron muchos conceptos sociales, muchas formas de vida, hicieron que la juventud tuviera una importancia desmedida, por que ellos estaban ahí, ellos eran los que importaban.

Ahora, a mi manera de ver las cosas, todo este discurso de la importancia de la juventud a manera de boomerang ha llegado nuevamente a estos días y  se transforma en un antifaz que no deja ver las cosas con claridad. Creo que ese antifaz es parte del miedo a hablar de que en efecto, la juventu importa, pero también la edad madura, es como corregir el discurso de hace unos años… y da miedo, no a todos, pero está latente. Estarémos preparados para mirar todo el paisaje cuando dejemos claro que nadie es más o menos por tener cierta edad, cuando nos demos cuenta que hablar de envejecimiento no implica restringirnos a analizar a los que hoy son mayores, cuando nos demos cuenta que debemos de cambiar la forma de hablar de nuestro desarrollo humano. Cuando a los niños les digamos de manera clara y sencilla que la vejez no es una enfermedad, sino una parte de la vida.