¿Nos intriga nuestra vejez?

En el último mes la aplicación para lucir “mayor” fue utilizada por millones de personas al rededor del mundo, de acuerdo con el New York Times :

La aplicación, que fue creada por Wireless Lab de San Petersburgo, Rusia, y el 17 de julio se encontraba entre las principales ofertas gratuitas en las tiendas de aplicaciones de Apple y Android.

El programa asegura que sus filtros para tres edades —dos para verse más joven en las imágenes, una para verse más viejo— utilizan “inteligencia artificial” para producir alteraciones creíbles a fotos existentes.

 

mark.jpg

Mark Zuckerberg

Hace unos años atrás otras aplicaciones similares existieron, pero ahora esta se puso de moda al viralizarse con imágenes de personas famosas luciendo mayores. Lo curioso es que la App se hizo noticia mundial por el caso de privacidad y datos personales que esta aplicación recaba de ti cuando la usas. Pero no se ha dicho mucho sobre el por qué nos interesa tanto saber  como luciremos de “viejos”…  Y es que el hecho de tener más de 80 millones de descargas nos hace pensar en el porqué tanta gente quiere saber como lucirá en unos años.

 

Juanes FaceApp De viejito

Juanes

¿Será que queremos comprobar que seremos los mismos?

¿Nos gusta que nos digan “te ves igualito”?

¿Esta moda instantánea refleja el viejismo instaurado en nuestra sociedad?

Son muchas las preguntas, que estoy segura que analizando las publicaciones de muchos de los millones de personas que utilizaron esta App podríamos contestar [Ahí tienen un trabajo de tesis científicos sociales! ] .

Por lo pronto, a muy grandes rasgos, al estar escribiendo esta nota y leyendo lo que muchos famosos publicaron con sus fotografías puedo decir que nos falta mucho para comprender que la vejez va más allá de las canas, que si bien algunos famosos la ven de manera positiva aún hay muchos que toman a broma su propio envejecimiento. Lo que sí es que esta aplicación, bien aplicada puede colaborar para una reflexión personal que cada humano en la Tierra debiera de realizar en momentos oportunos ¿como quieres envejecer?.

 

Fuentes:

https://www.nytimes.com/es/2019/07/19/faceapp-robo-datos-privacidad/

https://www.mediotiempo.com/otros-mundos/que-es-faceapp-como-se-usa-y-cuales-son-sus-riesgos

 

Anuncios

¡Hey! ¡Esa persona de al lado es un mayor de hoy!

Los mayores de hoy están todas partes. Pero algunas veces los buscamos en todos lados, que están lejos de nosotros. Es algo contradictorio. Es como si supiéramos que existen, pero no tenemos la capacidad de verlos junto a nosotros, aún incluso si somos nosotros mismos los mayores de hoy. Esto quizá tenga que ver con una cuestión de idiosincrasia, de mitos, de costumbres, de  formas aprendidas de vida, es una cuestión compleja que requieren reflexionar, lo que generaciones pasadas nos inculcaron.

 

Compartimos videos virales en redes sociales, compartimos imágenes y mensajes que hablan de la vejez. Pero nos cuesta trabajo ver, que en nuestra comunidad existen, existen los mayores de hoy. Los maravillados viendo personas que hacen ejercicio teniendo 80 años, pero al momento de convivir con personas activas de nuestras redes sociales personales no nos asombramos de la misma manera. Todo cambia si la persona es famosa o  graciosa,  a sí la personas nuestro vecino.

AB0.jpg

Melquiades, 92 años. Un mayor de hoy viral.

Y es que tenemos un problema como sociedad, pues aplaudimos los videos virales de gente mayor, pero al hablar de nosotros mismos o de los mayores que nos rodean parecemos otros. No nos expresamos igual, y esto lo digo con base en experiencias que he observado a lo largo de estos años, en los que me he internado en el mundo de la vejez y el envejecimiento.

El Edaísmo o edadismo o viejismo (como quieran nombrarle) es un ejemplo claro, en ocasiones son los propios mayores de hoy quienes se expresan de sí mismos y de sus contemporáneos con expresiones edaístas, es algo muy arraigado. ¡

Luzco genial para mi edad ¿cierto?! 

A mi edad y haciendo estas cosas…

Mi compañera de generación se ve amolada, ya son los años

En fin, expresiones sobran. Pero habrá que reflexionar sobre como estamos construyendo esta nueva forma de envejecer, quizá aceptando que nuestros vecinos, que quizá nosotros mismos, nuestros padres y amigos son mayores de hoy es el paso inicial. Darnos cuenta que en lo cotidiano estamos rodeados de gente mayor, no solo darnos cuenta cuando “nos conviene” el taxista, el empacador del super mercado, el cliente de nuestro negocio, el tendero de la tiendita, la señora de las tortillas… ¡Cuantos mayores de hoy! Siendo conscientes de eso podemos iniciar una reflexión que nos lleve a como estamos diseñando el mundo de hoy y del futuro…

 

 

 

¡Comprobado, la edad es solo un número!

La edad es sólo un número

Se solía pensar, y aún muchos (erróneamente) lo piensan, que tener 60 años es sinónimo de estar “viejo”, pero recientemente investigadores provenientes de España, Estados Unidos y Noruega han propuesto una manera diferente para medir el envejecimiento de la población, algo más allá de la edad cronológica.

Los investigadores dicen:

“La nueva métrica facilita el cambio de pensar no solo en la edad cronológica sino también en el estado de salud y severidad de la enfermedad del envejecimiento de las poblaciones. Nuestros hallazgos podrían proporcionar aportes a la formulación de políticas al identificar claves impulsores de la variación en la carga de envejecimiento y los recursos necesarios para abordar la carga”.

Chang, Skirbekk, Tyrovolas, Kassebaum y Dieleman afirman que al utilizar el Estudio de la carga mundial de enfermedades, lesiones y factores de riesgo 2017, desarrollaron una métrica que refleja la morbilidad y mortalidad relacionada con la edad a nivel de la población. Analizaron 92 enfermedades que incrementan notoriamente con la edad cronológica.

En primer lugar, identificamos un conjunto de enfermedades relacionadas con la edad, definidas como enfermedades con tasas de incidencia entre la población adulta que aumentan de forma cuadrática con la edad, y medidas su carga relacionada con la edad, definida como la suma de años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) de estas enfermedades en adultos.
En segundo lugar, estimamos la carga de salud relacionada con la edad estandarizada por edad en 195 países entre 1990 y 2017. Utilizando el promedio mundial de personas de 65 años como población de referencia, calculamos la edad equivalente en términos de la carga de enfermedad relacionada con la enfermedad para todos los países.

En tercer lugar, analizamos cómo los cambios en la carga relacionada con la edad durante el periodo de estudio se relacionan con diferentes factores con un análisis de descomposición.

Finalmente, describimos cómo países con niveles similares de la carga global relacionada con la edad experimentan diferentes inicios del envejecimiento.

En la siguiente gráfica podemos apreciar que en México se tienen las enfermedades al rededor de los 70 años que alguien de India puede padecer antes de los 60 años, mientras que una persona japonesa las experimenta cerca de los 80 años.

Así que, la edad es solo un número, y sus padecimientos son relativos al país en dónde se encuentren, así como a otros factores… Tener 60 años en México no es igual a tener 60 años en Afganistan y eso debe de quedar claro al hablar sobre envejecimiento y vejez.

The Lancet 2019 estudio envejecimiento

Y claro está que envejecer en cada región de cada país, también cambia las cosas…

 

Fuentes:

Chang, A. Y., Skirbekk, V. F., Tyrovolas, S., Kassebaum, N. J., y Dieleman, J. L. (2019). Measuring population ageing: an analysis of the Global Burden of Disease Study 2017. The Lancet Public Health4(3), e159-e167. Disponible en: https://www.thelancet.com/action/showPdf?pii=S2468-2667%2819%2930019-2